THE WHITE HOUSE

Oficina del Secretario de Prensa

Para publicación inmediata                          20 de diciembre, 2011 

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE

SOBRE EL RECORTE DE LOS IMPUESTOS SOBRE LA NÓMINA 

Salón James S. Brady de reuniones informativas de la prensa

 

1:59 P.M. EST

EL PRESIDENTE:  Hola a todos.  Lamento interrumpirlos. 

SR. CARNEY:  Estamos atentos, señor.

EL PRESIDENTE:  Gracias.  Buenas tardes a todos.  No es un secreto que no ha habido abundancia de partidismo en Washington este año.  Y es por eso que lo que sucedió el sábado tiene tanta importancia. 

Prácticamente el Senado completo, incluyendo a casi todos los Republicanos, votó para impedir que 160 millones de trabajadores estadounidenses recibieran un aumento de impuestos el 1° de enero.  Casi todo el Senado votó para cerciorarse de que los casi 2 millones y medio de estadounidenses que están en la calle buscando trabajo no pierdan la indemnización por desempleo en los primeros dos meses del próximo año.  Y prácticamente todo el mundo, tanto Demócratas como Republicanos, se comprometió a garantizar que al principio del año entrante encontremos la manera de prolongar el recorte de los impuestos sobre la nómina y la indemnización por desempleo hasta el final de 2012.

Sin embargo, ahora, a pesar de que tanto los Republicanos como los Demócratas en el Senado estaban dispuestos a llegar a un acuerdo para el bien del país, una facción de los Republicanos en la Cámara se niega a siquiera votar sobre el proyecto de ley del Senado, que es un proyecto de ley que les recorta los impuestos a 160 millones de estadounidenses.  Y, debido a su negación a cooperar, todos esos habitantes de nuestro país podrían enfrentar un aumento de impuestos en tan sólo 11 días, y millones de ellos que están buscando trabajo podrían enfrentar la realidad de que su indemnización por desempleo venza.

Ahora, seamos muy claros.  Ahora mismo, el acuerdo bipartidista al que se llegó el sábado es la única manera viable de impedir un aumento de impuestos el 1° de enero.  Es la única.  Todos los líderes del Congreso, tanto Demócratas como Republicanos, dicen que están comprometidos a cerciorarse de prolongar el recorte de los impuestos sobre la nómina y la indemnización por desempleo para todo el año.  Y, por cierto, esto es algo por lo que yo abogué hace meses. 

El asunto es que los líderes Republicanos y Demócratas del Senado negociaron sobre un acuerdo de un año, lograron un buen progreso, pero determinaron que necesitaban más tiempo para llegar a un acuerdo.  Y es por eso que aprobaron una póliza de seguro, para cerciorarse de que los impuestos no suban el 1° de enero. 

De hecho, los Republicanos de la Cámara dicen que ellos no disputan la necesidad de un recorte a los impuestos sobre la nómina.  Lo que ellos realmente están tratando de hacer, lo que ellos realmente desean, es exprimir concesiones por parte de los Demócratas sobre asuntos que no tienen nada que ver con el recorte de los impuestos sobre la nómina, asuntos en que los dos partidos están fundamentalmente en desacuerdo.  De manera que un acuerdo de un año no es el problema; podemos y llegaremos a ese acuerdo, siempre que esté enfocado en el recorte de los impuestos sobre la nómina y en la indemnización por desempleo y no en asuntos totalmente ajenos.

El problema actualmente es éste:  El reloj corre; el tiempo se acaba.  Y, si los Republicanos de la Cámara se niegan a votar a favor del proyecto de ley del Senado, o ni siquiera permiten que se someta a votación, los impuestos subirán dentro de 11 días.  Hoy vi que uno de los Republicanos de la Cámara se refirió a lo que ellos están haciendo como, “póker con altas apuestas”.  Está en lo cierto sobre las apuestas, pero esto no es póker, ni es un juego, esto no debe ser la politiquería habitual.  Ahora mismo, la recuperación está frágil, pero está tomando el camino correcto.  Si no logramos hacer esto, podría haber graves efectos no sólo para las familias sino también para la economía tomada en conjunto.  No es un juego para la familia promedio, que no tiene unos 1,000 dólares adicionales para perderlos.  No es un juego para alguien que esté en la calle buscando trabajo actualmente, y podría perder su casa si no recibe la indemnización por desempleo.  No es un juego para los millones de estadounidenses que sufrirán un golpe certero cuando toda la economía se haga más lenta debido a que estas propuestas no se prolongaran.

Acabo de regresar de una ceremonia en la Base Aérea Andrews, donde recibimos la bandera y los colores bajo los que lucharon nuestras tropas en Irak, y conocí a algunos de los últimos hombres y mujeres que regresan a casa de esa guerra.  Y estos estadounidenses, y todos aquellos que prestan servicios, son emblemáticos del valor y el altruismo y el patriotismo y, cuando ellos luchan juntos, y a veces mueren juntos, ellos no saben y realmente no les importa quién es Demócrata y quién es Republicano y qué nivel tiene alguien en las encuestas y cómo podría esto desenvolverse en la sala de opiniones partidarias.  Ellos funcionan en equipo, y ellos hacen su trabajo.  Y lo hacen por algo que es más grande que ellos mismos. 

La gente en este pueblo tiene que aprender algo de ellos.  Ahora mismo, tenemos cosas más importantes por las que preocuparnos que la política.  Tenemos cosas más importantes por las que preocuparnos que por guardar las apariencias, o entender la política interna del comité legislativo.  Tenemos gente que cuenta con nosotros para hacerles la vida un poquito más fácil, para crear una economía en la que el trabajo duro se reconozca y la responsabilidad se recompense.  Y les debemos a ellos ahora llegar a un acuerdo y hacer lo correcto.  Eso es lo que hizo el Senado.  Los Demócratas y los Republicanos en el Senado dijeron: vamos a dejar de lado nuestras peleas sobre otros temas y tomar la decisión y hacer lo que debemos hacer sobre algo en lo que todos estamos de acuerdo.  Tomemos la decisión y hagámoslo.  Ya tendremos tiempo más adelante para la política; tendremos tiempo más adelante para sostener las luchas en torno a muchos otros asuntos.  Sin embargo, ahora, sabemos que esto beneficia a la economía; y tomaron la decisión e hicieron lo correcto.

Necesito que el Presidente de la Cámara y los Republicanos de la Cámara hagan lo mismo.  Pongan a un lado la política, pongan a un lado los temas donde existen desacuerdos fundamentales, y lleguen a un acuerdo sobre algo en que todos estamos de acuerdo.  Y no tomemos riesgos estratégicos calculados.  El pueblo de Estados Unidos está cansado de eso; está harto de eso.  Ellos esperan algo mejor.  Les pido al Presidente de la Cámara y a los líderes Republicanos de la Cámara que sometan el proyecto de ley del Senado a votación.  Denle al pueblo de Estados Unidos la certeza que éste necesita en esta época de fiestas.

Gracias.

 FIN                2:07 P.M. EST

White House Shareables