THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa


Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje semanal
La Casa Blanca
28 de julio, 2012

Esta semana, el Senado aprobó un plan que yo propuse hace unas semanas para proteger a los estadounidenses de la clase media y virtualmente a todos los dueños de pequeñas empresas contra el impacto de un fuerte aumento de impuestos el año que viene, que sería un aumento de impuestos de $2,200 para la típica familia.

Ahora el asunto se concreta en lo siguiente: Si 218 miembros de la Cámara de Representantes votan de la manera correcta, el 98% de las familias estadounidenses  y el 97% de los dueños de pequeñas empresas tendrán la certeza de saber que sus impuestos no subirán el próximo año.

Esa certeza significa algo para una familia de la clase media que ya ha estirado su presupuesto al máximo.  Significa algo para el dueño de una pequeña empresa que está tratando de hacer planes para el futuro.  Eso representa seguridad en un momento en que la gente necesita cierta medida de seguridad.

Y he aquí el asunto: todos en Washington dicen que están de acuerdo sobre esto.  Todos dicen que están de acuerdo en que debemos prolongar los recortes fiscales para la clase media.  Cuando los Demócratas y los Republicanos están de acuerdo sobre algo, debe resultar bastante fácil lograr hacerlo.  

Sin embargo, en este momento, no es así.  En lugar de hacer lo correcto para beneficiar a las familias de la clase media y a los dueños de las pequeñas empresas, los Republicanos en el Congreso están manteniendo secuestrados estos recortes tributarios hasta que prolonguemos los recortes tributarios para los estadounidenses más ricos.

Pues vean ustedes, los Republicanos en el Congreso y su candidato para Presidente creen que la mejor manera de crear prosperidad en Estados Unidos es permitir que gotee desde arriba.  Ellos creen que, si nuestro país se gasta más billones en recortes fiscales para los ricos, de alguna manera crearemos empleos, incluso si tenemos que pagar por eso mediante recortes devastadores a asuntos como la educación y la capacitación y mediante aumentos de impuestos a la clase media.

Ellos están equivocados.  Y yo sé que están equivocados porque ya intentamos hacerlo así durante la mayor parte de la última década.  Y no funcionó.  Todavía estamos pagando por billones de dólares en recortes fiscales que beneficiaron más a los estadounidenses más acaudalados que a ninguna otra persona; recortes fiscales que no dieron lugar a los empleos de clase media o los salarios más altos que se prometieron y que contribuyeron a llevarnos de excedentes sin precedentes a déficits sin precedentes. 

No podemos darnos el lujo de más economías de arriba hacia abajo.  Lo que necesitamos son políticas que fomenten y fortalezcan a la clase media, que contribuyan a crear empleos, que hagan que la educación y la capacitación sean de un costo más asequible, y que estimulen la creación de negocios y su permanencia aquí en los Estados Unidos. 

Por eso es que yo he recortado los impuestos de la clase media todos los años desde que soy Presidente, en un monto de $3,600 para la típica familia.  Por eso es que he recortado los impuestos para las pequeñas empresas un total de dieciocho veces.  Y por eso es que exhorto a 218 miembros de la Cámara de Representantes a que hagan su labor y no le aumenten los impuestos a la clase media. 

Tan pronto como ellos aprueben ese proyecto de ley, yo lo firmaré de inmediato.  Y, mientras tanto, continuaré luchando por una economía en la que no solo logremos reintegrar la gente a la fuerza laboral, sino en la que nos cercioraremos de que el trabajo obtenga resultados; una economía en la que todo estadounidense, independientemente de quien uno sea, de la fisonomía o la procedencia que uno tenga, pueda tener la seguridad de que, si uno trabajo duro, uno puede salir adelante. 

Muchas gracias, y que disfruten de un buen fin de semana.

###

White House Shareables