Esfuerzos de los Estados Unidos para Reducir la Demanda

Estados Unidos se ha dedicado a realizar un planeamiento integral y balanceado en la prevención, tratamiento y aplicación de la ley. Este documento ofrece información sobre los esfuerzos que realiza la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas (ONDCP) para prevenir el uso de drogas y tratar la adicción. Para el año fiscal 2012, la administración Obama solicita alrededor de $10,7 mil millones de dólares para respaldar la reducción de la demanda. Esto incluye un incremento del 15 por ciento para la prevención y un aumento de 1 por ciento para el tratamiento sobre el nivel promulgado en el año fiscal 2011. El total de la solicitud para combatir las drogas durante el año fiscal 2012, incluyendo la reducción de la oferta es de $26,2 mil millones de dólares, un aumento de $485,7 millones de dólares sobre el año fiscal 2011.

Uso de Drogas en los Estados Unidos

Se estima que en 2009, 22 millones de estadounidenses mayores de 12 años fueron los actuales usuarios de drogas ilícitas (uso durante el mes pasado).

  • Las drogas más consumidas fueron la marihuana/hachís, la cocaína (incluyendo el crack), la heroína, los alucinógenos, los inhalantes y los medicamentos psicotrópicos recetados.1 La marihuana y los analgésicos son las drogas preferidas por los nuevos usuarios. En 2009, se estima que 3,1 millones de personas mayores de 12 años consumierona una droga ilícita por primera vez. La mayoría en ese grupo usó la marihuana (59,1 por ciento) y analgésicos (17,1 por ciento).
  • En 2007, las drogas ocasionaron más muertes que las armas de fuego y el alcohol. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, 38.371 personas murieron en 2007 a causa del consumo de drogas. Éste es el último año del que hay datos disponibles. Esto se compara a las 31.224 muertes por lesiones de armas de fuego y 23.199 muertes inducidas por el alcohol.

Prevención

La prevención es más exitosa cuando el mensaje se transmite en el hogar (a través de los valores) y se refuerza en las escuelas, el lugar de trabajo y las organizaciones de la comunidad (valores de refuerzo). Se debe vincular la prevención y la salud en general, reflejando las normas sociales compartidas (valores dominantes).

  • Comunidades Preparadas en la Prevención: La solicitud para el año fiscal 2012 incluye $15 millones de dólares para una red piloto de “comunidades preparadas en la prevención.” Esta oferta continúa con las intervenciones basadas en las pruebas durante toda la adolescencia. Se solicita $5,6 millones de dólares para que los especialistas comunitarios desarrollen comunidades preparadas en la prevención e incrementen la colaboración de las agencias del Estado. Algunas de las actividades incluyen el monitoreo estatal de las drogas, asistencia técnica y las redes de mentores. También se solicitó $2 millones de dólares para financiar las evaluaciones del programa piloto.
  • Subvenciones Estatales para Prevención del Abuso de Sustancias. La solicitud del año fiscal 2012 incluye $395,0 millones de dólares para una nueva fórmula de subvención para la prevención del abuso de sustancias. Este nuevo programa de subvención combina fondos heredados del programa de Encuadramiento Estratégico de Prevención y de fondos dejados a un lado para Prevención de la Subvención Bloque para la Prevención del Abuso de Sustancias para financiar programas de prevención comunitarios basados en evidencia y apoyados por los estados.
  • Campaña Nacional Contra la Drogadicción Juvenil. La solicitud de $45 millones de dólares en el año fiscal 2012 está dirigida a los jóvenes y sus padres a través de la publicidad y la divulgación en la televisión, la radio, las revistas e Internet.
  • Programa de Apoyo para una Comunidad Libre de Drogas. La solicitud de $88,6 millones de dólares en al año fiscal 2012 para una comunidad libre de drogas entrega subvenciones de hasta $125.000 dólares al año, por un máximo de 10 años, a coaliciones locales que movilicen comunidades contra la droga. Existen coaliciones similares en México, Perú, Guatemala, Honduras, El Salvador, Colombia, Brasil y Sudáfrica, financiadas por el Departamento de Estado. Para mayor información (en inglés), ingrese a www.ondcp.gov/dfc.
  • Estudiantes Exitosos, Seguros y Sanos. Las solicitudes educativas de $266,9 millones de dólares en el año fiscal 2012, están dirigidas a programas escolares de prevención. El objetivo es crear un mejor ambiente escolar que reduzca el uso de drogas, la violencia, y el acoso, y mejore la seguridad estudiantil y el estado físico y mental de los estudiantes.
  • Conduciendo Drogado. La solicitud del año fiscal 2012 de la Administración de Seguridad del Sistema Nacional Vial de $2,8 millones de dólares apoyará el Programa Para los que Conducen Impedidos por Drogas, el cual proveerá información pública, esfuerzos de alcance, y mejor entrenamiento de aplicación de ley para ayudar a reducir el problema de conducir drogado. Fondos también apoyarán una encuesta vial que servirá para estimar el porcentaje de conductores que consumen drogas, y completará un estudio de los riesgos de chocar después de consumir drogas.

