El Presidente Obama hoy les da la bienvenida a 20 militares que se convirtieron en ciudadanos estadounidenses

P042514PS-0618E

El Presidente Barack Obama participa en una ceremonia de naturalización en el Monumento a los Caídos de Corea en Seúl, República de Corea, 25 de abril de 2014. Walter Haith, Director del Campo para la Oficina de la Embajada de EE.UU. llama el nombre de cada candidato, y Robert Daum, Director adjunto del distrito, USCIS Región Asia-Pacífico, administra el juramento de lealtad. (Foto Oficial de la Casa Blanca por Pete Souza)

Esta mañana, el Presidente Obama les dio la bienvenida a 20 nuevos ciudadanos estadounidenses en una ceremonia especial de naturalización celebrada en el Monumento a los Caídos en Seúl, Corea del Sur. El Presidente Obama celebró la nueva ciudadanía de 13 militares y 7 cónyuges de militares en la ceremonia de hoy. El Presidente rindió homenaje a todos los que sirvieron y lucharon por Estados Unidos en las fuerzas armadas, incluidas las generaciones de inmigrantes. El Presidente también tuvo la oportunidad de resaltar el papel importante de los cónyuges de los militares, 7 de los cuales recibieron la ciudadanía, por su compromiso y servicio a Estados Unidos.

Los homenajeados vinieron de 14 países diferentes, cada uno con una historia personal única y conmovedora, pero todos comparten un amor común a nuestro país. Celebramos el verdadero significado del patriotismo, el amor a un país que es tan fuerte que estos hombres y mujeres estaban dispuestos a arriesgar sus vidas para defender a nuestro país, incluso antes de que pudieran llamarlo propio. Es a través de los sacrificios notables de estas 20 personas que el poder de los inmigrantes se ilustra en Estados Unidos. Estos hombres y mujeres defienden la libertad de nuestra nación día tras día o apoyan a los cónyuges que lo hacen.

Estados Unidos es más fuerte debido a su historia como nación de inmigrantes, provenientes de todas las partes del mundo. La ciudadanía significa más que solo circunstancias de nacimiento, sino más bien un espíritu alegre de ciudadanía, que exige participación, responsabilidad y servicio a nuestro país y a los demás. 

Si nuestra nación quiere seguir atrayendo a los mejores y los más brillantes, los más inteligentes y los más desinteresados como nuestros hombres y mujeres uniformados para quienes el Presidente tomó juramento hoy en Seúl, entonces les debemos a nuestros ciudadanos arreglar nuestro sistema de inmigración que no funciona y aprobar una Reforma de Inmigración de sentido común.

El Presidente seguirá luchando incansablemente para instar al Congreso a actuar este año y aprobar una reforma que modernizará el sistema de inmigración legal, seguir reforzando nuestra seguridad fronteriza, responsabilizar a los empleadores y proporcionar un camino a la ciudadanía ganada para los inmigrantes indocumentados que viven en las sombras. La Reforma de Inmigración de sentido común también significa que nuestro país pueda cumplir con nuestros valores más importantes al poder proporcionar la oportunidad para que otros se unan a nuestra familia estadounidense.

# Katherine Vargas es la Directora de Medios Hispanos 

Your Federal Tax Receipt