THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa

______________________________________________________________________________

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
28 de agosto, 2012

La Administración de Obama le pone los toques finales a las normas históricas de eficiencia del combustible de 54.5 millas por galón 

Ahorros para los consumidores que son comparables a bajar el precio de la gasolina en $1 por galón para el año 2025

WASHINGTON, DC – Hoy la Administración de Obama le puso los toques finales a las normas innovadoras que aumentarán la economía del combustible al equivalente de 54.5 millas por galón para los automóviles y camiones de peso ligero para el Año Modelo 2025.  Al combinarse con las normas anteriores establecidas por esta Administración, esta medida prácticamente duplicará la eficiencia del combustible de esos vehículos en comparación con los nuevos vehículos que actualmente transitan nuestras carreteras.  En total, el programa nacional de la Administración para mejorar la economía del combustible y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero les ahorrarán a los consumidores más de $1.7 billones en la bomba de gasolina y reducirán el consumo de petróleo de EE.UU. en 12 mil millones de barriles.

Según dijo el Presidente Obama, “Estas normas de combustible representan la medida única más importante que hayamos tomado para reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero.  Este acuerdo histórico se basa en el progreso que ya hemos logrado para ahorrarles dinero a las familias en la bomba de gasolina y recortar nuestro consumo de petróleo.  Para mediados de la próxima década, nuestros automóviles obtendrán cerca de 55 millas por galón, que es casi el doble de los que logran actualmente.  Esto fortalecerá la seguridad de la energía de nuestra nación, es bueno para las familias de la clase media y contribuirá a crear una economía construida para que perdure”.

Las normas históricas emitidas hoy por el Departamento del Transporte (DOT, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. se basan en el éxito de las normas establecidas por la Administración para los automóviles y los camiones ligeros para los Años Modelo 2011-2016. Dichas normas, que elevaron la eficiencia promedio del combustible para 2016 al equivalente de 35.5 millas por galón, ya les están ahorrando a las familias dinero en la bomba de gasolina.

El logro de las nuevas normas de eficiencia del combustible estimulará la innovación y la inversión en tecnologías avanzadas que aumenten nuestra competitividad económica y apoyen empleos locales de alta calidad en la industria automotriz. Las normas finales fueron creadas por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) del DOT y por EPA después de una extensa colaboración con los fabricantes de automóviles, el sindicato de la industria automotriz United Auto Workers, grupos de consumidores, expertos ambientales y de la energía, y el público en general.  El año pasado, 13 fabricantes importantes de automóviles, quienes en conjunto fabrican más del 90 por ciento de todos los vehículos que se venden en los Estados Unidos, anunciaron su apoyo a las nuevas normas.  Mediante la alineación de los requisitos federales y estatales y la provisión de una seguridad reguladora y flexibilidad de cumplimiento a largo plazo a los fabricantes, las normas estimulan las inversiones en tecnologías innovadoras y limpias que beneficiarán a las familias, promoverán el liderazgo de EE.UU. en el sector automotriz y pondrán freno a la contaminación.

El Secretario del Transporte Ray LaHood dijo que, “En términos sencillos, este programa sin precedentes resultará en vehículos que usen menos gasolina, que viajen más lejos y les provean una mayor eficiencia a los consumidores que hasta el momento, todo esto al tiempo que protegen el aire que respiramos y les ofrecen a los fabricantes de autos la seguridad reguladora para fabricar los automóviles del futuro aquí mismo en EE.UU.  Actualmente, los fabricantes están observando que sus vehículos más eficientes en combustible consiguen más ventas, mientras que las familias que ya están ahorrando dinero debido a los primeros esfuerzos de la Administración para la economía del combustible ahorrarán incluso más en el futuro, lo que hace que este anuncio sea una victoria para todos”.

La Administradora de EPA Lisa P. Jackson dijo que, “Las normas de la eficiencia del combustible que la Administración finalizó en el día de hoy son otro ejemplo de cómo protegemos el ambiente y fortalecemos la economía al mismo tiempo.  La innovación y el crecimiento económico ya están revigorizando a la industria automotriz y a los miles de negocios que les proveen abastecimientos a los fabricantes de autos, a medida que estos crean y producen los vehículos eficientes del mañana.  Los vehículos limpios y eficientes también están reduciendo la contaminación y ahorrándoles dinero a los choferes en la bomba de gasolina".

Los esfuerzos combinados de la Administración representan la primera actualización significativa a las normas de la eficiencia del combustible que se haya hecho en décadas.  En conjunto, estas les ahorrarán a las familias estadounidenses más de $1.7 billones en costos de combustible, lo que resultará en un ahorro promedio de combustible de más de $8,000 para 2025 durante la vida del vehículo.  Para aquellas familias que compren un vehículo de año modelo 2025, los ahorros netos serán comparables a reducir el precio de la gasolina en aproximadamente $1 por galón. En adición, estos programas reducirán drásticamente nuestra dependencia del petróleo extranjero, lo que ahorrará un total de 12 mil millones de barriles de petróleo y reducirá el consumo de petróleo en más de 2 mil millones de barriles al día para 2025, que es tanto como la mitad del petróleo que importamos diariamente de OPEP.

Las normas también representan un progreso histórico para la reducción de la contaminación de carbono y para cubrir los cambios climáticos.  Conjuntamente, las normas de la Administración recortarán a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles y camiones ligeros para 2025, al reducir las emisiones en 6 mil millones de toneladas métricas durante la vida del programa, que es más de la cantidad total del dióxido de carbono que emiten los Estados Unidos en 2010.

El Presidente Obama anunció la norma propuesta en julio de 2011, conjuntamente con Ford, GM, Chrysler, BMW, Honda, Hyundai, Jaguar/Land Rover, Kia, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Toyota, y Volvo, así como el sindicato United Auto Workers. El Estado de California y otros grupos clave de interés también apoyaron el anuncio y fueron parte integral del desarrollo de este programa nacional. 

Para lograr estas nuevas normas, EPA y NHTSA esperan que los fabricantes de automóviles usen una diversidad de tecnologías eficientes y avanzadas para transformar su flotilla de vehículos.  Las normas emitidas en el día de hoy estipulan que se haga una evaluación a medio término para permitirles a las agencias revisar su efectividad y hacer los ajustes que puedan ser necesarios.

Los fabricantes importantes de automóviles ya están creando tecnologías avanzadas que pueden reducir significativamente el uso del combustible y las emisiones de gases de efecto invernadero más allá de las normas existentes de los años modelo 2012-2016. Además, actualmente está disponible una amplia gama de tecnologías para que los fabricantes cumplan con las nuevas normas, incluyendo motores y transmisiones de gasolina avanzados, reducción del peso de los vehículos, menor resistencia de las llantas al rodamiento, mejoras en la aerodinámica, motores de diesel, accesorios más eficientes, así como mejoras en los sistemas de aire acondicionado.  El programa también incluye incentivos específicos para fomentar la adopción prematura y la introducción al mercado de tecnologías avanzadas para mejorar drásticamente el desempeño de los vehículos, incluyendo los siguientes:

  • Incentivos por vehículos eléctricos, vehículos eléctricos híbridos que se conecten, y vehículos con pilas de combustible;
  • Incentivos por tecnologías híbridas para las camionetas grandes y por otras tecnologías que logran niveles altos de economía del combustible en las camionetas grandes;
  • Incentivos por vehículos de gas natural;
  • Créditos por tecnologías con el potencial de lograr reducciones de gases de efecto invernadero en el mundo real y mejoras de economía del combustible que no se capten mediante los procedimientos de prueba de las normas. 

White House Shareables