The White House

Oficina del Secretario de Prensa

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Para publicación inmediata                            

21 de octubre de 2011

 

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE SOBRE

EL FINAL DE LA GUERRA EN IRAK

 Sala de Prensa James S. Brady

 

12:49 P.M. EDT

 

 EL PRESIDENTE:  Buenas tardes a todos. Como candidato para Presidente, prometí poner un fin responsable a la guerra en Irak – para el bien de nuestra seguridad nacional y para reforzar el liderazgo estadounidense en todo el mundo. Después de asumir la presidencia, anuncié una estrategia nueva que pondría fin a nuestra misión de combate en Irak y que retiraría a todas nuestras tropas para finales de 2011. 

En mi capacidad de Comandante en Jefe, asegurar el éxito de esta estrategia ha sido una de mis primeras prioridades de seguridad nacional. El año pasado, anuncié el final de nuestra misión de combate en Irak. Y, hasta la fecha, hemos retirado más de 100,000 tropas. Los iraquíes han tomado responsabilidad completa por la seguridad de su país. 

Hace unas horas, hablé con el Primer Ministro Maliki de Irak. Le reafirmé que Estados Unidos cumple sus compromisos. Él habló de la determinación del pueblo iraquí de forjar su propio futuro. Estamos plenamente de acuerdo sobre la forma de seguir adelante. 

Entonces, hoy puedo informarles que, según prometí, el resto de nuestras tropas en Irak estarán de regreso para finales del año. Después de casi nueve años, la guerra de Estados Unidos en Irak habrá terminado. 

Durante los próximos dos meses, nuestras tropas en Irak – decenas de miles de tropas – empacarán sus equipos y embarcarán en convoy para el viaje de regreso. Los últimos soldados estadounidenses cruzarán la frontera para salir de Irak con la cabeza alta, orgullosos de su éxito y sabiendo que el pueblo estadounidense está unido en apoyo de nuestras tropas. Así es la forma en que terminarán los esfuerzos militares de Estados Unidos en Iraq.

No obstante, toda vez que marcamos este hito importante, también pasamos a una fase nueva en las relaciones entre Estados Unidos e Irak. A partir del 1° de enero, y en consonancia con nuestro Acuerdo Marco Estratégico con Irak, será una relación normal entre estados soberanos, una alianza de igualdad basada en intereses mutuos y respeto mutuo. 

En la conversación de hoy, el Primer Ministro Maliki y yo acordamos que se convocará una reunión del Comité de Coordinación Superior del Acuerdo Marco Estratégico durante las próximas semanas. Asimismo, invité al Primer Ministro a visitar la Casa Blanca en diciembre, a medida que planifiquemos todo el trabajo importante que juntos tenemos que realizar. Esta será una alianza sólida y duradera. Encabezados por nuestros diplomáticos y asesores civiles, ayudaremos a los iraquíes a re fortalecer instituciones justas, representativas y responsables. Estableceremos relaciones nuevas de comercio, cultura y educación, que desatarán el potencial del pueblo iraquí. Nos aliaremos con un Irak que contribuye a la seguridad y paz regional, a la vez que insistiremos que otras naciones respeten la soberanía de Irak.

Tal como le dije al Primer Ministro Maliki, continuaremos las discusiones sobre formas en las cuales podríamos ayudar a Irak a entrenar y equipar sus fuerzas – de nuevo, al igual que ofrecemos entrenamiento y ayuda a países de todo el mundo. Al fin y al cabo, habrá días difíciles en el futuro de Irak, y Estados Unidos seguirá teniendo un interés en un Irak estable, seguro e independiente. Al igual que los iraquíes han perseverado durante época de guerra, tengo la confianza de que puedan forjar un futuro digno de su historia como cuna de la civilización. 

Aquí en Estados Unidos, los meses venideros serán otra época de regresos. En todo Estados Unidos, nuestros hombres y mujer militares se reunirán con sus familias. Hoy, puedo decir que nuestras tropas en Irak definitivamente estarán de regreso a casa para las fiestas.   

Este diciembre será una época para reflexionar sobre todo lo que hemos pasado en esta guerra. Me uniré al pueblo estadounidense para honrar a los más de 1 millón estadounidenses que han servido en Irak. Honraremos a nuestros numerosos guerreros heridos y los casi 4,500 patriotas estadounidenses – y sus contrapartes iraquíes y de la coalición – que dieron sus vidas para este esfuerzo.

Y, por último, quisiera observar que el final de la guerra en Iraq refleja una transición mayor. La marea de guerra se está amainando. La reducción de tropas en Irak nos ha permitido reenfocar nuestra lucha contra al Qaeda y lograr importantes victorias contra su liderazgo – Osama bin Laden incluido. Ahora, a la vez que retiramos nuestras últimas tropas de Iraq estamos comenzando a retirar nuestras tropas de Afganistán, donde hemos iniciado una transición a seguridad afgani en el liderazgo. Al principio de mi presidencia, había aproximadamente 180,000 tropas desplegadas en las dos guerras. Para el final de este año, esta cifra se habrá reducido a la mitad, y no tengan dudas: Seguirá bajando. 

Entretanto, ayer marcó el final definitivo del régimen de  Qaddafi en Libia. En ese país también, nuestras fuerzas militares jugaron un papel crítico en la conformación de una situación en tierra en la cual el pueblo libio puede forjar su propio futuro. Hoy, la OTAN está trabajando para llevar a clausura a esta misión exitosa. 

En resumen, Estados Unidos sigue adelante desde una posición de fuerza. La larga guerra en Irak terminará para finales de este año. La transición en Afganistán está avanzando, y nuestras tropas por fin están regresando a su país. Al hacerlo, menos despliegues y más tiempo de entrenamiento ayudarán a mantener nuestros servicios militares como los mejores del mundo. Y, al dar la bienvenida de regreso a nuestros veteranos más recientes, jamás dejaremos de trabajar para dar a ellos y sus familias el cuidado, los beneficios y las oportunidades que se han ganado. 

Esto incluye reclutar a nuestros veteranos en el mayor reto que actualmente enfrentamos como nación – la creación de oportunidades y empleos en este país. Pues, tras una década de guerra, la nación que necesitamos construir – y la nación que construiremos – es la nuestra; un Estados Unidos que ve la recuperación de su fuerza económica, al igual que hemos recuperado nuestro liderazgo alrededor del mundo. 

Muchas gracias.

 FIN           12:55 P.M. EDT

White House Shareables