Tratamiento

  • Subvención Global para el Tratamiento y Prevención de Abuso de Sustancias (SAPTA). Se solicitaron $1,5 mil millones de dólares para apoyar la salud pública, los sistemas de prestación de servicios de tratamiento a las personas que sufren de farmacodependencia. Estos fondos complementan el apoyo local y del Estado, y los fondos de Medicaid/Medicare para los servicios de tratamiento para las personas elegibles.
  • Subvenciones a Estados para Tratamiento Financiado por Medicaid (seguro nacional para la salud de los indigentes). Tratamiento para el abuso de sustancias es normalmente pagado por dos o tres fuentes públicas o privadas (seguro médico privado, Medicaid, Medicare (seguro médico para la tercera edad), fondos locales o estatales, y otro apoyo federal). ONDCP calcula que la porción de los gastos federales de Medicaid para el tratamiento del abuso de sustancias es $3,6 mil millones de dólares.
  • Tratamiento Financiado por Medicare. Tratamiento para el abuso de sustancias financiado por Medicare es un derecho de los participantes de Medicare, estimado en $1,6 mil millones de dólares en el año fiscal 2012. Cobertura y costos siguen aumentando por el crecimiento en demanda para tratamiento y por la adición de cobertura para fármacos bajo Parte D de Medicare.
  • Detección, Intervención Breve, Remisión, y Tratamiento (SBIRT). La SBIRT es un enfoque de bajo costo y alto impacto en el que los pacientes que reciben servicios médicos en los establecimientos normales de salud, son examinados para detectar el abuso de fármacos y ser referidos para seguir con el tratamiento, si es necesario. La solicitud para el año fiscal 2012, realizada a través de la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA), es de $27,1 millones de dólares. Para octubre de 2010, 1,2 millones de pacientes en lugares subvencionados habían sido examinados: 14,8 por ciento requirieron intervenciones breves; 2,4 por ciento requirieron tratamiento breve; y el 3,1 por ciento requirieron remisión a programas especializados. Para mayor información (en inglés) ingrese a www.sbirt.samhsa.gov/about.htm.
  • Tribunales de Drogas. En el año fiscal 2012, el Departamento de Justicia solicita $57 millones de dólares para apoyar los Tribunales de Drogas, proveyendo subvenciones a agencias de justicia criminal para implementar y mejorar los programas de Tribunales de Drogas. La solicitud de SAMHSA de $43,8 millones de dólares en año fiscal 2012 proveerá servicios para apoyar el tratamiento del abuso de sustancias, asesoramiento, administración de casos, y coordinación de programas para aquellos que necesitan servicios de tratamiento. Los tribunales de drogas atienden el 44,7 por ciento de los condados en Estados Unidos. Disminuyen la reincidencia, los costos a largo plazo y la demanda por las drogas.
  • Investigación Sobre Estrategias Desviacionistas. En el año fiscal 2012, el Departamento de Justicia ha pedido $10 millones de dólares para añadir a los avances de los Tribunales de Drogas, supervisión comunitaria de delincuentes, y otras estrategias desviacionistas para delincuentes para desarrollar, examinar y evaluar la próxima generación de programas de desviación costo-efectivos.
  • Programa de Subvenciones para la Reintegración de Ex-Delincuentes. El presupuesto del año fiscal 2012 pide $22,6 millones de dólares para el programa de SAMHSA para la reintegración de ex-delincuentes, que provee detección, asesoramiento, y tratamiento comprensivo y servicios de apoyo a recuperación para delincuentes reintegrándose a la comunidad, además de delincuentes quienes están en o serán librados de libertad condicional.
  • Tratamiento Residencial de Abuso de Sustancias (RSAT). La solicitud de $30 millones de dólares para RSAT, apoya la provisión de tratamientos residenciales antes de la liberación de cárceles y penitenciarias estatales y locales.
  • Iniciativas para el Tratamiento de Drogas de la Oficina de Prisiones. El Acta Sobre El Control de Crimen Violento y Aplicación de Ley de 1994 requiere que la Oficina de Prisiones proporcione tratamiento residencial para el abuso de sustancias a todos los presos elegibles. El presupuesto del año 2012 de $108,5 millones de dólares permitirá la expansión de la capacidad del tratamiento de drogas.
  • Tratamiento del Abuso de Sustancias para Veteranos. Con el presupuesto de $541,7 millones de dólares en el año fiscal 2012, la Administración de Salud de Veteranos (VHA) opera una red nacional de programas en centros médicos para el tratamiento del abuso de sustancias, facultades de rehabilitación residencial, y clínicas de pacientes. Dada la frecuencia de la co-ocurrencia de problemas del uso de sustancias con el Desorden Pos-Traumático del Estrés (PTSD), VHA está también asignando a especialistas en el desorden del uso de sustancias a cada uno de sus servicios o equipos PTSD de nivel hospitalario.

