The White House

Office of the Press Secretary

Declaraciones del Presidente Sobre el Voto de Confirmación en el Senado

Renaissance Hotel
Chicago, Illinois
 
3:56 P.M. CDT
 
     El President:  Buenas tardes. Estoy muy complacido de que el Senado haya votado para confirmar a Elena Kagan como la 112° jueza de la Corte Suprema de nuestro país. Y quiero agradecerle al Comité Judicial del Senado, y en especial a su presidente, el senador Leahy, por darle una audiencia justa, cabal y oportuna.
 
    En los dos últimos meses, el comité ha examinado meticulosamente la trayectoria de Elena como académica, como decana de una facultad de derecho, como asesora presidencial y como fiscal general. Y tras 17 horas de testimonio en que contestó más de 540 preguntas, yo diría que conocieron bien a Elena Kagan. Lograron ver su formidable inteligencia, su profundo conocimiento de nuestra Constitución, su compromiso con el estado de Derecho y su excelente, y a veces irreverente, sentido del humor. Y han llegado a comprender por qué, a lo largo de su carrera, se ha ganado el respeto y admiración de gente de todo el espectro político, un logro reflejado en el voto bipartidista de hoy.
 
    Pero el voto de hoy no sólo fue una afirmación del intelecto de Elena y sus logros. Fue una afirmación de su carácter y temperamento, su mente abierta, su imparcialidad, su determinación para escuchar todos los ángulos de cada historia y llevar a consideración todos los argumentos posibles. Porque Elena comprende que la ley no es sólo una abstracción o un ejercicio intelectual. Sabe que las decisiones de la Corte Suprema forjan no sólo el carácter de nuestra democracia, sino las circunstancias de nuestra vida diaria o, como lo puso una vez, que “detrás de la ley hay historias... historias de gente cuya vida fue marcada por la ley, historias de gente cuya vida pudo ser cambiada por la ley”.
 
    Entonces tengo la plena confianza de que Elena Kagan será una jueza extraordinaria de la Corte Suprema. Y también, me enorgullece que estamos haciendo historia con su nombramiento. Por casi dos siglos, no hubo una sola mujer en el tribunal de mayor jerarquía en nuestro país. Cuando Elena asuma su puesto, por primera vez en nuestra historia, habrá tres mujeres.
 
     Como dijo Ruth Bader Ginsburg recientemente “éste es uno de los sucesos que más alegran”, una señal de progreso que disfruto como padre que desea posibilidades ilimitadas para sus dos hijas, y como estadounidense, me enorgullece que nuestra Corte Suprema, como nunca antes, sea más representativa, más inclusiva y un mejor reflejo de lo que somos.
 
     Muchas gracias a todos.

White House Shareables