THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
______________________________________________________________________________
EMBARGADO HASTA LAS 6:00 AM ET,
SÁBADO, 28 de abril, 2012
 
MENSAJE SEMANAL: Ayuda a nuestros veteranos y miembros del servicio para tomar decisiones sobre estudios superiores
 
WASHINGTON, DC— En el mensaje de esta semana, el Presidente Obama habló al pueblo estadounidense sobre una nueva orden ejecutiva que firmó el viernes para tomar medidas serias contra malos actores que explotan a aquéllos de nuestros veteranos y miembros del servicio que se plantean realizar estudios superiores. Lamentablemente, estos hombres y mujeres valerosos reciben con frecuencia un bombardeo de información confusa o falsa por parte de instituciones educativas sobre asuntos tales como tasas de interés en préstamos, transferencia de créditos y programas de colocación de empleo. La nueva orden ejecutiva del Presidente facilita la toma de decisiones informada por parte de veteranos y miembros del servicio en lo que se refiere a ayudas económicas y pago de la educación, y también da una serie de pasos para acabar con las instituciones educativas deshonestas. El Presidente Obama en todo momento se asegurará de que aquéllos que sirven a este país reciban todas las oportunidades que merecen.
 
Los archivos de sonido e imagen correspondientes a este mensaje estarán disponibles en línea en el enlace www.whitehouse.gov a las 6:00 a.m. ET, sábado, 28 de abril, 2012. 
 
Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje Semanal
La Casa Blanca
Sábado, 28 de abril, 2012
 
El viernes viajé a Ft. Stewart en Georgia para encontrarme con los soldados de la Tercera División de Infantería.
 
Estos hombres y mujeres han luchado con valentía y honor en algunos de los lugares más peligrosos del planeta. Algunos de ellos no lograron volver. Pero los que lo hicieron combaten ahora en un tipo de batalla diferente aquí, en su tierra. Buscan nuevos empleos, nuevas oportunidades y nuevas maneras de servir.
 
Para muchos, esto significa volver a estudiar, y en los Estados Unidos contamos con una larga tradición a la hora de garantizar que nuestros veteranos de guerra y nuestros hombres y mujeres de uniforme puedan permitirse hacerlo. Después de la Segunda Guerra Mundial, ayudamos a una generación de estadounidenses, entre ellos mi abuelo, a recibir una educación gracias al proyecto de ley que concedía beneficios a los veteranos de guerra (GI Bill). Hoy en día, gracias al proyecto de ley del 11 de septiembre y al programa de ayuda económica para la matrícula (Tuition Assistance), el año pasado proporcionamos ayuda a más de medio millón de veteranos y a más de 300.000 miembros del servicio que están cursando unos estudios superiores.
 
Esto constituye un avance. Pero no basta simplemente con ayudar a nuestros veteranos y miembros del servicio a financiar su educación: necesitamos asegurarnos de que tengan todas las herramientas necesarias para tomar una decisión informada a la hora de elegir el programa adecuado.
 
La triste realidad es que existen algunos por ahí que están menos interesados en ayudar a nuestros hombres y mujeres de uniforme a avanzar que en hacer dinero fácil. Bombardean a los estudiantes en potencia con e-mails y les presionan para que tomen una decisión rápida. Algunas de estas personas orientan a estos nuevos reclutas para que tomen préstamos con intereses altos y los confunden sobre transferencias de crédito y programas de colocación de empleo. Uno de los peores ejemplos es el de un reclutador universitario que visitó a unos marines en sus barracones y matriculó a algunos con lesiones cerebrales tan graves que algunos de ellos no podían recordar las clases para las que el reclutador les había matriculado.
 
Esto es horroroso.  Es vergonzoso. E incluso aunque la mayoría de las instituciones educativas hacen lo correcto, tenemos que proteger contra los malos actores que no lo hacen.
 
Por este motivo, el viernes, firmé una orden ejecutiva para asegurar en gran medida la vida de los miembros de nuestro servicio, nuestros veteranos y sus familias. Y también para endurecer en gran medida la vida de cualquiera que pretenda explotarles.
 
Nos estamos asegurando de que los veteranos y miembros del servicio obtengan una hoja informativa sencilla bajo el título “Saber antes de endeudarse” (“Know Before You Owe”) que ofrece toda la información que necesitan sobre ayudas económicas y el pago de una educación. Estamos exigiendo a las instituciones educativas que ofrezcan asesoramiento para ayudar a los estudiantes a terminar sus estudios incluso en el caso de tener que mudarse o si se les desplega a otro lugar. Y estamos incrementando nuestros esfuerzos para acabar con los reclutadores deshonestos, reforzando las reglas sobre quién puede acceder a las bases y facilitando la presentación de demandas.
 
Cuando nuestros hombres y mujeres de uniforme cosechan un éxito, nuestro país también lo hace. Ellos nos cubren las espaldas: ahora es nuestro turno de cubrírselas a ellos. Y mientras yo sea Presidente, me aseguraré de que cualquier persona que sirva a este país obtenga todas las oportunidades que merece.
 
Gracias y que pasen un buen fin de semana.
 

 

White House Shareables