THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
_________________________________________________________________________________________

Para publicación inmediata                                                                                                           9 de noviembre, 2012 

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE 
Salón Este

1:08 P.M. EST

EL PRESIDENTE: Muchas gracias. (aplausos) Muchísimas gracias.(aplausos)  Muchísimas gracias a todos.  Todos tengan la bondad de sentarse.  (aplausos)

Pues bien, buenas tardes a todos.  Ahora que todos nosotros que estuvimos en la jornada de la campaña hemos tenido la oportunidad de poder dormir un poquito (risas), es hora de volver al trabajo.  Y realmente hay mucho trabajo que hacer.

Como dije el martes por la noche, el pueblo estadounidense votó a favor de la acción y no la politiquería típica.  Ustedes nos eligieron para que nos concentremos en sus empleos y no en los nuestros.  Y, con ese espíritu, he invitado a los líderes de ambos partidos a la Casa Blanca la semana entrante, de manera que podamos comenzar a crear un consenso en torno a los retos que solo podemos solucionar todos juntos.  Y además tengo la intención de invitar a los líderes de las empresas, de los movimientos laborales así como a los líderes cívicos de todas partes del país aquí a Washington para que me provean sus ideas y sus observaciones también.    

En un momento en que nuestra economía todavía se está recuperando de la Gran Recesión, nuestra prioridad principal tiene que ser los empleos y el crecimiento.  Ese es el punto central del plan del que hablé durante la campaña. (aplausos)  Es un plan para recompensar a las pequeñas empresas y compañías manufactureras que creen empleos aquí y no en el extranjero.  Es un plan para darle a la gente la oportunidad de obtener la educación y la capacitación que las empresas están buscando ahora mismo.  Es un plan para cerciorarnos de que este país sea un líder global en las investigaciones y la tecnología y la energía limpia, que atraerá a nuevas compañías y empleos con buenos salarios a los Estados Unidos.  Es un plan para reintegrar a la gente a la fuerza laboral, incluyendo a nuestros veteranos, en la reconstrucción de nuestras carreteras y nuestros puentes, y otra infraestructura.  Y es un plan para reducir el déficit de manera equilibrada y responsable. 

Nuestro trabajo se hace mucho más urgente debido a que, a final de este año, encaramos diversas fechas límite que nos requieren que tomemos decisiones importantes sobre cómo reducir nuestro déficit; decisiones que tendrán un impacto inmenso en la economía y en la clase media, tanto ahora como en el futuro.  El año pasado, yo colaboré con los Demócratas y los Republicanos para recortar gastos equivalentes a un billón de dólares que simplemente no podíamos costear.  Tengo la intención de colaborar con ambos partidos para hacer más, y eso incluye hacer reformas que reducirán el costo del cuidado de la salud de manera que podamos fortalecer los programas tales como el Medicaid y el Medicare para el futuro a largo plazo. 

Sin embargo, tal como lo he dicho anteriormente, no podemos abrirnos el camino a la prosperidad a base de recortes.  Si tenemos la seria intención de reducir el déficit, tenemos que combinar los recortes de gastos con los ingresos y eso significa pedirles a los estadounidenses más ricos que paguen un poquito más de impuestos.(aplausos) Así es como lo logramos en la década de 1990, cuando Bill Clinton era Presidente.  Así es como podemos reducir el déficit al tiempo que hacemos las inversiones que necesitamos para construir una clase media fuerte y una economía fuerte.  Es la única manera en que podemos darnos el lujo de capacitar a nuestros trabajadores, o ayudar a nuestros hijos a pagar los estudios universitarios, o garantizar que los buenos empleos relacionados con la energía limpia o la manufactura de alta tecnología no vayan a parar a países como la China. 

Ahora bien, ya yo he propuesto un plan detallado que nos permite hacer esas inversiones al tiempo que reducimos nuestro déficit en $4 billones durante la próxima década.  Quiero que quede claro: no estoy aferrado a cada uno de los detalles de mi plan.  Estoy abierto a hacer concesiones.  Estoy abierto a nuevas ideas.  Estoy comprometido a solucionar nuestros retos fiscales.  Pero me niego a aceptar todo enfoque que no sea equilibrado.  No voy a pedirles a los estudiantes ni a las personas de la tercera edad ni a las familias de la clase media que se hagan cargo de reducir el déficit completo mientras a la gente como yo, que gana más de $250,000, no se le pida que pague ni un centavo más en impuestos.  Eso no lo voy a hacer.  (aplausos)

Y solo quiero señalar que esta fue una pregunta central durante las elecciones.  Se debatió una vez y otra.  Y, el martes por la noche, descubrimos que la mayoría de los estadounidenses está de acuerdo con mi enfoque, y eso incluye a los Demócratas, a los independientes, y a muchos Republicanos en todo el país, así como a economistas independientes y expertos en presupuestos.  Así es como se reduce el déficit, con un enfoque equilibrado.  

De manera que nuestra labor ahora es hacer que una mayoría en el Congreso refleje la voluntad del pueblo estadounidense.  Y creo que podemos conseguir esa mayoría.  Fue alentador escuchar al Presidente de la Cámara Boehner afirmar que el ingreso de los impuestos tiene que ser parte de esta ecuación, así es que estoy ansioso de escuchar sus ideas cuando me reúna con él la semana que viene. 

Y permítanme destacar un último punto que todo estadounidense tiene que escuchar.  Ahora mismo, si el Congreso no llega a un acuerdo sobre un paquete general de reducción del déficit para finales del año, los impuestos de todas las personas subirán automáticamente el 1° de enero, los de todo el mundo, incluyendo al 98 por ciento de los estadounidenses que ganan menos de $250,000 al año.  Y eso no tiene sentido.  Eso sería malo para la economía y afectaría negativamente a las familias que ya están enfrentando dificultades para cubrir sus gastos. 

Ahora bien, afortunadamente, no debemos necesitar largas negociaciones ni ningún tipo de drama para solucionar esa parte del problema.  Aunque es posible que haya desacuerdos en el Congreso sobre si subirle o no los impuestos a la gente que gana más de $250,000 al año, nadie, ni los Republicanos ni los Demócratas, quieren que se les suban los impuestos a aquellos que ganan menos de $250,000 al año.  Así es que no esperemos más.  Aun cuando estemos negociando un paquete más amplio de reducción del déficit, prolonguemos ahora mismo los recortes de impuestos para la clase media.  Hagámoslo ahora mismo.  (aplausos) 

Ese solo paso, ese único paso, les ofrecería a millones de familias, el 98 por ciento de los estadounidenses y el 97 por ciento de las pequeñas empresas, la seguridad que ellos necesitan para comenzar el nuevo año.  Esto eliminaría de inmediato una inmensa parte de la inseguridad económica que existe, y eso dará lugar a nuevos empleos y a un crecimiento más rápido.  Los negocios sabrán que los consumidores no van a experimentar un aumento grande de impuestos.  Sabrán que la mayoría de las pequeñas empresas no experimentarán un aumento de impuestos.  Así es que se eliminará mucha de la incertidumbre sobre la que ustedes han leído.

De hecho, el Senado ya ha aprobado un proyecto de ley que logra exactamente eso, así es que lo único que necesitamos es que la Cámara de Representantes tome acción.  Y yo tengo el lapicero listo para firmar inmediatamente el proyecto de ley.  Estoy listo para hacerlo. (aplausos) Estoy listo para hacerlo. (aplausos) 

El pueblo estadounidense entiende que vamos a tener diferencias y desacuerdos en los próximos meses.  Ellos lo entienden.  Pero, el martes, ellos nos dieron a entender muy clara y firmemente que no tolerarán la disfunción.  No tolerarán a los políticos que creen que hacer concesiones es una deshonra.  No cuando hay tantos estadounidenses que aun no tienen trabajo.  No cuando hay tantas familias y dueños de pequeñas empresas que continúan enfrentando dificultades para pagar sus cuentas. 

Lo que busca el pueblo estadounidense es la cooperación.  Ellos buscan un consenso.  Buscan el sentido común.  Más que todo, ellos quieren acción.  Tengo la intención de cumplir con ellos durante mi segundo mandato, y espero encontrar aliados dispuestos a colaborar en ambos partidos para lograr que eso sea realidad.  Así es que, manos a la obra. 

Muchísimas gracias a todos.  Gracias.  (aplausos)

                   FIN            1:15 P.M. EST    

White House Shareables