Pfeiffer Post: Detalles sobre el acuerdo bipartidista con respecto al presupuesto

Anoche, el Presidente Obama anunció que el gobierno federal continuará operando porque estadounidenses de diferentes convicciones se unieron, pusieron la politiquería de lado y respondieron a las expectativas del pueblo estadounidense. Ahora, los pequeños empresarios ya no tienen que preocuparse ni esperar para recibir un préstamo destinado a abrir un negocio o hacer una expansión. Las familias recibirán los préstamos hipotecarios que solicitaron. Y cientos de miles de empleados del gobierno, incluidos nuestros valientes hombres y mujeres en uniforme, continuarán recibiendo sus cheques de pago a tiempo.

En el mayor recorte anual de gastos de nuestra historia, con este acuerdo se reduce el gasto en $78,500 millones con relación a la solicitud presupuestaria del Presidente para el año fiscal 2011. Estos son verdaderos recortes que les ahorrarán dinero a los contribuyentes y tendrán un verdadero impacto. Muchos serán difíciles y afectarán programas que apoyamos, pero la situación fiscal es tal que debemos hacer algo al respecto.

Las dos partes acortaron recortar $13,000 millones en fondos de programas en los departamentos de Trabajo, Educación y Salud y Servicios Humanos, como también un recorte de más de $1,000 millones en todas las agencias no relacionadas con la defensa, forzando a todos a ajustarse. Habrá reducciones en los programas de asistencia con vivienda y algunos programas de cuidado de salud, además de $8,000 millones en recortes a nuestras Operaciones Exteriores y de Estado. Estos recortes significativos al Departamento de Estado y la ayuda exterior no permitirán que se cumpla con algunos de los ambiciosos objetivos fijados para el país en el presupuesto del Presidente.

Nuestro equipo también luchó contra el despilfarro y los programas que benefician a intereses particulares (earmarks), incluidos $630 millones en tales proyectos de transporte y por lo menos $2,500 millones en fondos de transporte listos para asignarse a ellos. Pudimos recortar $35 millones al poner fin al Reembolso por Buen Desempeño con el Seguro a Cultivos (Crop Insurance Good Performance Rebate), que les otorga un reembolso de primas de seguro ya subsidiadas por el gobierno federal a los agricultores exitosos que no presentan reclamaciones. Además de estos recortes, pudimos eliminar $30 millones de un programa de capacitación laboral que se limitaba a ciertos tramitadores de préstamos estudiantiles. También examinamos el Departamento de Defensa en busca de ahorros y pudimos identificar $18,000 millones en recortes a programas que el Pentágono consideraba innecesarios. Estos tipos de recortes son lo que el pueblo estadounidense espera de sus líderes en Washington.

De la misma manera que lo hacen todos los días familias en todo el país, tuvimos que tomar decisiones difíciles y comenzar a vivir dentro de nuestras posibilidades, pero también tuvimos límites claros que protegieron las inversiones que necesitamos hacer para triunfar en el futuro.

Protegimos los fondos para programas cruciales que invierten en programas científicos, la educación de nuestros niños e importantes programas de salud. Estamos manteniendo el actual nivel de niños matriculados en Head Start y asignando fondos a Carrera a la Cima (Race to the Top), incluido un elemento de educación temprana. Además, tenemos suficiente dinero ahorrado para retener el monto máximo de becas Pell y el extenso plan de reforma educativa, que incluye la educación de kindergarten a 12 grado. Aún hay una inversión considerable para operar Medicare eficazmente e implementar la Ley de Cuidado de Salud de Bajo Precio (Affordable Care Act). Aunque ya no aumentaremos al doble los fondos para agencias clave de investigación y desarrollo, continuarán viendo inversiones importantes en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (National Institute of Standards and Technology), la Fundación Nacional de Ciencias (National Science Foundation) y la Oficina de Ciencias (Office of Science).

Al insistir en estos recortes, logramos ahorrar dinero y evitar la mayoría de las propuestas perjudiciales. Evitamos profundos recortes en programas internacionales que, entre otras cosas, amenazaban la transición durante nuestro repliegue de Iraq. Pudimos evitar recortes de más de $500 millones en investigación biomédica que salva vidas en el Instituto Nacional de Salud (National Institutes of Health). Evitamos que el programa Head Start tuviera que dejar de brindarles servicios a 60,000 niños en septiembre y pudimos financiar préstamos estudiantiles para prestar servicios adecuados a prestatarios. Pudimos implementar reformas financieras que se habían promulgado para evitar otra crisis financiera.

También nos aseguramos de que hubiera un debate sobre recortes de gastos pero no sobre asuntos sociales, y de que no se tratara de poner en práctica objetivos ideológicos que no estaban relacionados para nada con nuestro presupuesto. Todos comprendemos que estos son asuntos importantes que merecen tratarse, pero no durante un debate sobre nuestro presupuesto ni en un momento en que el pueblo estadounidense espera más de su gobierno.

También pudimos poner fin a los esfuerzos de los republicanos por eliminar fondos para la Ley de Cuidado de Salud de Bajo Precio (Affordable Care Act) como también Planned Parenthood y programas internacionales de planificación familiar. También querían limitar los fondos para la creación de la nueva Agencia de Protección Financiera al Consumidor (Consumer Financial Protection Bureau) e impedir que la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency) vele por el cumplimiento de normas para la descontaminación del agua y aire. Aunque los recortes que hicimos fueron significativos, simplemente no podíamos darnos el lujo de recortar estos importantes programas que son cruciales para nuestro país.

Anoche fue el ejemplo perfecto de colaboración entre demócratas y republicanos, quienes se dedicaron incansablemente a llegar a un acuerdo y tomar decisiones difíciles para que vivamos dentro de nuestras posibilidades. Todos sabemos que enfrentamos desafíos difíciles en el futuro, desde generar empleos hasta propiciar nuestro crecimiento económico, desde educar a nuestros niños hasta reducir nuestro déficit, y debemos continuar trabajando juntos para lograr dichos objetivos y producir resultados a favor del pueblo estadounidense.

Dan Pfeiffer es director de comunicaciones de la Casa Blanca
Related Topics:
JUMP TO: