Un nuevo informe muestra que continúa el ritmo de lento crecimiento de 2012 en los gastos del cuidado de salud

Durante años, los costos del sistema de salud en Estados Unidos se han disparado, lo que ha tenido graves consecuencias para nuestro país. El incremento de los costos daña a la economía al reducir el sueldo de los trabajadores y el ritmo de contratación. Estos costos han contribuido a nuestro déficit y han obstaculizado la inversión en cosas esenciales como la educación y el mantenimiento de una infraestructura de primera clase. Han sacado dinero directamente de los bolsillos de los consumidores, ya que las personas que viven en Estados Unidos pagan mucho más dinero que las de otras partes del mundo sin recibir mejores resultados.
 
La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, por primera vez en décadas, ha ayudado a parar esa tendencia.
 
La Oficina del Estadista en los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid ha publicado hoy nueva información en la que se muestra que los gastos nacionales en salud crecieron solo un 3.7% en 2012. Eso significa que de 2009 a 2012 se registró el crecimiento más lento en los gastos del sistema de salud de EE.UU. desde que el gobierno empezó a recoger esta información en la década de 1960.
 
2012 health spending 1

 
Este crecimiento lento junto con la recuperación económica del país significa que los gastos en salud como parte del producto interno bruto (PIB) disminuyeron al 17.2% y es el tercer año consecutivo en que los gastos en salud se han mantenido o han disminuido como parte de la economía. En otras palabras, los gastos en salud se han estabilizado en los últimos cuatro años, lo que significa que no han consumido una parte cada vez mayor de la economía. Como se describió recientemente en un informe emitido por el Consejo de Asesores Económicos (Council of Economic Advisers, CEA) del Presidente, el crecimiento lento en los gastos del sistema de salud se observó en una variedad de categorías de pagadores principales y de tipos de atención.
 
El nuevo informe emitido hoy muestra que estos ritmos se reflejan en los últimos datos de 2012. El informe muestra un crecimiento más bajo en los gastos por cada persona inscrita en 2012 para Medicare (0.7%), Medicaid (1.3%) y en primas de seguros de salud privados (2.7%). En comparación, en los diez años anteriores a la reducción de gastos (de 1999 a 2008), esas figuras por cada persona inscrita se situaban en 7.4% para Medicare, 2.8% para Medicaid y 7.4% para seguros de salud privados. Frenar el crecimiento en el costo de las primas privadas en más de un 60% significa un gran ahorro para los trabajadores, sus familias y las empresas.
 
Asimismo, la inflación en los precios de los servicios médicos como se miden en la Oficina del Estadista, disminuyó, de lo que ya eran niveles bajos, de un 2.4% en 2011 a un 1.7% en 2012. Según el informe de la CEA, la inflación en el precio de los servicios de salud medida usando la información sobre precios del Departamento de Análisis Económicos (que está disponible desde hace mucho tiempo) ha alcanzado el nivel más bajo en 50 años. 

2012 health spending 2

La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio se diseñó para sostener y contribuir al crecimiento lento en los gastos en salud de nuestro país. La ley da prioridad a mejorar la eficacia del sistema de salud y así crear oportunidades para que los profesionales médicos y los hospitales puedan ofrecer una atención médica de alta calidad a un costo total menor. Por ejemplo, las normativas que especifica la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio para desalentar la readmisión y las transiciones del cuidado médico de los pacientes han dado lugar a 130,000 readmisiones menos en hospitales para los beneficiarios de Medicare entre enero de 2012 y agosto de 2013. Menos readmisiones significa menos costos para Medicare y para las personas de edad avanzada, y también mejor atención. La ley también reduce el exceso de pago a proveedores de servicios médicos y a aseguradoras a través de Medicare.
 
Ya hemos visto ejemplos convincentes de hospitales y otros profesionales de la salud que han comenzado a adoptar cambios en sus clínicas y consultorios a fin de disminuir los costos de acuerdo con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, dándole prioridad a los resultados por encima de la cantidad de tratamiento que reciben los pacientes.
 
2012 health spending 3

 
Además, la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio requiere que las compañías de seguros gasten al menos un 80% del dinero de las primas en el cuidado de los pacientes, no en gastos generales ni en ganancias, y se estima que este requisito ha generado ahorros de 5,000 millones de dólares en los últimos dos años. La revisión de los aumentos en las primas del 10% o más, ayudó a 6.8 millones de personas que viven en Estados Unidos a ahorrar aproximadamente 1,200 millones de dólares en 2012 después de que las aseguradoras eliminaran los aumentos planeados como resultado de este proceso.
 
La disminución en el aumento de los costos del cuidado de la salud, gracias en parte a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, ya ha empezado a pagar dividendos en forma de ahorros para los consumidores en este país, con menores costos para las empresas y con nuestro déficit que disminuye aceleradamente. Este trabajo continuará en 2014 a medida que incorporamos a millones más de personas en el sistema de seguros de salud. Ya no se le puede negar a las personas cobertura médica debido a una condición preexistente ni se les puede cobrar más por ser mujeres. A medida que la cobertura se hace más accesible, seguiremos esforzándonos por conseguir que se reduzcan más los costos del sistema de salud para nuestra economía, las empresas y los consumidores.
 
Jeanne Lambrew es Adjunta al Presidente para Politicas de Salud
 
###

 

Your Federal Tax Receipt