Blog Posts Related to the Hispanic Community

  • Op-Ed by the Vice President on the Administration’s Budget Request to Assist Countries in Central America

    As we were reminded last summer when thousands of unaccompanied children showed up on our southwestern border, the security and prosperity of Central America are inextricably linked with our own.

    The economies of El Salvador, Guatemala and Honduras remain bogged down as the rest of the Americas surge forward. Inadequate education, institutional corruption, rampant crime and a lack of investment are holding these countries back. Six million young Central Americans are to enter the labor force in the next decade. If opportunity isn’t there for them, the entire Western Hemisphere will feel the consequences.

    Confronting these challenges requires nothing less than systemic change, which we in the United States have a direct interest in helping to bring about. Toward that end, on Monday, President Obama will request from Congress $1 billion to help Central America’s leaders make the difficult reforms and investments required to address the region’s interlocking security, governance and economic challenges. That is almost three times what we generally have provided to Central America.

    Last summer, as our countries worked together to stem the dangerous surge in migration, the leaders of El Salvador, Guatemala and Honduras asked for additional assistance to change the climate of endemic violence and poverty that has held them back. In June, I made it clear to these leaders that the United States was ready to support them — provided they took ownership of the problem. Mr. Obama drove home this point when the leaders visited Washington in July.

    And they responded. Honduras signed an agreement with Transparency International to combat corruption. Guatemala has removed senior officials suspected of corruption and aiding human trafficking. El Salvador passed a law providing new protections for investors. Working with the Inter-American Development Bank, these three countries forged a joint plan for economic and political reforms, an alliance for prosperity.

    These leaders acknowledge that an enormous effort is required. We have agreed to intensify our work together in three areas.

    First, security makes everything else possible. We can help stabilize neighborhoods through community-based policing, and eradicate transnational criminal networks that have turned Central America into a hotbed for drug smuggling, human trafficking and financial crime. Some communities in Guatemala and El Salvador are already seeing the benefit of United States-sponsored programs on community policing, specialized police training and youth centers similar to Boys and Girls Clubs in the United States. As I learned in crafting the 1994 United States crime bill, these programs can reduce crime.

    Second, good governance begets the jobs and investment that Central America needs. Today, court systems, government contracting and tax collection are not widely perceived as transparent and fair. These countries have among the lowest effective tax rates in the hemisphere. To attract the investments required for real and lasting progress, they must collect and manage revenues effectively and transparently.

    Third, there is not enough government money, even with assistance from the United States and the international community, to address the scale of the economic need. Central American economies can grow only by attracting international investment and making a more compelling case to their citizens to invest at home. That requires clear rules and regulations; protections for investors; courts that can be trusted to adjudicate disputes fairly; serious efforts to root out corruption; protections for intellectual property; and transparency to ensure that international assistance is spent accountably and effectively.

    We are ready to work with international financial institutions and the private sector to help these countries train their young people, make it easier to start a business, and ensure that local enterprises get the most out of existing free trade agreements with the United States.

    The challenges ahead are formidable. But if the political will exists, there is no reason Central America cannot become the next great success story of the Western Hemisphere.

    The region has seen this sort of transformation before. In 1999, we initiated Plan Colombia to combat drug trafficking, grinding poverty and institutional corruption — combined with a vicious insurgency — that threatened to turn Colombia into a failed state. Fifteen years later, Colombia is a nation transformed. As one of the architects of Plan Colombia in the United States Senate, I saw that the key ingredient was political will on the ground. Colombia benefited from leaders who had the courage to make significant changes regarding security, governance and human rights. Elites agreed to pay higher taxes. The Colombian government cleaned up its courts, vetted its police force and reformed its rules of commerce to open up its economy. The United States invested $9 billion over the course of Plan Colombia, with $700 million the first year. But our figures show that Colombia outspent us four to one.

    The cost of investing now in a secure and prosperous Central America is modest compared with the costs of letting violence and poverty fester.

    Mr. Obama has asked me to lead this new effort. For the first time, we can envision and work toward having the Americas be overwhelmingly middle class, democratic and secure.

