La Proclamación promulgada por el Presidente con motivo de la dedicación del Monumento Nacional a César E. Chávez se puede descargar pulsando AQUÍ:

ESTABLECIMIENTO DEL MONUMENTO NACIONAL A CÉSAR E. CHÁVEZ

- - - - - - -

POR EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

UNA PROCLAMACIÓN

La propiedad en Keene, California, conocida como Nuestra Señora Reina de la Paz, o La Paz está reconocida por su importancia histórica para César Estrada Chávez y el movimiento de los trabajadores agrícolas.  César Chávez es uno de los líderes de los derechos civiles más venerados en la historia de los Estados Unidos. Desde su humilde cuna en Yuma, Arizona, hasta la fundación del movimiento de la Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW, por sus siglas en inglés), César Chávez conocía de primera mano el duro trabajo de los trabajadores agrícolas en los campos de todos los Estados Unidos y su contribución a la alimentación de la nación.  Este palpó y experimentó las condiciones tan difíciles y los obstáculos encarados por las familias de los trabajadores agrícolas.  Y, a través de su duro trabajo, perseverancia y sacrificio personal, le dedicó su vida a la lucha por el respeto y la dignidad para los trabajadores agrícolas de EE.UU.

Su fe, su pasión por el pacifismo fundado en las enseñanzas del Dr. Martin Luther King, Jr., y de Mohandas Gandhi, y su liderazgo que inspira se reflejan mucho mejor en sus propias palabras elocuentes: “Cuando al hombre que alimenta al mundo trabajando en los campos se le priva de los derechos básicos de tener alimentación, vivienda y poder atender a su propia familia, toda la comunidad del hombre está enferma”.

La Paz sirvió de sede nacional de la UFW así como la casa y centro de trabajo de César Chávez, su familia, los miembros de la Unión, y sus partidarios.  Continúa siendo el símbolo de los logros más significativos del movimiento y de sus horizontes en expansión.

En 1972, la UFW estableció a La Paz como su sede nacional oficial.  Con los edificios residenciales existentes, sus áreas administrativas, talleres de mantenimiento, y su infraestructura de apoyo de su antiguo uso como un sanatorio para tuberculosos, la propiedad pudo hacerse cargo de una nueva comunidad prácticamente de inmediato.  César Chávez y su familia se instalaron en la propiedad, así como una población fluctuante de empleados, miembros y partidistas de la Unión.

Desde la década de 1970 hasta el fallecimiento de César Chávez en 1993, La Paz estuvo en las trincheras del movimiento americano de los trabajadores agrícolas.  Miles de trabajadores agrícolas y sus partidarios de California y de todo el país desfilaron por La Paz para reunirse con los líderes del movimiento, obtener conocimientos de otros trabajadores agrícolas, idear estrategias, negociar contratos, recibir capacitación, ofrecer voluntariamente su tiempo, y celebrar eventos significativos.  Durante todo ese período, La Paz se convirtió en un símbolo de los logros y la expansión del movimiento americano de los trabajadores agrícolas.

En La Paz, los miembros del movimiento de trabajadores agrícolas celebraron victorias tales como la aprobación de la Ley de Relaciones Laborales Agrícolas de 1975, que fue la primera ley federal que reconoció los derechos de negociación colectiva de los trabajadores agrícolas.  En La Paz, la UFW creció y se expandió desde sus raíces iniciales como una Unión para los trabajadores agrícolas hasta convertirse en la voz nacional de los pobres y desprotegidos.

Para César Chávez, La Paz también le proporcionó el remanso que él necesitaba para continuar atendiendo el movimiento de los trabajadores agrícolas.  Su apego a La Paz como refugio y como un lugar donde él se concentró en el trabajo de su vida se hizo cada vez más fuerte a través del tiempo.

La Paz fue un lugar donde él y otros líderes de los trabajadores agrícolas crearon estrategias y reflexionaron sobre los retos que encaraba la Unión, donde celebraron victorias y se lamentaron de derrotas, y donde observaron a la Unión perdurar y modernizarse.  El edificio donde actualmente se encuentra el Centro para Visitantes contiene la oficina de César Chávez (que aun incluye sus muebles y artefactos originales), así como las oficinas de ayuda legal de UFW.  La Paz también fue un lugar donde él vio crecer a sus hijos, así como casarse, y comenzar a criar a sus propios hijos.  La casa de César y Helen Chávez sigue estando en La Paz.  El hecho de que César Chávez quisiera ser enterrado en la Paz al morir es un testamento perdurable de su entrañable asociación con la propiedad.  El Jardín Conmemorativo Chávez contiene la tumba de César Chávez.  Hay otros edificios y estructuras en el recinto de La Paz, que aparece en el Registro Nacional de Lugares Históricos y está designado como Monumento Histórico Nacional, que se reconocen como una contribución a su importancia histórica.

Este lugar marca los logros y contribuciones extraordinarios hechos a la historia de los Estados Unidos por César Chávez y por el movimiento de los trabajadores agrícolas que éste lideró con una gran visión y fortitud.  La Paz refleja su convicción de que la gente ordinaria puede hacer cosas extraordinarias.

POR CUANTO la sección 2 de la Ley del 8 de junio de 1906 (34 Stat. 225, 16 U.S.C. 431) (en adelante, la “Ley de Antigüedades”), autoriza al Presidente, a discreción suya, a que declare mediante proclamación pública los monumentos históricos, las estructuras históricas y prehistóricas, y otros objetos de interés histórico o científico que estén ubicados en los terrenos que sean propiedad o estén controlados por el gobierno de los Estados Unidos como monumentos nacionales, y que reserve como parte de estos ciertas parcelas, cuyos límites en todos los casos habrán de estar confinados a la menor área que sea compatible con el debido cuidado y administración de los objetos que hayan de protegerse;

POR CUANTO Nuestra Señora Reina de la Paz se designó como Monumento Histórico Nacional el 8 de octubre de 2012, estableciéndose su importancia nacional con base en su asociación con César Chávez y el movimiento de los trabajadores agrícolas que este lideró;

POR CUANTO el Centro Nacional Chávez y la Fundación César Chávez han expresado su apoyo para el establecimiento de una unidad del Sistema Nacional de Parques en La Paz;

POR CUANTO el Centro Nacional Chávez ha donado a los Estados Unidos ciertos terrenos e intereses en terrenos en La Paz (incluyendo el título de pleno dominio del Centro de Visitantes que contiene la oficina de César Chávez y las oficinas de ayuda legal, la casa de César Chávez, y el Jardín Conmemorativo que incluye la tumba de César Chávez, así como una servidumbre para la protección y el acceso a otros edificios, estructuras y jardines asociados históricamente significativos aledaños a los terrenos incluidos en el título) para su administración por parte del Secretario del Interior (en adelante, el Secretario) de conformidad con las disposiciones de la Ley de Antigüedades y otras leyes aplicables;

POR CUANTO es de interés público preservar los objetos históricos ubicados en La Paz;

AHORA, POR LO TANTO, YO, BARACK OBAMA, Presidente de los Estados Unidos de América, por la autoridad que se me ha concedido bajo la sección 2 de la Ley de Antigüedades, proclamo por la presente, aparto y reservo como el Monumento Nacional a César E. Chávez (en adelante, el monumento) los objetos arriba identificados así como todos los terrenos e intereses en terrenos que sean propiedad o estén controlados por el gobierno de los Estados Unidos dentro de los límites descritos en el mapa adjunto, que forma parte de esta proclamación.  Estos terrenos federales reservados e intereses en terrenos comprenden aproximadamente 10.5 acres, conjuntamente con las servidumbres correspondientes para todos los propósitos necesarios, que es el área más pequeña compatible con el debido cuidado y administración de los objetos que han de protegerse.

Todos los terrenos federales e intereses en terrenos dentro de los límites de este monumento se asignan por la presente y se retiran de toda forma de entrada, localidad, selección, venta, arriendo, u otra disposición bajo las leyes de terrenos públicos, incluyendo el retiro de la localidad, entrada y patente bajo las leyes de minería, y de disposición bajo todas las leyes relacionadas con arrendamiento mineral y geotermal.

El establecimiento de este monumento está sujeto a los derechos vigentes válidos.  Los terrenos y los intereses en terrenos dentro de los límites del monumento que no sean propiedad o estén controlados por los Estados Unidos habrán de reservarse como parte del monumento una vez que los Estados Unidos adquieran su propiedad o control.

El Secretario habrá de administrar el monumento a través del Servicio Nacional de Parques, de conformidad con las autoridades legales aplicables, de manera consistente con los propósitos y las disposiciones de esta proclamación.  Para fines de preservar, restaurar y mejorar las visitas y la apreciación pública del monumento, el Secretario habrá de preparar un plan de administración para el monumento dentro de un período de 3 años a partir de la fecha de esta proclamación.  El plan de administración garantizará que el monumento cumpla los siguientes propósitos para el beneficio de las generaciones actuales y futuras: (1) preservar los recursos históricos; (2) conmemorar la vida y el trabajo de César Chávez; y (3) interpretar las dificultades y los logros del movimiento de los trabajadores agrícolas en general a través de todos los Estados Unidos.  El plan de administración, entre otras disposiciones, habrá de establecer la relación deseada del monumento con los demás recursos, programas y organizaciones relacionados en La Paz, así como en otros lugares que sean significativos para el movimiento de los trabajadores agrícolas, tales como el sitio del Monumento Histórico Nacional de Cuarenta Acres y el Centro Comunitario Filipino en Delano, California, el Centro Santa Rita en Phoenix, Arizona, y el McDonnell Hall en San José, California, incluyendo las rutas de las marchas.  El proceso de planeación de la administración habrá de estipular la máxima participación del público, incluyendo consultas con el Centro Nacional Chávez y con la Fundación César Chávez, y habrá de identificar las medidas que han de tomarse para proveer oportunidades de interpretación para todo el Distrito del Monumento Histórico Nacional en La Paz y los lugares relacionados según se describe más arriba, cuando corresponda, para un entendimiento más general del movimiento de los trabajadores agrícolas.

El Servicio Nacional de Parques habrá de consultar con el Centro Nacional Chávez, la Fundación César Chávez, y otras organizaciones indicadas para la planeación de los servicios de interpretación y para visitantes en el monumento.  El Servicio Nacional de Parques, en su programación interpretativa, habrá de reconocer las contribuciones de mucha gente, culturas y organizaciones al movimiento de los trabajadores agrícolas, tales como las mujeres, los jóvenes y las organizaciones religiosas.  En la medida que sea factible y adecuado, el Servicio Nacional de Parques habrá de tratar de proveer oportunidades coordinadas de servicio a los visitantes y de interpretación con el Centro Nacional Chávez en toda el área de La Paz, en las áreas que son propiedad y están administradas por el Centro Nacional Chávez así como en las áreas administradas por el Servicio Nacional de Parques.  Se le indica al Servicio Nacional de Parques que use las autoridades aplicables para intentar suscribir acuerdos con el Centro Nacional Chávez para atender sus intereses comunes, incluyendo proveer servicios a los visitantes, interpretación y educación, establecimiento y cuidado de las colecciones del museo, y cuidado de los recursos históricos.

Además, en la medida que así lo autorice la ley, el Secretario habrá de promulgar todas las regulaciones adicionales que sean necesarias para el debido cuidado y administración del monumento.

Nada de lo contenido en esta proclamación habrá de considerarse que revoca ningún retiro, reservación o asignación existente; sin embargo, el monumento habrá de ser la reservación dominante.

Se advierte por este medio a todas las personas no autorizadas que no hagan uso, dañen, destruyan o remuevan ninguna parte de este monumento y que no se ubiquen o se establezcan en ninguno de sus terrenos.

EN FE DE LO CUAL, he estampado aquí mi firma en este día ocho de octubre, en el año del Señor dos mil doce, y de la independencia de los Estados Unidos de América el doscientos treinta y siete.

BARACK OBAMA

White House Shareables