THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ 
 

MENSAJE SEMANAL: Respuesta de manos a la obra a la sequía

WASHINGTON, DC— En su mensaje de esta semana, el Presidente Obama discutió el enfoque de manos a la obra adoptado por la Administración hacia una de las peores sequías en más de cincuenta años.  Esta sequía es especialmente difícil para los granjeros y rancheros que enfrentan cosechas pobres y tienen graves dificultades para darles de comer a sus animales.  Por eso es que la Administración está haciendo todo lo posible para ofrecerles las herramientas para luchar contra ella y recuperarse.  La Administración ha tomado medidas, incluyendo la apertura de más terrenos federales para la henificación y el pastoreo, dándoles a los granjeros, los rancheros y las pequeñas empresas acceso a préstamos de emergencia a bajo interés, y proporcionando ayuda para hacer llegar más agua al ganado y restablecer las tierras afectadas por la sequía.  Sin embargo, la Administración no puede hacerlo por sí sola.  El Presidente reiteró su llamado al Congreso para apoyarlo en la toma de acción para aprobar un proyecto de ley agrícola que efectúe las reformas necesarias al tiempo que ayuda a los granjeros y rancheros a responder a esos tipos de desastres naturales y les provee la seguridad que ellos merecen. 

El audio y el vídeo de este mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov a las 6:00 a.m. ET, del sábado, 11 de agosto, 2012.

Comentarios del Presidente Barack Obama
Mensaje semanal
La Casa Blanca
11 de agosto, 2012

Hola a todos.  Hoy quiero hablar sobre algo que la mayoría de ustedes ya saben; hay mucho calor en la calle.  Realmente mucho calor.  Y, si es que nos parece peor de lo normal, es porque es cierto.  Acabamos de enterarnos de que el mes de julio fue el mes más caliente de la historia; más caliente que cualquier otro mes desde que se comenzaron a llevar registros hace más de un siglo.

Pero el calor es solo la mitad de la historia.  También estamos atravesando una de las peores sequías en más de 50 años.  Más de la quinta parte de este país está experimentando lo que denominamos como una sequía “extrema” o “excepcional”, y los estados como Nebraska, Kansas, Missouri, Oklahoma y Arkansas están sufriendo más que la mayoría.

Esas son malas noticias para mucha gente, pero es especialmente difícil para los granjeros.  Ahora mismo, la mitad de la cosecha de maíz en Estados Unidos está en malas o pésimas condiciones.  Los ganaderos están teniendo graves dificultades para alimentar a sus animales.  Mucha gente está observando su medio de vida consumirse ante sus propios ojos.  Y, si no obtenemos alivio pronto, los estadounidenses en todas partes comenzarán a sentir las consecuencias, ya que habrá precios más altos en los anaqueles de los supermercados en todo el país.

No podemos permitir que eso suceda.  Por eso es que, por mandato mío, el Departamento de Agricultura, liderado por el Secretario Vilsack, ha estado colaborando con otras agencias del gobierno federal para cerciorarse de que estemos haciendo todo lo que podamos para ayudar a los granjeros y rancheros a luchar contra la sequía y a recuperarse de este desastre.

Hasta el momento, les hemos ofrecido a los granjeros en 32 estados acceso a préstamos de emergencia a bajo interés.  Hemos abierto más terrenos federales para pastoreo.  Y estamos colaborando con las compañías de seguros de las cosechas para ofrecerles a los granjeros un período de gracia corto en sus primas, ya que algunas familias estarán enfrentando dificultades para cubrir sus gastos a final de año.

La semana pasada hicimos algo más, con el anuncio de $30 millones adicionales para hacerle llegar más agua al ganado y restablecer las tierras afectadas por la sequía.  Estamos facilitándoles a muchos más granjeros, rancheros y negocios la obtención de los préstamos de emergencia.  Y el Departamento del Transporte está ayudando a más chóferes de camiones a entregar los abastecimientos a los estados que más los necesitan.

Esta es una respuesta de manos a la obra, y haremos incluso más en las próximas semanas para ayudar a las familias y las comunidades que están sufriendo en este momento.

Pero mi Administración no puede hacerlo sola.  El Congreso tiene que hacer su parte también.  Ellos tienen que aprobar un proyecto de ley agrícola que no solo ayuda a los granjeros y rancheros a responder a esas clases de desastres sino que también efectúa las reformas necesarias y les ofrece a ellos cierta seguridad para todo el año.  Esa es la única manera en que mejor podemos ayudar a las comunidades rurales ahora mismo, así como a largo plazo.

Así es que llamen a sus miembros del Congreso, escríbanles un correo electrónico, y díganles que ahora es el momento de unir fuerzas y lograr esto.  Demasiados estadounidenses están sufriendo ahora mismo para permitir que la política interfiera.  Ayudemos a los granjeros, rancheros y dueños de negocios a recuperarse.  Garanticemos que las familias que ya han estirado al máximo sus presupuestos no tengan que pagar más para comprar su comida en el otoño. 

Mientras tanto, yo seguirá haciendo todo lo que pueda para ayudar a responder a este desastre.  Porque, en momentos como este, no importa si uno vive en Des Moines o en Detroit; antes que todo, somos estadounidenses.  Y si nos protegemos unos a otros, seremos más fuertes que antes cuando superemos esta etapa. 

Les deseo un magnífico fin de semana a todos.  Y no sufran mucho con el calor.

###

White House Shareables