Nuestra Salud Es Todo

¿Puede nombrar su fruta o verdura favoritas? ¿O qué tal su favorito ejercicio al aire libre? En los Servicios de Nutrición del USDA estas preguntas tienen un significado especial para nosotros porque trabajamos todos los días para ayudar a la gente a comer una dieta más saludable y a mantenerse activa. Este enfoque es especialmente importante para nosotros esta semana, cuando resaltamos la  salud y el bienestar de los latinos en celebración del Mes de la Herencia Hispana.

La comida juega una parte central en la vida y la cultura de los hispanos. Las comidas unen a la familia, resaltan las tradiciones y reflejan el duro trabajo de los trabajadores agrícolas e industriales, los cocineros, los meseros y muchos más. Como la primera subdirectora hispana del Programa Suplementario de Asistencia Nutricional (SNAP) del USDA, el principal programa de esta nación para combatir el hambre, me ha sido un honor trabajar en mejorar el acceso al programa y la participación de los latinos, visitar a las comunidades latinas, hablar de la paradoja entre el hambre y la obesidad y comunicar cómo los programas de asistencia nutricional del USDA pueden fomentar la adopción de estilos de vida más saludables.

LisaPino

photo courtesy of Cordelia Fox

Al hacer todo esto, me acuerdo de mis alimentos favoritos de niña, tales como plátanos, mangos, pimientos y también de largas caminatas, todo esto influido por haberme criado como hija de primera generación de padres inmigrantes en la Ciudad de Nueva York. A pesar de nuestros ingresos limitados, en nuestra familia comimos juntos todas las noches. Mamá hizo todo lo posible para servirnos frutas y verduras –aun si comer bien significaba gastar menos en otras cosas. Diría ella que “las comidas son nuestra salud y nuestra salud es todo”. Este mensaje sigue informando mi compromiso con el servicio público y me guía en mi trabajo en el USDA en temas de nutrición.

Desafortunadamente, los latinos de Estados Unidos están experimentando tasas cada vez mayores de pobreza, hambre, obesidad e inseguridad alimenticia. El 40 por ciento de los niños hispanos son preobesos u obesos y un tercio vive en la pobreza. El hambre y la obesidad muchas veces son dos caras de la misma moneda, ya que ambas son causadas por la desnutrición.

El aumento de las tasas de obesidad en latinos en Estados Unidos también ha contribuido a aumentos en las enfermedades crónicas que acompañan a la epidemia. Se cree que uno de cada dos niños latinos nacidos en 2000, o en años posteriores, llegará a padecer diabetes. Además de estos motivos de preocupación, los niños latinos no son lo suficientemente activos. De hecho, los jóvenes latinos están en frente de las televisiones, las computadoras, los videojuegos, las películas y los teléfonos celulares más de las 7.5 horas al día que pasan así, en promedio, los jóvenes de 8 a 18 años.

Aunque queda mucho trabajo por hacer para combatir el hambre y la obesidad en las familias latinas, el USDA sigue dedicado a fomentar cambios positivos. ¡Y no todas las noticias son malas! De hecho, sólo en el último año hemos recibido muchas noticias buenas, entre ellas:

  • En febrero de 2010, la Primera Dama inauguró el programa Let's Move! (¡Movámonos!) para que todos podamos hacer nuestra parte para poner fin a la obesidad infantil y juvenil. Visiten el sitio web de Let’s Move! para encontrar acciones –tanto grandes como pequeñas— que pueden tomar los niños, los padres, las escuelas y las comunidades para hacer que el comer bien y el mantenernos activos sean divertidos.
  • La firma, por el Presidente Obama, de la Ley para Niños Sanos y Sin Hambre el diciembre pasado permitirá que todos los niños tengan acceso a comidas escolares saludables que les ofrezcan más frutas, verduras, cereales integrales y agua. También reforzará las conexiones con SNAP y financiará más redes de las granjas a las escuelas y más jardines escolares.
  • En junio el Secretario de Agricultura, Tom Vilsack auspicio a la Primera Dama para le lanzamiento de MyPlate.  MyPlate reemplaza My Pyramid, y es un simple recordatorio  de comer saludablemente sin importar la edad que tengamos.
  • En julio, el Secretario Vilsack anunció el esfuerzo del Servicio de Alimentación y Nutrición del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en ingles) y del Centro para Asociaciones Religiosas, La Mesa Completa. Esta iniciativa enfocada en los latinos asegura que todos los niños y familias elegibles tengan un sitio en la mesa del Programa de Alimentación y Nutrición.
  • El programa decupones para alimentos del USDA sigue ayudando a más de 46 millones de personas cada mes, incluyendo 5 millones de latinos y a17 millones de niños. Nuestro programa National School Lunch sirve a más de 32 millones de niños, y nuestro programa de WIC (Mujeres, Bebés y Niños) atiende a más de 9 millones de mamás, bebés y niños, incluyendo a más de 3 millones de hispanos.

Así quela próxima vez que comparta una comida con su familia, recuerde que usted puede hacer cambios pequeños y simples hacia una alimentación saludable, actividad física y un mejor bienestar. Juntos, todos podemos jugar un papel en el fomento de las familias latinas y de las comunidades a adoptar un estilo de vida saludable. Después de todo, como dice mi madre, nuestra salud es de hecho todo, o nuestra saludlos es todo.

Para más información sobrelos quince programas y profesiones de Servicio de Alimentación y Nutrición  de la USDA, visite el sitio web del FNS. También puede seguir a la USDA USDANutrition @ en Twitter, en Facebook, y leer el blog de la USDA.

LisaPino es la Vice Administrador del Programa de Acceso a la Nutrición (SNAP) en el Servicio de Alimentación y Nutrición del Departamento de Agricultura  de los EE.UU.

Your Federal Tax Receipt