Actuar ante el clima: El asma en la comunidad latina

Previo al mes de conciencia sobre el asma participé en el chat de Twitter #LatinoHealth con la League of United Latin American Citizens (LULAC) y el Environmental Defense Fund (EDF). Estábamos muy entusiasmados por expandir la conversación virtual sobre la contaminación del aire y el asma, temas muy problemáticos en la salud de la comunidad latina. Es preocupante que tantos tipos de contaminación estén escondidos a plena vista, como la contaminación del aire y los productos químicos tóxicos, que a menudo son parte de nuestro día a día. Pero fue una gran inspiración ser parte de una conversación tan animada con miembros interesados de comunidades desde Utah a Carolina del Norte, y de Georgia a Nueva Jersey.

Muchas de las preguntas que surgieron en el chat tenían relación al vínculo directo entre la calidad del aire y el asma. La verdad es que muchos de los productos químicos que encontramos en el hogar o en el trabajo se han conectado a la aparición del asma. Y contaminantes comunes del exterior, como el smog y el ozono, también contribuyen a la aparición del asma o de síntomas más graves. Hoy, más de 3.6 millones de latinos en Estados Unidos viven con esta condición, entre ellos uno de cada diez niños latinos.

No hay una cura conocida para el asma, pero entender cómo los contaminantes del aire en espacios interiores y exteriores provocan un ataque o un episodio asmático es un paso importante a la hora de tratar esta condición. Por ese motivo el EDF y LULAC han elaborado hojas factuales en los dos idiomas para ayudar a informar sobre estos temas, y lanzará una iniciativa educativa para destacar las amenazas medioambientales graves y poco documentadas que afectan, en desproporción, a la comunidad latina de nuestro país.

Pero no podemos quedarnos ahí. Es muy importante enfrentarnos al problema de la contaminación del aire en espacios abiertos para crear comunidades saludables, sobre todo para los latinos. El 39 % de los latinos vive en un radio de 30 millas de una central eléctrica y casi 1 de cada 2 latinos en EE. UU. vive en condados con niveles poco saludables de contaminación de ozono. Estos contaminantes a menudo vienen de fuentes que también emiten contaminación por carbono, que contribuye al cambio climático. Ese calentamiento, en consecuencia, crea temporadas más largas de alergias, mayores índices de asma e incluso más smog. En otras palabras, a no ser que limitemos la contaminación de carbono, nuestros hijos van a sufrir más ataques asmáticos en el futuro.

Por suerte, el Plan de Acción Climática del Presidente Obama destaca algunos pasos con sentido común para reducir la contaminación de carbono de las centrales eléctricas y a la larga construir resistencia climática. Si podemos empezar a reducir esta contaminación, todas las personas que viven en Estados Unidos se beneficiarán de ello, pero el impacto positivo en la salud de los latinos será especialmente notable.

Cuando organizaciones como LULAC y EDF se asocian para combatir las amenazas a la salud y las personas se juntan para resolver estos retos en sus comunidades, significa un gran paso en la dirección correcta. En la EPA, también sabemos que es nuestra responsabilidad desempeñar nuestro papel de proteger el medio ambiente y minimizar estas amenazas a la salud pública. Eso es justo lo que hacemos cuando actuamos para apoyar el Plan de Acción Climática del Presidente Obama. Le damos las gracias a todos quienes han participado en el chat de Twitter #LatinoHealth. ¡A por más conversaciones productivas en el futuro!

Gina McCarthy es la Administradora de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

Your Federal Tax Receipt