THE WHITE HOUSE

Oficina del Secretario de Prensa

______________________________________________________________________________

EMBARGADO HASTA LAS 6 AM ET DEL SÁBADO, 4 de febrero, 2012

MENSAJE SEMANAL: Ya es hora de que el Congreso actúe para ayudar a los dueños de casas que son responsables

WASHINGTON, D.C. — En el mensaje de esta semana, el Presidente Obama continuará su llamada para regresar a los Estados Unidos sus valores, incluyendo justicia e igualdad, como parte de su plan específico para una economía construida para que perdure.  Es por eso que el Presidente está enviando al Congreso su plan para dar a los dueños de casas responsables la oportunidad de ahorrar miles de dólares en sus hipotecas al poder refinanciar a tasas históricamente bajas sin tener que agregar un centavo al déficit.  La crisis inmobiliaria ha sido la mayor resistencia al avance de la recuperación, y aunque las acciones de la Administración han ayudado a los dueños de casas responsables a refinanciar sus hipotecas y quedarse en sus hogares, el Congreso debe actuar ahora para seguir ayudando a los dueños de casas y a la economía.  El Presidente Obama les pide a todos los estadounidenses que les digan a sus funcionarios electos que aprueben este plan para seguir manteniendo a más familias en sus hogares y para que más vecindarios sigan prosperando íntegramente.

La versión del mensaje en audio y video estará disponible en línea visitando www.whitehouse.gova partir de las 6:00 a.m. ET, el sábado 4 de febrero, 2012.

Declaraciones del PresidenteBarack Obama

Mensaje semanal

La Casa Blanca

Sábado, 4 de febrero, 2012

Durante el último par de semanas, he estado viajando por todo el país y hablando con la gente acerca de mi plan para una economía construida para que perdure. Es un plan que se centra en la restauración de las cosas que siempre hemos hecho de la mejor manera posible. Nuestros puntos fuertes. La manufactura estadounidense. El sector energético estadounidense. Las destrezas y la educación de los trabajadores estadounidenses.

Y lo más importante, los valores estadounidenses como la equidad y la responsabilidad.

Sabemos lo que ocurrió cuando nos desviamos de esos valores en la última década, sobre todo en lo que respecta a nuestro mercado de la vivienda.

Los prestamistas vendieron préstamos a familias que no podían pagarlos. Los bancos ofrecieron esas hipotecas en paquetes y las negociaron para obtener ganancias ilegítimas. Eso hizo subir los precios y creó una burbuja insostenible que estalló - y dejó en condiciones pésimas a millones de familias que habían hecho todo bien.

Fue un error. La crisis de la vivienda ha sido por sí sola el mayor obstáculo en nuestra recuperación de la recesión. Ha mantenido a millones de familias endeudadas y sin poder hacer gastos, y ha dejado sin trabajo a cientos de miles de trabajadores de la construcción.

Pero hay algo aún más importante en juego. He estado diciendo que este es un punto de inflexión para la clase media. Y la crisis de la vivienda afectó justamente lo que significa ser de clase media en este país: ser propietario de una casa. Criar a nuestros hijos. Forjar nuestros sueños.

En este momento, hay más de 10 millones de propietarios de vivienda en este país que, debido a la caída del precio de las viviendas por motivos ajenos a su voluntad, deben más en sus hipotecas de lo que valen sus viviendas. Ahora bien, es erróneo sugerir que la única opción que tienen los propietarios de vivienda responsables y en aprietos es sentarse y esperar a que el mercado inmobiliario toque fondo. Yo no acepto eso. Ninguno de nosotros debería aceptarlo.

Es por eso que hace un par de años pusimos en marcha un plan que ha ayudado a casi un millón de propietarios de vivienda responsables a refinanciar sus hipotecas y a ahorrar un promedio de $300 en sus pagos mensuales. Ahora, yo seré el primero en admitir que no ayudó a tanta gente como esperábamos. Pero eso no significa que no debamos seguir intentándolo.

Es por eso que estoy enviando al Congreso un plan que les dará a todos los propietarios de vivienda responsables la oportunidad de ahorrar alrededor de $3,000 al año en sus hipotecas mediante una refinanciación a tasas históricamente bajas. No más burocracia. No más formularios interminables. Y un pequeño cargo para las instituciones financieras más grandes asegurará que éste no añada ni un centavo al déficit.

Quiero ser claro: este plan no va a ayudar a la gente que compró una casa que no podían pagar y luego la abandonaron. No va a ayudar a quienes compraron varias casas para luego venderlas solamente.

Lo que este plan va a hacer es ayudar a millones de propietarios de vivienda responsables que hacen sus pagos cada mes, pero que, hasta ahora, no han podido refinanciar debido a que el valor de su casa seguía bajando o a que se vieron abrumados por el exceso de trámites burocráticos.

Pero aquí está el truco. Para poder reducir los pagos de la hipoteca de millones de estadounidenses, es necesario que el Congreso actúe.  Ellos son los que tienen que aprobar este plan. Y como cualquiera que haya escuchado las noticias en los últimos seis meses les puede decir, lograr que el Congreso haga algo en estos días no es un trabajo fácil.

Es por eso que voy a seguir presionando al Congreso para que haga lo correcto. Pero también necesito la ayuda de ustedes. Necesito su voz. Necesito que todos los que estén de acuerdo con este plan tomen el teléfono, envíen un correo electrónico, envíen un tweet, visiten y les recuerden a sus representantes en Washington para quién trabajan. Díganles que aprueben este plan. Díganles que ayuden a más familias a conservar sus hogares, y  a más vecindarios a mantenerse dinámicos e intactos.

La verdad es nuestro mercado de vivienda tardará en reponerse. Tomará tiempo para que nuestra economía se recupere por completo. Pero hay medidas que podemos tomar, ahora mismo, para que este país avance. Eso es lo que me comprometo a hacer como su Presidente, y espero que los miembros del Congreso se unan a mí.

Gracias y que disfruten del fin de semana.

White House Shareables