THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje semanal
La Casa Blanca
9 de junio, 2012

Esta semana, pasé algún tiempo hablando con estudiantes universitarios sobre cómo podemos hacer que la educación superior tenga un costo más asequible.  Y una de las cosas que les dije fue lo orgulloso que me siento de que ellos estuvieran haciendo esa inversión en sí mismos puesto que, en la economía actual, el mejor pronosticador del éxito es una buena educación.

Eso no solo es cierto para nuestro éxito individual; también es cierto para el éxito de EE.UU.  Los nuevos empleos y los nuevos negocios surgirán dondequiera que éstos puedan encontrar los trabajadores que tengan los estudios más avanzados y que tengan las mejores habilidades.  Y yo quiero que esos trabajadores sean los trabajadores de EE.UU.  Yo quiero que esos empleos de clase media, que pagan buenos salarios, surjan aquí mismo.

De manera que debe preocupar a todos que actualmente, en todo el país, decenas de miles de maestros estén perdiendo sus empleos.  Solo en Pennsylvania, hoy en día en nuestras escuelas hay 9,000 educadores menos que hace solo un año.  En Ohio, la cifra se acerca más a 7,000.  Y, a nivel nacional, durante los últimos tres años, los distritos escolares han perdido más de 250,000 educadores.  Háganse una idea de lo que eso significa para nuestro país.  Cuando hay menos maestros en nuestras escuelas, los tamaños de las clases comienzan a hacerse mayores.  Nuestros estudiantes comienzan a quedarse atrás.  Y nuestra economía se perjudica.

El punto es el siguiente: los maestros son importantes.  Un estudio arrojó que un buen maestro puede aumentar en más de $250,000 el ingreso de por vida de una clase de estudiantes.  Un maestro excelente puede cambiar el curso de la vida de un niño.  Así es que lo menos que nuestro país necesita es tener menos maestros en nuestras escuelas.

Ahora bien, yo sé que los estados todavía están atravesando épocas difíciles.  Sé bien que todo gobernador está haciendo su función con recursos limitados y que muchos encaran opciones crudas en lo que respecta a sus presupuestos. 

Pero eso no quiere decir que debemos simplemente observar la situación y no hacer nada.  Cuando los estados tienen dificultades, el Congreso tiene la obligación de tomar la decisión de ayudar.  En 2009 y en 2010, les proporcionamos ayuda a los estados para ayudarlos a mantener cientos de miles de maestros en las aulas.  Sin embargo, tenemos que hacer más.  Por eso es que una parte crítica del proyecto de ley sobre empleos que le envié al Congreso en septiembre era para ayudar a los estados a evitar incluso más cesantías y volver a contratar incluso más maestros que hubiesen perdido sus empleos. 

Pero, meses más tarde, todavía estamos esperando a que el Congreso tome acción.

Cuando se trata de esta recuperación, no podemos controlar completamente todo lo que sucede en otras partes del mundo.  Pero sí hay muchas cosas que podemos controlar.  Hay muchos pasos que podemos tomar, ahora mismo, para fortalecer nuestra economía.  Hacer que los maestros vuelvan a ocupar las aulas de clase de nuestros hijos es uno de esos pasos.  Y no hay excusa que justifique la falta de acción.  Ustedes trabajan duro.  Sus líderes deben hacer lo mismo.  Especialmente en este momento decisivo para la clase media.

Yo sé que éste es año de elecciones.  Pero ciertas cosas tienen más importancia que las elecciones.  Ciertas cosas tienen más importancia que la política.  Así es que espero que ustedes participen conmigo en decirle al Congreso que haga lo que tiene que hacer; que ponga manos a la obra y ayude a reintegrar a nuestros maestros a las aulas escolares.  No podemos darnos el lujo de esperar más.

Gracias y que tengan un magnífico fin de semana.

###

White House Shareables