THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa


Para Publicación Inmediata
2 de junio 2012

MENSAJE SEMANAL: Es hora de que el Congreso ponga manos a la obra

WASHINGTON, DC — En su mensaje de esta semana, el PresidenteObama le habló al pueblo estadounidenses desde las instalaciones de manufactura de Honeywell en Minnesota sobre su propuesta para facilitarles a las empresas contratar a nuestros miembros del servicio militar que regresan a casa para empleos que utilicen sus habilidades y contribuyan a fomentar nuestra economía. Esta semana, el Presidente exhortó al Congreso a tomar acción sobre sus propuestas para el crecimiento de la economía y la creación de empleos tales como reintegrar a nuestros trabajadores de la construcción a la fuerza laboral, concederles a los dueños de las pequeñas empresas un beneficio fiscal por contratar a más trabajadores, ofrecerles a los dueños de casa responsables la oportunidad de refinanciar sus hipotecas, y garantizar que las mujeres obtenga una paga igual por el mismo trabajo que hacen los hombres.

El audio y el vídeo de este mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov a partir de las 6:00 a.m. ET, del sábado, 2 de junio, 2012.

Declaraciones del Presidente Barack Obama

Empleos para los veteranos de EE.UU.

Golden Valley, Minnesota

2 de junio, 2012

Hoy, me encuentro en una de las instalaciones de manufactura de Honeywell ubicada en Golden Valley, Minnesota, donde acabo de anunciar un paso que les facilitará a las compañías contratar a los miembros del servicio militar que regresan a casa y que tienen las habilidades que nuestro país necesita ahora mismo. Es otra parte de nuestro esfuerzo por cerciorarnos de que ningún estadounidense que luche por este país en el extranjero tenga que luchar por un empleo cuando regrese a casa. Por eso es que las empresas como Honeywell están respondiendo a nuestro reto de contratar a 100,000 veteranos movilizados después del 11 de septiembre y sus cónyuges para finales del próximo año. Por eso es que le he ordenado al gobierno que contrate a más de 200,000 veteranos hasta ahora, porque nuestra economía necesita su gran talento, y porque millones de estadounidenses todavía están buscando trabajo.   

Ahora mismo, este país todavía está luchando por salir de la peor crisis económica desde la Gran Depresión. La economía está volviendo a crecer, pero no está creciendo lo suficientemente rápido. Nuestras empresas han creado casi 4.3 millones de nuevos empleos durante los últimos veintisiete meses pero, según supimos por el informe sobre los empleos emitido esta semana, no estamos creando los empleos con suficiente rapidez. Al igual que en esta época el año pasado, nuestra economía enfrenta graves turbulencias. Los precios de la gasolina están comenzando a bajar nuevamente pero, cuando subieron durante los últimos meses, eso afectó seriamente el bolsillo de la gente. La crisis en la economía de Europa ha proyectado una sombra sobre la nuestra. Y todo esto hace que sea aun más difícil recuperarnos completamente y establecer las bases para una economía construida para que perdure. 

Sin embargo, desde el primer momento en que tomamos acción para evitar otra depresión, sabíamos que el camino a la recuperación no sería fácil. Sabíamos que tomaría tiempo, que habría sus altas y bajas en el camino. Pero también sabíamos que, si estábamos dispuestos a actuar de manera sabia, y audaz, y hacerlo juntos; si estábamos dispuestos a seguir adelante y no darnos por vencidos, seríamos más fuertes después de la recuperación. 

