¿Porqué los jóvenes necesitan la ley Obamacare?

A partir del 1º de octubre hasta el fin de marzo, las personas que viven en Estados Unidos por primera vez podrán inscribirse en los Mercados de Seguro de Salud.  Para las personas de tercera edad y los que padecen enfermedades, esto representa una oportunidad excepcional para obtener cobertura de buena calidad y asequible que de otra manera no estuviera a su disposición.  Pero el cuidado de salud Obamacare también ofrece una variedad de prestaciones a los jóvenes llenos de salud y que piensan que son invencibles.

Un impacto inmediato que ha tenido la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, conocida como Obamacare, es que ha permitido que los jóvenes permanezcan en el plan médico de sus padres hasta la edad de 26 años.   Antes de esto, los jóvenes al graduarse de las universidades salían sólo para descubrir que no tenían cobertura médica.  Esto significa que los jóvenes pueden participar de o permanecer en un plan aun si ellos:

  • Se casan
  • No viven con sus padres
  • Asisten la universidad
  • No dependen económicamente de sus padres
  • Son elegibles para inscribirse en el plan de sus empleadores

Además, desde el 1º de enero de 2013, las mujeres jóvenes que están tomando anticonceptivos se dieron cuenta que sus cobros mensuales bajaron un poco.  Obamacare se asegura que su proveedor de cuidado de salud cubra todos los anticonceptivos aprobados por la Administración de Alimentación y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), sin costo alguno

Pero lo más importante que los jóvenes deben saber es que ellos van a necesitar un seguro de salud.  Y al invertir en una cobertura de buena calidad ahora, usted se protegerá contra los peligros financieros después de un accidente catastrófico o alguna crisis de salud inesperada.  El costo promedio de una estadía en el hospital puede ser de aproximadamente $10,000 al día, un precio que no muchas personas de 20 años y pico pueden pagar.

De acuerdo con un informe reciente del Departamento de Salud y Servicios Humanitarios (HHS, por sus siglas en inglés), la mayoría de las personas que viven en Estados Unidos, por medio del Mercado, pagarán menos de $100 al mes en primas, y esto comenzará a partir del 1º de enero de 2014.  Usted también podrá recibir créditos impositivos que le ayudarán a ahorrar dinero en sus primas.  Usted  puede enterarse sobre cuánto podría llegar a pagar en primas aquí.

Las personas que viven en Estados Unidos menores de 30 años también pueden inscribirse en los planes de salud en caso de un “catástrofe” para recibir protección en caso de que se tuvieran que enfrentar costos médicos inesperados—costos que pueden ser excesivos y que pueden arruinar su futuro financiero.  Estos planes sólo lo cubren en casos extremos, así que usted todavía sería responsable de los gastos de salud rutinarios, los cuales un plan comprehensivo  y de buena calidad cubriría. 

A partir de este martes, 1º de octubre, usted podrá visitar el sitio healthcare.gov y figurar para cuáles créditos impositivos usted califica—y escoger entre una variedad de planes diferentes que pueden satisfacer sus necesidades únicas de salud.  Para los mediados de octubre, las herramientas para inscribirse por medio del Internet estarán disponibles en CuidadoDeSalud.gov.   Usted puede visitar CuidadoDeSalud.gov ahora mismo para obtener más información sobre cómo prepararse para inscribirse, o puede llamar al 1-800-318-2596 para obtener ayuda en español.

En la semana del 21 al 28 de octubre, la Casa Blanca, el Departamento de Salud y Servicios Humanitarios, junto con otros socios de la comunidad, celebrarán la Semana Hispana Nacional de Acción para educar, establecer contacto e inscribir a latinos en los Mercados de Seguro de Salud.  Para información actualizada sobre la Semana Hispana Nacional de Acción, síganos en Twitter en @LaCasaBlanca, @CuidadoDeSalud, @HHSLatino, y use las etiquetas de almohadilla #OurSalud y @SaludHWA (Semana Hispana de Acción) para participar en la conversación. 

Katherine Vargas es la Directora de Medios Hispanos

###

 

Your Federal Tax Receipt