THE WHITE HOUSE

Oficina del Secretario de Prensa

______________________________________________________________________________

EMBARGADO HASTA LAS 6:00 AM ET, del SÁBADO, 25 de febrero, 2012

MENSAJE SEMANAL: Una estrategia integral para la energía de EE.UU.

WASHINGTON, DC — En su mensaje de esta semana, el Presidente Obama le habló al pueblo estadounidense sobre la importancia de adoptar una estrategia integral para hacerles frente a los retos de energía que encara nuestra nación que tome en cuenta todas las opciones que tenemos.  Con sólo el 2% de las reservas de petróleo del mundo, no podemos simplemente perforar un camino que nos lleve a precios de la gasolina más bajos, como han sugerido algunos en Washington.  Los estadounidenses entienden que tenemos que tener una estrategia a largo plazo que use toda fuente disponible de energía, incluyendo la de petróleo, de gas, eólica, solar, nuclear, biocombustibles, y más.  Tampoco podemos dejar de reconocer la función tan importante que puede tener el hecho de aumentar la eficiencia de nuestros autos y camiones para reducir nuestra dependencia del petróleo y para ahorrarles dinero a los consumidores en la bomba de gasolina.  Por último, en una época en que las compañías petroleras están teniendo utilidades sin precedente y las familias de este país están pagando precios sin precedente, tenemos que ponerle fin, de una vez para siempre, a los $4 mil millones anuales de exenciones tributarias que reciben dichas compañías.  No hay soluciones rápidas a este problema, pero juntos podemos hacer un verdadero esfuerzo por vencer los retos de energía que encaramos y ayudar a crear empleos en EE.UU.

El audio y el vídeo de este mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.govapartir delas 6:00 a.m. ET, del sábado, 25 de febrero, 2012.

Declaraciones del Presidente Barack Obama

Mensaje Semanal

La Casa Blanca

Sábado, 25 de febrero, 2012

Hola a todos.

En el Estado de la Unión, yo presenté tres áreas en las que tenemos que concentrarnos si vamos a construir una economía que perdure: la manufactura de EE.UU., nuevas habilidades y estudios para los trabajadores de EE.UU., y nuevas fuentes de energía hecha en EE.UU.

Actualmente, estamos experimentando otro nuevo recordatorio penoso de por qué el desarrollo de nueva energía es tan importante para nuestro futuro.  Al igual que el año pasado, los precios de la gasolina están comenzando a subir.  Sólo que, esta vez, está sucediendo más temprano.  Y eso nos afecta a todos: todo el que tiene un auto; todo el que es dueño de un negocio.  Significa que uno tiene que estirar su cheque de cobro un poco más.  Alguna gente no tiene otra opción que manejar un camino largo al trabajo, y los precios altos de la gasolina son como un impuesto que sale directamente de sus cheques de cobro.

Ahora bien, algunos políticos siempre ven esto como una oportunidad política.  Y debido a que éste es un año de elecciones, ya ellos están desempolvando sus planes de tres puntos para una gasolina de $2.  Les evito la incertidumbre: El primer paso es perforar, el segundo paso es perforar, y el tercer paso es seguir perforando.  Todos los años escuchamos lo mismo. 

Pues bien el pueblo americano no es tonto.  Ustedes saben que eso no es un plan; especialmente debido a que ya estamos perforando por petroleo.  Es un  eslogan para calcomanía del parachoques.  No es una estrategia para solucionar nuestro reto de la energía.  Es una estrategia para que los políticos sobrevivan las elecciones. 

Ustedes saben que no hay soluciones rápidas para este problema, y ustedes saben que no podemos simplemente perforar nuestro camino para llegar a unos precios de gasolina más bajos.  Si vamos a tomar el control del futuro de nuestra energía y evitar estas subidas del precio de la gasolina a largo plazo, entonces necesitamos una estrategia sostenida e integral que desarrolle toda fuente disponible de energía americana: de petróleo, de gas, eólica, solar, nuclear, biocombustibles, y más.  Tenemos que continuar desarrollando la tecnología que nos permita usar menos petróleo en nuestros autos y camiones; en nuestros edificios y nuestras plantas.  Ésa es la estrategia que buscamos, y ésa es la única verdadera solución a este reto. 

Ahora bien, indudablemente necesitamos la producción segura y responsable de petróleo aquí en EE.UU.  Por eso es que, bajo mi Administración, EE.UU. está produciendo más petróleo ahora que en ningún momento en los últimos ocho años.  En 2010, nuestra dependencia del petróleo extranjero estuvo por debajo del 50% por primera vez en más de una década.  Y, aunque no hay soluciones milagrosas a corto plazo en lo que respecta a los precios de la gasolina, yo le he encargado a mi administración que investigue todas las áreas específicas donde podemos tener un impacto y ayudar a los consumidores en los próximos meses, desde los embotellamientos en el proceso de obtener permisos para llegar a la entrega hasta lo que está sucediendo en los mercados de petróleo. 

Sin embargo, a largo plazo, una estrategia integral con respecto a la energía significa que tenemos que hacer más.  Significa que tenemos que tomar decisiones. 

He aquí un ejemplo.  Ahora mismo, cuatro mil millones de sus dólares de impuestos subvencionan la industria petrolera todos los años.  Cuatro mil millones de dólares. 

Imagínense.  Tal vez algunos de ustedes están escuchando este mensaje ahora mismo en su auto, entrando a una estación de gasolina para llenar su tanque.  A medida que observen la subida de las cifras, sepan que las utilidades de las compañías petroleras jamás han sido mayores.  Y, no obstante, el Congreso sigue entregándoles a esas mismas compañías otros cuatro mil millones de dólares del dinero de ustedes.  Eso es exorbitante.  Es imperdonable.  Y tiene que dejar de ser así.

Un siglo de subsidios a las compañías petroleras es demasiado tiempo.  Es hora de ponerles fin a los obsequios hechos por los contribuyentes a una industria que jamás ha sido tan lucrativa, y usar ese dinero para reducir nuestro déficit y apostar doble a una industria de energía limpia que jamás ha sido tan prometedora.  Debido a las inversiones que ya hemos hecho, el uso de la energía eólica y solar en este país prácticamente se ha duplicado, y miles de estadounidenses tienen empleos debido a ello.  Y debido a que establecimos las normas más estrictas de economía de combustible en la historia, nuestros autos promediarán casi 55 millas por galón para mediados de la próxima década, que es algo que, a través del tiempo, le ahorrará a la típica familia más de $8,000 en la bomba de gasolina.  Ahora bien, el Congreso tiene que mantener vigente ese impulso renovando las exenciones fiscales por energía limpia que darán lugar a más empleos y menos dependencia del petróleo extranjero. 

Pues bien, sabemos que no hay una solución milagrosa que logre bajar los precios de la gasolina ni reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero de la noche a la mañana.  Pero lo que sí podemos hacer es poner en orden nuestras prioridades y hacer un verdadero esfuerzo sostenido para hacerle frente a este problema.  Ése es el compromiso que necesitamos en este momento.  Y, con la ayuda de ustedes, es un compromiso que podemos hacer.  Muchas gracias.

White House Shareables