THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
______________________________________________________________________________ 

MENSAJE SEMANAL: La recuperación y la reconstrucción después de la tormenta

WASHINGTON, DC—En su mensaje de esta semana, el Presidente Obama les agradeció a los valientes socorristas y a los miembros de la Guardia Nacional su incansable labor durante una de las peores tormentas en la historia de nuestra nación, y les reafirmó a los millones de estadounidenses afectados por Sandy que nuestro país los apoyará a todos ellos según vamos adelante con la recuperación.  El Presidente y su equipo continúan colaborando con los aliados estatales y locales para garantizar que todos los recursos disponibles se pongan a disposición para apoyar la respuesta y la recuperación sostenidas.  Actualmente ya hay miles de empleados de FEMA y más de diez mil miembros de la Guardia Nacional que han sido enviados a los estados afectados para apoyar a los gobernadores y a sus equipos. Bajo la dirección del Presidente, las agencias están movilizando los recursos lo más rápido posible, cerciorándose de que la burocracia no impida garantizar que los socorristas estatales y locales tengan los recursos federales que necesitan.  Ahora es el momento de que todos los estadounidenses unan fuerzas para que podamos recuperarnos, reconstruir, y levantarnos con más fuerza que antes.

El audio y el vídeo de este mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov a las 6:00 a.m. ET, del sábado, 3 de noviembre, 2012.

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje semanal
La Casa Blanca
3 de noviembre, 2012

Este fin de semana, millones de nuestros hermanos estadounidenses continúan recuperándose de una de las peores tormentas en nuestra historia.  

Yo visité el estado de Nueva Jersey el miércoles con el Gobernador Christie, y presencié directamente parte de la horrible devastación.  Es algo desgarrador.  Hay familias que han perdido a sus seres queridos.  Hay comunidades completas que han desaparecido.  Incluso algunos de los socorristas que continuamente pusieron en riesgo sus vidas para salvar valientemente las vidas de los demás han sufrido pérdidas en carne propia.

En el día de hoy, les pido a todos que tengan a esta gente en sus oraciones.  Y, como Presidente, les prometo lo siguiente: que su país los apoyará durante todo el tiempo que tome recuperarse y reconstruir.

Durante toda esta semana, he estado en contacto continuo con los gobernadores y los alcaldes en las áreas afectadas, que están haciendo una encomiable labor en circunstancias extremadamente difíciles.  Y les debemos nuestro más profundo agradecimiento a los socorristas y a los miembros de la Guardia Nacional que han estado trabajando día tras día sin descansar un momento.

Nuestro interés principal ha sido garantizar que los estados y las comunidades que han sido afectados tengan todo lo que necesitan para responder a esta tormenta y recuperarse. 

Desde las primeras horas, he dado órdenes de que se hagan disponibles los recursos a los estados dentro de la ruta de la tormenta tan pronto como estos los necesiten.  Y he dado instrucciones a mi equipo de que no permita que la burocracia impida solucionar los problemas; especialmente en lo que respecta a garantizar que los servicios públicos locales puedan restablecer la corriente lo antes posible. 

Antes de que la tormenta tocara tierra, FEMA colocó de antemano a equipos de respuesta a emergencias desde Carolina del Norte hasta Maine, y desplegó recursos tales como alimentos, agua y generadores a lo largo de la costa.  A medida que la tormenta pasó, miles de miembros de FEMA estaban presentes para responder a los necesitados.  Y, para mediados de la semana, el Departamento de Defensa estaba listo para volar aviones de carga que podían equiparse con camiones y equipos para ayudar a las compañías locales de servicios públicos a restablecerse y movilizarse más rápido.

Sin embargo, la recuperación será un camino largo y difícil para muchas comunidades.  Tenemos mucho trabajo por delante.

Si usted ha sido impactado directamente por esta tormenta y necesita ayuda temporal para volver a encaminarse, puede llamar al 1-800-621-FEMA, o hacer una solicitud en DisasterAssistance.gov.  Si conoce a gente que todavía no tiene electricidad, corra la voz y avísele. 

Y si no vive en un área afectada y quiere prestar ayuda, apoyar a la Cruz Roja es la manera mejor y más rápida de hacerlo. 

Esta semana, hemos tenido que reconocer con humildad la fuerza destructora de la naturaleza.  Pero también nos hemos sentido inspirados.  Ya que, cuando la tormenta era más oscura, el heroísmo de nuestros compatriotas brilló más que nunca. 

Las enfermeras y los médicos del Centro Médico de NYU que evacuaron a los recién nacidos tan frágiles, bajando con algunos de ellos muchos niveles de escaleras. 

Los bomberos en Queens que combatieron un infierno desde las calles inundadas, y rescataron en un bote a gente en un edificio de apartamentos. 

Los equipos de guardacostas de Carolina del Norte que rescataron a un barco que se estaba hundiendo en los mares turbulentos y el nadador de rescate que, cuando llegó hasta donde estaban los necesitados, les dijo, “Hola, me llamo Dan, y me gustaría saber si quieren hacer el viaje conmigo”. 

Así somos nosotros.  Somos estadounidenses.  Cuando las cosas se ponen difíciles, somos más fuertes.  Ponemos a los demás por delante.  Hacemos ese esfuerzo adicional.  Abrimos nuestros corazones y nuestros hogares a los demás, como una sola familia estadounidense.  Nos recuperamos, nos levantamos más fuertes, y juntos lo haremos una vez más.  Muchas gracias, que Dios los bendiga, y que Dios bendiga a los Estados Unidos.

###

White House Shareables