THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
 

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
28 de junio, 2012

 
Declaración del director de comunicaciones de la Casa Blanca, Dan Pfeiffer, sobreel voto de desacato de hoy en la Cámara de Representantes de EE.UU.


A principios de este año, los republicanos anunciaron que una de sus principales prioridades era investigar al Gobierno y asegurar que el Presidente Obama fuese un presidente de un solo mandato. A pesar de los grandes desafíos económicos que enfrenta el país, ellos hablaron abiertamente acerca de dedicar recursos, financiados por los contribuyentes, de supervisión del Congreso para fines políticos.

El problema del cruce de armas era una táctica impulsada por agentes en el terreno que se remontaba al gobierno de George W. Bush, y quien le puso fin fue el fiscal general de este gobierno. El fiscal general Holder ha manifestado en repetidas ocasiones que la lucha contra las actividades delictivas en la frontera sudoeste, incluido el tráfico ilegal de armas a México, ha sido una prioridad del Departamento. Eric Holder ha sido un excelente fiscal general y ayer mismo el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara reconoció que él no tenía ninguna prueba –-ni siquiera la sospecha--  de que el fiscal general sabía de las tácticas equivocadas que se emplearon en esta operación.
 
Sin embargo, los republicanos presionaron para teatro político en lugar de para una supervisión legítima del Congreso. Durante los últimos catorce meses, el Departamento de Justicia dio cabida a los investigadores del Congreso, presentando 7600 páginas de documentos y testificando en once audiencias ante el Congreso. En un acto de buena fe, esta semana la Administración hizo una oferta adicional que habría dado lugar a que el Comité obtuviera un acceso sin precedentes a documentos que disiparían cualquier noción de una intención de engañar. Pero, por desgracia, se impuso un programa de motivación política y en vez de comprometerse con el Presidente en los esfuerzos para crear empleos y hacer crecer la economía, hoy hemos visto a la Cámara de Representantes realizar una maniobra transparentemente política.

###

White House Shareables