    That is why we are asking Congress to work with us. Together, we can help Central America become an embodiment of the Western Hemisphere’s remarkable rise — not an exception to it.

    ###

    In an exclusive op-ed published in The New York Times, the Vice President announces the Administration’s Fiscal Year 2016 budget request for $1 billion aimed at assisting countries in Central America. The op-ed can be found HERE.

     

     

  • Columna de Opinión por el Vicepresidente sobre solicitud de presupuesto de la Administración para ayudar a los países en Centroamérica

    La seguridad y la prosperidad de Centroamérica están inextricablemente vinculadas a las nuestras, ya que el verano pasado se nos dio un recordatorio de esto cuando miles de menores sin acompañante se presentaron en la frontera suroeste.

    Las economías de El Salvador, Guatemala y Honduras siguen estancadas mientras el resto del continente americano sigue adelante. La combinación de falta de educación, corrupción institucional, delincuencia desenfrenada y falta de inversión evitan que estos países prosperen. Seis millones de jóvenes centroamericanos ingresarán a la fuerza laboral en la próxima década. Todo el hemisferio occidental sufrirá las consecuencias si a estos jóvenes no se les presenta una oportunidad.

    Enfrentarse a estos desafíos requiere nada menos que un cambio sistémico, el cual nosotros en Estados Unidos tenemos un interés directo en ayudar a que se logre. Con ese fin, el Presidente Obama le pedirá el lunes al Congreso que destine $1,000 millones de ayuda para que los líderes de Centroamérica realicen las difíciles reformas e inversiones necesarias para encargarse de los desafíos entrelazados entre sí con respecto a la seguridad, el gobierno y la economía de la región. Esta cifra es casi tres veces de lo que generalmente le hemos brindado a Centroamérica.

    El verano pasado, cuando nuestros países trabajaban juntos para detener el peligroso aumento de la migración, los líderes de El Salvador, Guatemala y Honduras pidieron más ayuda para cambiar el clima de violencia y pobreza endémicas que ha detenido su progreso. En junio, les dejé en claro a estos líderes que Estados Unidos estaba dispuesto a apoyarlos, siempre y cuando se hicieran cargo del problema. El Presidente Obama les hizo entender este punto a los líderes cuando visitaron Washington en julio, y ellos respondieron ante la situación. El gobierno de Honduras firmó un acuerdo con Transparencia Internacional para combatir la corrupción. Guatemala ha eliminado altos funcionarios sospechosos de corrupción y de ayudar al tráfico de personas. El Salvador aprobó una ley que proporciona nuevas medidas de protección para los inversores. En colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo,  estos tres países establecieron un plan conjunto de reformas económicas y políticas: una alianza para la prosperidad.

    Estos líderes reconocen que es necesario esforzarse enormemente. Nos comprometimos a intensificar nuestra colaboración en tres áreas.

    En primer lugar, la seguridad es lo que posibilita todo lo demás. Podemos ayudar a estabilizar los barrios mediante vigilancia policial con participación comunitaria y erradicar las redes criminales trasnacionales que han transformado a Centroamérica en un caldo de cultivo para el contrabando de drogas, el tráfico de personas y los delitos financieros. Algunas comunidades de Guatemala y El Salvador ya están viendo los beneficios de los programas iniciados bajo el auspicio de Estados Unidos sobre policía comunitaria, capacitación especializada para cuerpos policiales y centros juveniles similares a los Boys and Girls Clubs de EE. UU. Al redactar el proyecto de ley de justicia penal de Estados Unidos en 1994, aprendí que estos programas pueden reducir el crimen.

    En segundo lugar, la buena gestión pública genera los trabajos y las inversiones que necesita Centroamérica. En la actualidad, la percepción general es que el sistema judicial, la contratación estatal y la recaudación de impuestos no son transparentes ni justos. Las tasas fiscales efectivas de estos países se encuentran entre las más bajas del hemisferio. A fin de atraer las inversiones necesarias para promover un progreso real y perdurable, deben recaudar y gestionar los ingresos de forma eficaz y transparente.

