The White House

Office of the Press Secretary

Mensaje Semanal: El Presidente Obama elogia proyectos de energía limpia como clave para la creación de trabajos y para construir una economía más sólida

WASHINGTON – En su mensaje de esta semana, el Presidente Obama anunció que, debido a los programas de energía limpia lanzados por su gobierno, una empresa llamada BrightSource planea comenzar a construir este mes un nuevo y revolucionario tipo de planta de energía solar. Esto pondrá a 1000 personas a trabajar en la construcción de la planta. Y una vez concluida, proporcionará energía a hasta 140,000 viviendas, lo que la hará la mayor planta de su tipo en el mundo. A pesar de todos los similares proyectos potenciales de energía limpia, el Partido Republicano recientemente prometió eliminar todos los incentivos para estos proyectos, incluso aquéllos que actualmente están en marcha.

El audio del mensaje en inglés se puede descargar usando ESTE enlace. El video estará disponible por Internet en www.whitehouse.gov a las 6:00 am ET, del sábado, 2 de octubre, 2010.

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje semanal
2 de octubre, 2010

En los últimos 20 meses, nos hemos estado esforzando por no sólo generar más empleos ahora, sino por reconstruir nuestra economía con cimientos más sólidos. Nuestro futuro como nación depende de asegurarnos de que se generen los empleos e industrias del siglo XXI aquí en Estados Unidos. Y probablemente no existe una industria con más potencial para generar empleo ahora –y para crecer en el futuro– que la energía limpia.

Durante décadas, hemos hablado sobre la importancia de dejar de depender del petróleo extranjero y dedicarnos a nuevos tipos de energía, como la eólica y solar. Pero a la vez, los intereses especiales y sus aliados en Washington han impedido el progreso en todo momento.

Por lo tanto, año tras año, nuestra dependencia del petróleo extranjero ha aumentado. Las familias han sido víctimas de grandes aumentos en el precio de la gasolina. Buenos empleos en producción industrial se han trasladado al extranjero. Y hemos visto a empresas producir nuevas tecnologías de energía y empleos de alta capacitación en países como China y la India y Alemania en vez de Estados Unidos.

Por eso era esencial –para nuestra economía, nuestra seguridad y nuestro planeta– que finalmente le hiciéramos frente a este desafío. Por eso, desde que asumimos el mando, mi gobierno hizo el histórico compromiso de promover la tecnología de energía limpia. Esto se traducirá en cientos de miles de nuevos empleos en Estados Unidos para el 2012. Empleos para los contratistas que instalen ventanas y aislamiento para ahorrar energía. Empleos para obreros de fábrica que construyan baterías de alta tecnología para vehículos, además de autos eléctricos y camiones híbridos. Empleos para los ingenieros y las cuadrillas de construcción que construyan granjas de viento y plantas solares que aumentarán al doble la energía renovable que podemos generar en este país. Se trata de empleos para forjar el futuro.

Por ejemplo, quiero compartir con ustedes un nuevo acontecimiento, que es posible gracias a los incentivos de energía limpia que creamos. Este mes en el desierto Mojave, una empresa llamada BrightSource planea comenzar a construir un nuevo y revolucionario tipo de planta de energía solar. Se pondrá a trabajar en la construcción de la planta de vanguardia a aproximadamente 1000 personas. Y cuando esté lista, convertirá luz solar en energía para hasta 140,000 viviendas, la mayor planta de este tipo en el mundo. No en China, no en la India sino en California.

Con proyectos como éste y otros en este país, estamos reclamando nuestro continuo liderazgo en la nueva economía mundial. Y estamos poniendo a estadounidenses a trabajar en la producción de energía limpia y generada dentro del país que ayudará a reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero y a proteger a nuestro planeta para beneficio de generaciones futuras.

Sin embargo, en Washington hay quienes quieren hacer que dejen de operar. Es más, en la Promesa que los líderes republicanos recientemente dieron a conocer, están prometiendo poner fin a todos los proyectos de energía limpia, incluidos aquéllos en marcha, a pesar de todos los empleos y el potencial que conllevan.

Eso no tiene sentido para nuestra economía. No tiene sentido para los estadounidenses que están buscando empleo. Y no tiene sentido para el futuro. Dar marcha atrás y eliminar estos planes significa entregarles nuestra ventaja competitiva a China y otros países. Significa que nos volveremos incluso más dependientes del petróleo extranjero. Y, en un momento de dificultades económicas, significa renunciar a empleos que necesitamos urgentemente. Es más, eliminar este proyecto nos costaría unos 1000 empleos.

Eso es lo que está en juego en este debate. Podemos regresar a la fracasada política energética que producía ganancias para las empresas petroleras pero debilitaba a nuestro país. Podemos regresar a los tiempos en que las industrias con promesa se establecían en el extranjero. O podemos ir en busca de nuevos empleos en industrias que están creciendo. Y podemos promover la innovación y ayudar a hacer a nuestra economía más competitiva. Sabemos cuál opción es la acertada para Estados Unidos. Necesitamos hacer lo que siempre hemos hecho: poner nuestra ingeniosidad y espíritu intrépido a trabajar por un futuro más prometedor.

Gracias.

White House Shareables