THE WHITE HOUSE

Oficina del Secretario de Prensa

____________________________________________________________________________

Para publicación inmediata

21 de febrero, 2012

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE

SOBRE EL RECORTE A LOS IMPUESTOS SOBRE LA NÓMINA

Auditorio del Patio Sur

11:41 A.M. EST

EL PRESIDENTE: ¡Hola!  Es un gusto verlos a todos.  Tomen asiento, por favor.  Tomen asiento.  (Aplausos.)  Buenos días.  Quiero agradecerles a todos por haber venido. 

Quiero darle las gracias a Joe Biden, mi estupendo vicepresidente -- (aplausos) – que se encuentra aquí hoy, y a los miembros de mi administración por estar con nosotros.  Pero, sobre todo, quiero agradecerles a los hombres y mujeres que están aquí de pie conmigo hoy, así como a todos los estadounidenses que hicieron que se escucharan sus voces durante el debate sobre la prolongación del recorte a los impuestos sobre la nómina y de la indemnización por desempleo. 

Estamos aquí debido a ustedes.  Esto se logró debido a ustedes; porque ustedes hicieron llamadas, enviaron correos electrónicos, enviaron tweets a sus representantes y exigieron acción.  Ustedes dejaron claro que querían ver el uso de sentido común en Washington.  Y, debido a que lo hicieron, no habrá ningún trabajador estadounidense  que sufra un aumento de impuestos en este año.  Ésas son buenas noticias.  (Aplausos.)  Debido a lo que ustedes hicieron, millones de estadounidenses que siguen buscando trabajo van a continuar recibiendo ayuda mediante la indemnización por desempleo.  Eso se debe a ustedes.  Yo le pedí -- (aplausos) – eso merece que se aplauda también.  (Aplausos.) 

Ustedes recordarán que yo le pedí al Congreso que aprobara este recorte de impuestos para la clase media en septiembre como parte de mi plan más general para los empleos.  Y, para la típica familia estadounidense, es muy importante.  Significa $40 adicionales en su cheque de pago.  Y esos $40 ayudan a pagar la renta, la comida, el costo cada vez mayor de la gasolina, algo que preocupa a mucha gente en este momento.  LaRonda Hills, que está aquí mismo, nos dijo que $40 cubre su factura del agua de un mes.  Así es que este recorte de impuestos les hace una diferencia a muchas familias.  Puedes volver aquí a tu puesto, Joe.  (Risas.)  Y el hecho de que haya más gente que gaste más dinero significa que más negocios podrán contratar a más trabajadores, y toda la economía recibirá un estímulo al tiempo que la recuperación está comenzando a levantar cierta presión. 

De manera que el Congreso hizo lo correcto en este caso.  Ellos escucharon las voces del pueblo estadounidense.  Cada parte hizo algunas concesiones.  Aprobamos algunas reformas importantes para ayudar a convertir la indemnización por desempleo en indemnización por reempleo, de manera que más gente reciba la capacitación y las habilidades que requiere para conseguir nuevamente un empleo.  Aprobamos una iniciativa que creará empleos mediante la expansión de la banda ancha inalámbrica y garantizando que el personal de auxilio tenga acceso a las tecnologías más innovadoras para salvar vidas.  Y aquí tenemos a algunos del personal de auxilio.  Estamos sumamente agradecidos por el trabajo que ellos hacen. (Aplausos.) 

Así es que, al final, todos actuaron para beneficio de la clase media, y de la gente que se esfuerza por llegar a la clase media con su duro trabajo.  Y es así como debe ser.  Eso es lo que espera el pueblo estadounidense, y eso es lo que éste se merece. 

Ahora bien, mi mensaje al Congreso es el siguiente: No se detengan aquí.  Sigan adelante.  (Aplausos.)  Sigan tomando la acción que la gente pide para lograr que la economía siga creciendo.  Puede que éste sea año de elecciones, pero el pueblo estadounidense no tiene paciencia para tolerar el estancamiento y sólo un partidismo reflexivo, y sólo prestarles atención a las cifras de votación y a las próximas elecciones, en lugar de a la próxima generación y lo que podemos hacer para fortalecer las oportunidades para todos los estadounidenses.  Los estadounidenses no pueden darse el lujo de posponer las decisiones difíciles.  Ni tampoco debemos hacerlo nosotros.  Hay mucho más que podemos hacer, y hay bastante tiempo para hacerlo, si queremos construir una economía en la que todo estadounidense tenga la oportunidad de encontrar un buen empleo que pague bien y que mantenga a una familia. 

Por ejemplo, el Congreso tiene que aprobar mi plan para ayudar a los dueños de casa responsables a ahorrarse alrededor de $3,000 al año mediante el refinanciamiento de sus viviendas, sus hipotecas, a tasas históricamente bajas.  (Aplausos.)  Estamos haciendo lo que podemos administrativamente para ofrecerles a algunos estadounidenses esa oportunidad.  Yo quiero que todos los estadounidenses tengan esa oportunidad.  Y necesitamos que el Congreso tome medidas para hacerlo.

