Renovando el sueño estadounidense: Una familia saludable, una comunidad saludable

 “No heredamos la Tierra de nuestros antepasados: la tomamos prestada de nuestros hijos"…  Refrán de indígenas norteamericanos …

 Mi cargo con la Agencia de Protección Ambiental me permite observar de primera mano los peligros ambientales y su impacto en la salud pública. En la Agencia de Protección Ambiental nuestra misión es proteger la salud humana y el medioambiente. Me encanta el hecho de que lo que hago todos los días juega un papel pequeño para proteger a niños como mi hija de un año, Brooke. No debemos olvidar que el medioambiente afecta todo aspecto de nuestras vidas e influye en quiénes somos.  

Quiero hacer todo lo que pueda para asegurar que el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos estén limpios, saludables y totalmente seguros. Mi generación se crió para esperar nada menos y es lo que espero transmitir a Brooke y a generaciones futuras. 

Cuando de proteger a las familias se trate, los padres enfrentan una complejísima diversidad de temas por los cuales preocuparse, y parece que todos los días pasan por mi escritorio advertencias nuevas, suficientes para volver desesperado a cualquier padre. Todos sabemos que los niños pequeños son particularmente susceptibles a problemas de la salud ocasionados por peligros ambientales, y que a veces resultan en toda una vida de problemas para la salud. Por supuesto, existe el deseo de asegurar que criemos nuestros hijos con comunidades saludables y seguras. Es la piedra angular sobre la cual nosotros como padres forjamos nuestro futuro,  y estoy seguro que los padres de todas las razas, creencias religiosas, culturas y niveles de ingresos estarían de acuerdo. En consecuencia, como sociedad, debemos tratar de propiciar un medioambiente que no sólo está en los mejores intereses de nuestras familias, sino uno que beneficia a nuestra comunidad. 

Las familias saludables y las comunidades saludables son el enfoque principal esta semana para el Mes de la Herencia Cultural Hispana. Nuestra labor bajo la Ley de Aire Limpio y la Ley de Agua Limpia protege el aire que respiramos y el agua que bebemos, y en la cual nadamos y nos duchamos en todas las comunidades. Si bien no participo directamente en nuestro proceso reglamentario, cada noche, cuando veo a mi niñita descansando tranquilamente, recuerdo la importancia de nuestro trabajo y la forma en que afecta a Brooke y a generaciones futuras.  

 Jose Lozano, Director, Operaciones, Oficina del Administrador - Washington, DC

 

Your Federal Tax Receipt