Apoyo para la recuperación

Un cuidado coordinado posterior a la recuperación, el apoyo de los amigos, y otras formas de apoyo, ayudan a las personas a construir o reconstruir un estilo de vida sano y de bienestar, y a continuar en la abstinencia. Los programas de apoyo y recuperación efectivos también ayudan a que las personas adquieran las habilidades necesarias para llevar una vida autosuficiente y productiva, libre del consumo de sustancias.

  • Ley de la Segunda Oportunidad cambia su prioridad a la rehabilitación de personas en libertad condicional. Los programas de reingreso combinan tratamiento, capacitación laboral, ayuda para conseguir trabajo y habilidades para el diario vivir. Los tratamientos a largo plazo están disponibles después de la liberación. $50 millones de dólares de los fondos solicitados para programas de la Ley de la Segunda Oportunidad está destinado a efectos presupuestarios relacionados con las drogas. Además, el gobierno apoya las pruebas de drogas y las sanciones por violaciones, las cuáles han demostrado que disuaden el uso de drogas y el encarcelamiento de nuevo entre la población de la comunidad penitenciaria.
  • Acceso a recuperación permite que la población que busca tratamiento pueda elegir la modalidad de tratamiento y servicios auxiliares. A través de una evaluación individualizada y un sistema de ales, se ofrece servicios integrales que van desde vivienda, capacitación laboral, prevención en caso de recaída, servicio de guardería y transporte. La solicitud de $98,5 millones de dólares en el año fiscal 2012 para apoyar varios programas selectos y financiar la entrega de 30 nuevas subvenciones. Para mayor información (en inglés), ingrese a www.atr.samhsa.gov.

Download PDF