    En tercer lugar, no hay suficiente dinero en el erario del gobierno, ni siquiera con la ayuda de Estados Unidos y la comunidad internacional, para abordar el nivel de necesidad económica existente. La única manera en la que las economías centroamericanas pueden crecer es atrayendo inversiones internacionales y aportando argumentos convincentes para que sus ciudadanos inviertan en sus propios países. Esto requiere el establecimiento de reglas y normas claras, garantías para los inversionistas, un sistema judicial confiable que emita fallos justos, un gran esfuerzo para erradicar la corrupción, mecanismos de protección de la propiedad intelectual y transparencia que garantice que la ayuda financiera internacional se utiliza de manera responsable y eficiente.

    Estamos listos para colaborar con las instituciones financieras y el sector privado a fin de ayudar a que estos países capaciten a sus jóvenes, faciliten el inicio de negocios y garanticen que las empresas locales aprovechen al máximo los tratados de libre comercio con Estados Unidos.

    Nos esperan desafíos formidables. Sin embargo, si existe voluntad política, no hay ninguna razón por la que Centroamérica no pueda convertirse en la próxima historia de éxito del hemisferio occidental.

    La región ya fue testigo de este tipo de transformación. En 1999, lanzamos el Plan Colombia para combatir el tráfico de drogas, la pobreza extrema y la corrupción institucional que, en combinación con una insurgencia feroz, amenazaban con convertir a Colombia en un estado fallido. Quince años después, Colombia es un país transformado. Al ser uno de los arquitectos del Plan Colombia en el Senado de Estados Unidos, quiero señalar que el ingrediente clave fue la voluntad política que demostró ese país. Colombia se benefició de gozar de líderes que tuvieron el valor de realizar cambios significativos en materia de seguridad, gestión pública y derechos humanos. Las élites aceptaron pagar impuestos más altos. El gobierno colombiano reformó el sistema judicial, investigó y acreditó a las fuerzas policiales y reformó los reglamentos de comercio para abrir su economía. Estados Unidos invirtió $9,000 millones en el transcurso del Plan Colombia, destinando al país $700 millones el primer año. No obstante, nuestras cifras muestran que Colombia gastó cuatro veces más que nosotros.

    El costo de invertir ahora para lograr que la región de Centroamérica sea segura y próspera es ínfimo en comparación con los costos de dejar incubar la violencia y la pobreza.

    El Sr. Obama me pidió que me encargara de esta iniciativa. Por primera vez, podemos concebir un continente americano que es mayoritariamente de clase media, democrático y seguro, y trabajar para conseguirlo.

    Es por ello que le estamos pidiendo al Congreso que colabore con nosotros. Juntos, podemos ayudar a que Centroamérica se convierta en un símbolo del formidable resurgimiento del hemisferio occidental en vez de ser la excepción.

    ###

    En una columna exclusiva de opinión que fue publicada en el New York Times, el Vicepresidente anunció el presupuesto de la Administración para el Año Fiscal 2016 de $1,000 millones para ayudar a los países en Centroamérica. La columna de opinión se puede leer AQUÍ.

  • Qué efecto tendrán las medidas del Presidente sobre inmigración en su estado

    Para leer el blog, haga clic AQUÍ.

    "El tema de la inmigración todavía levanta pasiones, pero seguramente todos podemos reconocer algo de nosotros mismos en un perseverante estudiante joven y estar de acuerdo en que nadie se beneficia cuando se separa a una madre trabajadora de su hijo, y que es posible perfilar una ley que ratifique nuestra tradición como una nación de leyes y una nación de inmigrantes."