El Congreso tiene que actuar de manera que se apoye a las pequeñas empresas de EE.UU., y especialmente las compañías que quieran exportar.  Es hora de que dejemos de recompensar a los negocios que envían empleos al extranjero y que comencemos a recompensar a las compañías aquí mismo que quieran crear empleos en los Estados Unidos y venderles a otros países en lugar de exportar los empleos a otros países.  Eso es lo que tenemos que hacer.  El Congreso puede tomar medidas para eso.  (Aplausos.)

El Congreso tiene que hacer realidad la Regla de Buffett.  Es un asunto de sentido común.  (Aplausos.)  Si uno gana más de un millón de dólares al año, gana más de un millón de dólares al año, uno debe pagar una tasa de impuestos de al menos el 30 por ciento.  (Aplausos.)  Y, si uno lo hace, eso significa que, si uno gana menos de $250,000 al año, como es el caso del 98 por ciento de los estadounidenses, uno no debe experimentar un aumento de impuestos.  Y no aumentaremos el déficit.  

Éstas son cosas que podemos hacer ahora.  No debe resultar tan difícil.  Ahora bien, cuando el Congreso se niegue a actuar, Joe y yo vamos a actuar.  (Aplausos.)  En los próximos meses, cada vez que tengamos la oportunidad, vamos a tomar medidas por nuestra cuenta para mantener la economía en movimiento.  Porque tenemos dos opciones en este momento.  Podemos conformarnos con un país en el que a unas cuantas personas les vaya muy bien y el resto tenga simplemente que esforzarse para subsistir, o podemos construir una economía en la que todos tengan una oportunidad justa, y todos hagan lo que les corresponde justamente hacer, y todos asuman su responsabilidad, y todos se rijan por el mismo conjunto de reglas.  Y ésa es la economía que yo quiero.  (Aplausos.)  

Todavía tenemos ciertas dificultades pendientes.  Estamos saliendo de la peor crisis económica en nuestras vidas.  Nos queda un largo camino que recorrer antes de que todas las personas que están buscando trabajo lo encuentren.  Sin embargo, donde estamos ahora luce muy diferente a donde estábamos hace unos años.  Durante los últimos 23 meses, los negocios han creado 3.7 millones de nuevos empleos.  Las empresas manufactureras están contratando por primera vez desde la década de 1990.  La industria automotriz ha vuelto a predominar.  Nuestra recuperación está levantando presión.  Nuestra economía se está fortaleciendo.  Así es que estamos encaminados en la dirección correcta.  Y lo que debemos evitar a toda costa es dar un giro y regresar a las políticas que nunca funcionaron. 

Por eso es que es tan importante que nos mantengamos enfocados y que el Congreso continúe haciendo las cosas que el pueblo estadounidense quiere que se hagan para poder mejorar la economía.  Tenemos que construir una economía que se base en la manufactura de EE.UU. y en energía creada por EE.UU., y que mejore las habilidades y la capacidad de los trabajadores de EE.UU.  Tenemos que cerciorarnos de que, cuando pensemos en la energía, estemos abasteciendo a EE.UU. mediante fuentes de energía domésticas y alternativas que nos hagan más seguros y menos dependientes del petróleo extranjero.  Cuando pensemos en las habilidades de los trabajadores estadounidenses, tenemos que cerciorarnos de que todos tengan la oportunidad de asistir a programas universitarios no sólo de cuatro años, sino también de dos años, que son las universidades comunitarias que la Dra. Jill Biden está haciendo tan magnífica labor por promover en todo el país.

Hemos presentado planes en cada una de esas áreas que pueden hacer una inmensa diferencia.  Sin embargo, lo más importante es que tenemos que lograr el regreso a ciertos valores que son únicos de nuestra cosecha: el trabajo duro, la participación justa y la responsabilidad compartida.  Eso es lo que nos define como pueblo.

Y el motivo de que me siento tan seguro de nuestro futuro es debido a la gente que está aquí de pie conmigo hoy, algunos de los que se encuentran en el público, debido a todas las familias y los trabajadores y los dueños de pequeñas empresas y los estudiantes y las personas de la tercera edad que he conocido durante las últimas semanas y que he conocido durante el transcurso de mi carrera política.  Cuando las épocas son difíciles, los estadounidenses no se dan por vencidos.  Sino que van adelante.  Hacen lo que sea necesario para lograr mejorar sus vidas, mejorar sus comunidades y mejorar su país. 

Y, ya sea con o sin el Congreso, voy a continuar luchando por ellos todos los días.  Espero sinceramente que el Congreso se una a mí.  En lugar de pasar los próximos meses en un montón de debates políticos falsos, concentrándose en las próximas elecciones, espero que pasemos cierto tiempo concentrándonos en los estadounidenses de la clase media y en aquellos que se esfuerzan por llegar a la clase media.  Tenemos mucho trabajo por delante.  Hagámoslo.

     Muchísimas gracias a todos.  Gracias por el magnífico trabajo que hicieron.  Les agradezco y me siento orgulloso de ustedes.  Muchas gracias.  (Aplausos.)  

White House Shareables