Nada ha quebrantado mi fe en esa creencia. Seremos más fuertes cuando nos recuperemos. Tenemos días mejores en el horizonte. Y eso se debe a ustedes. Yo apostaría por los trabajadores y las empresas de EE.UU. cualquier día de la semana. Ustedes son el motivo de que nuestra industria automovilística se haya revivido. Ustedes son el motivo de que la industria manufacturera esté contratando al ritmo más acelerado desde la década de los 90. Ustedes trabajan duro.  Ustedes se rigen por las reglas. Y lo que ustedes merecen son líderes que hagan lo mismo; que hagan lo que sea necesario para luchar por la clase media y hacer que esta economía crezca más rápidamente. Ya que, aunque no podemos controlar completamente todo lo que sucede en otras partes del mundo, hay muchísimas cosas que sí podemos controlar aquí en casa. Hay muchos pasos que podemos tomar ahora mismo para ayudar a crear empleos y fomentar esta economía. 

Yo le envié al Congreso un proyecto de ley sobre empleos en septiembre pasado que contenía muchas clases de ideas bipartidistas que podrían haber reintegrado a nuestros habitantes a la fuerza laboral y contribuido a reforzar nuestra economía contra esas perturbaciones externas.  Yo les envié un plan que hubiera reducido el déficit en $4 billones de una manera equilibrada, que cubre las inversiones de creación de empleos que necesitamos al eliminar los gastos innecesarios y requerirles a los estadounidenses más ricos que paguen un poco más en impuestos.

Desde entonces, el Congreso sólo ha aprobado ciertas partes de ese proyecto de ley sobre empleos, tal como un recorte de impuestos que les permite a los estadounidenses que trabajan que retengan un poco más de su cheque de cobro cada semana. Eso fue algo importante. Pero el Congreso no ha tomado acción sobre suficientes de las demás ideas en dicho proyecto de ley que harían una diferencia y contribuirían a crear empleos ahora mismo. Y no hay excusa que lo justifique. No cuando tanta gente sigue buscando trabajo. No cuando tanta gente está teniendo dificultades para cubrir sus gastos. 

De manera que mi mensaje al Congreso es el siguiente: manos a la obra.   

Ahora mismo, el Congreso debe aprobar un proyecto de ley para ayudar a los estados a impedir más cesantías, de manera que podamos reintegrar a miles de maestros y bomberos y policías a sus trabajos. El Congreso debió haber aprobado hace tiempo un proyecto de ley para reintegrar a miles de trabajadores de la construcción a la fuerza laboral en la reconstrucción de nuestras carreteras y puentes y pistas de aterrizaje. En lugar de solo hablar maravillas sobre los creadores de empleos, el Congreso debe concederles a los dueños de empresas pequeñas un beneficio fiscal por contratar más trabajadores y por pagarles salarios más altos. Hagámoslo ya. 

Ahora mismo, el Congreso debe ofrecerle a todo dueño de casa responsable la oportunidad de ahorrarse un promedio de $3,000 al año con la refinanciación de su hipoteca. La semana que viene, hay una votación en el Congreso sobre un proyecto de ley que les proveería a las mujeres que trabajan las herramientas que necesitan para exigir igualdad de paga por el mismo trabajo. Garantizar la justicia del cheque de cobro para las mujeres debe ser algo que no requiere mucho análisis. Y tienen que aprobar ese proyecto de ley. 

Ahora mismo, el Congreso también tiene que prolongar los créditos fiscales para las empresas manufactureras de energía limpia, que van a vencer a finales de año; esto se requiere para no eliminar 40,000 buenos empleos. Y ya es más que hora de que el Congreso elimine los beneficios fiscales para las compañías que envían empleos al extranjero, y que use ese dinero para cubrir los gastos de traslado de las compañías que están trayendo los empleos de vuelta a EE.UU.

De sobra se sabe, y yo más que nadie lo sé, que este es año de elecciones. Sin embargo, tenemos responsabilidades que son mayores que las elecciones. Tenemos responsabilidades hacia ustedes. Con tanta gente enfrentando dificultades para mantenerse, ahora no es el momento del juego político. Ahora no es el momento de que el Congreso esté con los brazos cruzados. El pueblo americano espera que sus líderes trabajen duro, independientemente del año que sea. Eso es lo que tengo intención de hacer. Y espero que los Demócratas y los Republicanos se unan a mí.

###

White House Shareables