    -- Presidente Obama, discurso de Estado de la Unión, 20 de enero de 2015

    El 20 de noviembre de 2014 el Presidente Obama promulgó acciones ejecutivas para comenzar a arreglar nuestro sistema de inmigración que no funciona de manera que brinde más beneficios a la población y la economía. Los tres pilares principales de las medidas comprenden:

    • Lograr que sea más fácil y más rápido para los inmigrantes altamente calificados, licenciados y empresarios quedarse y contribuir a nuestra economía, como han propuesto muchos líderes empresariales.
    • Tratar de manera responsable con algunos inmigrantes sin documentos que recibieron los beneficios de la ley DREAM que son padres de ciudadanos nacidos aquí o de residentes permanentes legales exigiéndoles que se sometan a investigación de antecedentes penales y paguen la parte de impuestos que les corresponde.
    • Aprovechar el progreso obtenido en la frontera y reforzar nuestras leyes de migración de formas más inteligentes y eficaces.

    Estas medidas no solo están a la altura de nuestra herencia como país, sino que son vitales para sentar los cimientos de nuestra expectativa de un mejor futuro. De hecho, las acciones que tomó el Presidente harán posible que la gente aporte más a su comunidad y se active la economía en cada uno de los estados del país.

    Dé un vistazo a California. A continuación se explica lo que las medidas del Presidente podrían traer al Estado Dorado:

    Según conclusiones recientes del Consejo de Asesores Económicos del Presidente, estas acciones ejecutivas harían crecer la economía de EE. UU. en $90,000 millones para un total de $210,000 millones en los próximos diez años. Esto significa para California: 

    • Un aumento de $11,700 millones en el PIB estatal a $27,500 millones en los próximos diez años.
    • Un incremento en el rubro de ingresos del presupuesto de California.
    • Un aumento en inversión para la comunidad: escuelas, viviendas y negocios. 
    • Un alza en el salario promedio de $170 al año para todos los trabajadores nacidos en EE. UU que residen en California y el resto del país.

    En los siguientes meses daremos el perfil de un estado por semana para subrayar los beneficios económicos locales que traerán las medidas migratorias del Presidente y compartir lo que significa para las comunidades locales de su estado. Manténgase en sintonía para saber qué pasará en Texas y en los otros estados que tienen alta población infantil o padres de familia elegibles para recibir protección temporal gracias a las acciones que realizó el Presidente.

    Entérese de las medidas tomadas por el Presidente el año pasado y lo que significan para el futuro de Estados Unidos visitando: www.whitehouse.gov/immigration-action

  • Los 6 puntos más importantes para los latinos del discurso del Estado de la Unión de Presidente Obama

    Anoche en su discurso del Estado de la Unión, el Presidente Obama reiteró su compromiso con políticas que ayudarán más a las familias de clase media y recompensarán el arduo trabajo a fin de que los cheques de nómina alcancen más para cubrir los costos de atención médica, vivienda y un fondo de retiro seguro.  Queremos dedicar un momento para enfocarnos en 6 políticas fundamentales que impactarán particularmente a las familias latinas. 

    1.      Lograr que la vivienda sea más asequible para las familias de la clase media al reducir las primas hipotecarias: Aunque el mercado de la vivienda ahora ya tiene mejores cimientos, gracias al incremento de precios, la reducción de ejecuciones hipotecarias y menos familias que deben más de lo que cuesta la casa, a muchos hogares solventes que reúnen los requisitos para comprar una casa, y desean hacerlo, se les niega la oportunidad a causa del estricto mercado de préstamos de hoy. Como respuesta a ello, el Presidente anunció una nueva importante medida que está tomando su Administración a fin de que las hipotecas sean más asequibles para las familias solventes. La Administración de Vivienda Federal (Federal Housing Administration, FHA) reducirá las primas de seguro anuales para hipotecas en un 0.5 punto porcentual, de 1.35 a 0.85 por ciento. Más del 60 % de los hispanos que compra su vivienda por primera vez utilizan préstamos asegurados por la FHA, así que esto representa grandes ahorros para muchas familias. Para el típico primer comprador esta reducción representa una disminución en el pago anual de hipoteca de $900.

    2.      Fortalecer las políticas de la licencia pagada por enfermedad para las familias de clase trabajadora: Cuando 43 millones de trabajadores del sector privado no cuentan con licencia por enfermedad remunerada, muchos de ellos van a trabajar estando enfermos. Muchos padres deben elegir entre tomar un día libre del trabajo sin paga, lo que significa perder el ingreso que tanto necesitan y posiblemente poner en riesgo su trabajo, y enviar a la escuela a un niño que debería estar en casa descansado en cama. Actualmente, solo el 43 % de los trabajadores hispanos tiene acceso a licencias pagadas. El Presidente propone más de $2,000 millones en fondos nuevos para motivar a los estados a que desarrollen programas de licencia por asuntos familiares o enfermedad, siguiendo el ejemplo de California, Nueva Jersey y Rhode Island.

    Mira este video del Secretario de Trabajo, Thomas Pérez, sobre la importancia de la licencia pagada por enfermedad para las personas que trabajan en Estados Unidos.

    3.      Ofrecer dos años gratis de colegio comunitario a los estudiantes responsables de manera que todo joven que vive en Estados Unidos tenga acceso a por lo menos dos años de universidad: El Presidente propuso una nueva iniciativa ambiciosa de ofrecer dos años gratis de universidad a estudiantes responsables. La propuesta, convertiría en gratis y universal los primeros dos años de universidad como lo es la escuela secundaria, reduciría el costo de una licenciatura de cuatro años y mejoraría la calidad de los colegios comunitarios que matriculan casi el 40 por ciento de todos los estudiantes de licenciatura hoy en día. Para los estudiantes hispanos, los colegios comunitarios son el principal acceso a la educación superior. El alto costo de la universidad es uno de los factores que frenan el acceso de los latinos a la educación posterior post secundaria, aunque éstos han mejorado su tasa de inscripción desde 2012.

    4.       Arreglar el sistema de inmigración que no funciona: El Presidente Obama sigue instando al Congreso para arreglar nuestro sistema de inmigración mediante el fortalecimiento de nuestra seguridad fronteriza, haciendo responsables a los empleadores, creando un camino merecido a la ciudadanía para que los inmigrantes indocumentados sigan las mismas reglas que todos los demás, y la modernización de nuestro sistema de inmigración legal para impulsar nuestra economía y reunir a las familias. Después de esperar que la Cámara actuara en la reforma migratoria de sentido común e integral, en noviembre el Presidente actuó dentro de sus facultades legales para ayudar a asegurar la frontera, hacer responsables a millones de inmigrantes indocumentados, y asegurarse de que todos respeten las mismas reglas y paguen su parte justa de impuestos. Según un análisis realizado por el Consejo de Asesores Económicos, estas acciones aumentarían los salarios medios de los trabajadores nacidos en Estados Unidos en $170 dólares en diez años. Tal como actúa el Presidente, continuará instando al Congreso a trabajar con él en un proyecto de ley bipartidista integral, pero no permitirá luchas ideológicas que harán retroceder el progreso que hemos logrado.

    5.      Un nuevo rumbo para Cuba: En Cuba, el Presidente está poniendo fin a una política que debería haber terminado hace tiempo. El cambio de política en relación con Cuba tiene el potencial de poner punto final a un legado de falta de confianza en nuestro hemisferio; desmorona una excusa ficticia para imponer restricciones en Cuba; defiende los valores democráticos; y extiende una mano de amistad al pueblo cubano. Y este año, el Congreso debería iniciar el trabajo de poner fin al embargo. 

    6.      Garantizar que todas las familias de clase trabajadora tenga acceso a cuidado infantil de alta calidad y asequible: Las disposiciones del código fiscal actual sobre cuidado infantil son innecesariamente complejas y no son suficientes para cubrir los costos que enfrenta la mayoría de las familias. La propuesta del Presidente agilizaría los beneficios tributarios por pago de cuidado infantil y triplicaría el crédito máximo por estos servicios para las familias de clase media que tengan hijos pequeños, aumentándolo a $3,000 por hijo. Lo anterior beneficiaría a 5.1 millones de familias, ya que les ayudará a cubrir los gastos de cuidado infantil para 6.7 millones de niños de los cuales 3.5 millones son menores de 5 años de edad. La propuesta del Presidente sobre el crédito tributario por pago de cuidado infantil complementará nuevas inversiones considerables en su presupuesto para mejorar la calidad, acceso y asequibilidad de este servicio.

  • Takeaways for Latinos from President Obama’s State of the Union

    Last night in his State of the Union address, President Obama reiterated his commitment to policies that will help more middle class families and reward hard work so paychecks go further to cover the cost of health care, a home, and a secure retirement. We wanted to take a moment to spotlight 6 key policies that will particularly impact Latino families.

    1.   Making Owning a Home More Affordable for Middle Class Families by Cutting Mortgage Premiums: While the housing market is now on firmer footing – with rising home values, falling foreclosures, and fewer families underwater – too many creditworthy and qualified families who want to purchase a home are shut out of homeownership opportunities by today’s tight lending market. In response, the President announced a major new step that his Administration is taking to make mortgages more affordable and accessible for creditworthy families. The Federal Housing Administration (FHA) will reduce annual mortgage insurance premiums by 0.5 percentage point from 1.35 percent to 0.85 percent. More than 60 percent of Hispanics who are first time homebuyers use these FHA-insured loans, so this means big savings for many families. For the typical first-time homebuyer, this reduction will translate into a $900 reduction in their annual mortgage payment.

    2.   Strengthening Paid Sick Leave Policies for Working Families: When 43 million private-sector workers are without any paid sick leave, too many workers go to work sick. Too many parents must choose between taking an unpaid day off work—losing much-needed income and potentially threatening his or her job—and sending a child to school who should be home in bed. Currently, only 43% of Hispanic workers have access to paid leave. The President is proposing more than $2 billion in new funds to encourage states to develop paid family and medical leave programs, following the example of California, New Jersey, and Rhode Island.

    Check out this video from Secretary of Labor Thomas Perez on why paid sick is critical for American workers.

    3.   Making Two Years of Community College Free for Responsible Students, So Every Child in America Has Access to At Least Two Years of College: President Obama has proposed an ambitious new effort to make two years of college free for responsible students. The proposal, would make two years of college as free and universal as high school, reduce the cost of a four-year degree, and improve the quality of community colleges that enroll almost 40 percent of all undergraduate college students today. For Hispanic students, community colleges are the primary source of high education. The high cost of attending college is one of the factors limiting access to post-secondary education for Latinos, though their enrollment rates have improved since 2012.

    4.   Fixing the Broken Immigration System: President Obama continues to urge Congress to fix our broken immigration system by strengthening our border security, holding employers accountable, creating an earned path to citizenship so that undocumented immigrants can play by the same rules as everyone else, and modernizing our legal immigration system to boost our economy and reunite families. After waiting for the House to act on comprehensive immigration reform, in November the President acted within his legal authority to help secure the border, hold millions of undocumented immigrants accountable, and ensure that everyone plays by the same rules and pays their fair share of taxes. According to an analysis by the Council of Economic Advisers, these actions would raise average wages for US-born workers by $170 in ten years. As the President acts, he’ll continue to urge Congress to work with him on a comprehensive, bipartisan bill, but will not allow ideological fights to roll back the progress we’ve made.

    5.   Charting a New Course on Cuba: In Cuba, the President is ending a policy that was long past its expiration date. The shift in Cuba policy has the potential to end a legacy of mistrust in the hemisphere; removes a phony excuse for restrictions in Cuba; stands up for democratic values; and extends the hand of friendship to the Cuban people. And this year, Congress should begin the work of ending the embargo.

    6.   Ensuring All Working Families Have Access to High-Quality, Affordable Child Care: Our current tax code for child care is unnecessarily complex and insufficient to cover the costs most families face. The President’s proposal would streamline child care tax benefits and triple the maximum child care credit for middle class families with young children, increasing it to $3,000 per child. This would benefit 5.1 million families, helping them cover child care costs for 6.7 million children, including 3.5 million children under 5. The President’s child care tax proposal will complement substantial additional new investments in the President’s Budget to improve child care quality, access, and affordability.