THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
_________________________________________________________________________

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
12 de febrero, 2013

Una clase media próspera ha sido siempre el motor del crecimiento económico estadounidense. Reiniciar ese motor es el desafío determinante de nuestra época.

El plan del Presidente se basa en el progreso que hemos logrado durante su primer mandato y fortalece la clase media al convertir a los Estados Unidos en un imán para los empleos y la manufactura, proveer a todos los estadounidenses de las habilidades que necesitan para realizar esos trabajos, y garantizarles que el trabajo arduo conduzca a una vida digna. Estas inversiones en la industria manufacturera, la energía limpia, la infraestructura y la educación harán crecer nuestra economía desde la clase media hacia fuera, y no de arriba hacia abajo y, al combinarse con el plan del Presidente para la reducción equilibrada del déficit, ninguna de estas propuestas añadirá ni un centavo al déficit.

Cómo hacer de los Estados Unidos un imán para los empleos

El plan del Presidente comienza por atraer más empleos a nuestras costas.  Juntos, podemos demostrar que Estados Unidos es el mejor lugar para hacer negocios mediante la capacitación de nuestros trabajadores para empleos en la manufactura de alta tecnología y la reconstrucción de nuestra infraestructura para que nuestros negocios tengan las herramientas que necesitan para competir en la economía global.  Al invertir en  energía  limpia,  podemos  seguir  creando  buenos  empleos  en  Estados  Unidos,  reducir  nuestra dependencia del petróleo extranjero y reducir el costo de la energía para las familias y las empresas.  Y podemos reducir los trámites burocráticos para crear empleos al reconstruir nuestro sector de la vivienda y ayudar a los propietarios de vivienda responsables a ahorrar $3,000 al año por medio de la refinanciación a las tasas bajas que existen actualmente.

Cómo proveer a los estadounidenses de las habilidades que necesitan

La educación y la capacitación laboral son fundamentales para fortalecer la clase media y preparar a nuestros hijos para que compitan en la economía global.  El plan del Presidente ofrece una educación pre-escolar de alta calidad para todos los niños y les imparte a los graduados de la escuela secundaria las habilidades del mundo real que estos necesitan para encontrar un empleo en la actualidad.  Para los graduados que aspiren a una educación superior, el plan del Presidente recorta el costo de la universidad para las familias al recompensar a las escuelas de calidad que facilitan la asequibilidad de la educación superior.  Y mientras reparamos nuestro sistema migratorio quebrado de modo que todo el mundo se rija por las mismas reglas, también es necesario que atraigamos a los mejores trabajadores y empresarios para crear empleos y fomentar nuestra economía.

Cómo garantizar que el trabajo arduo conduzca a una vida digna

Nuestra economía es más fuerte cuando ampliamos las oportunidades y recompensamos el trabajo arduo de todos los estadounidenses.  El plan del Presidente recompensa el trabajo al aumentar el salario mínimo por etapas hasta $9 la hora para 15 millones de estadounidenses, de modo que un día de trabajo honrado reditúe más beneficio.   Para las comunidades más afectadas por la recesión, el plan del Presidente establece alianzas con las empresas para reconstruir barrios y proporcionar capacitación que logre reintegrar a las personas a la fuerza laboral.  Y para fortalecer a las familias, el plan del Presidente garantiza la igualdad de remuneración por el mismo trabajo y fomenta la paternidad.

Cómo reducir el déficit de una manera equilibrada

Además de hacer las inversiones por las que pagamos en forma responsable para hacer crecer a la clase media, el Presidente cree que tenemos que reducir el déficit de manera equilibrada para no traspasar la aplastante deuda a las generaciones futuras.  El Presidente está decidido a recortar los gastos innecesarios, reforzar las prestaciones, y pedirle a la gente adinerada que cumpla con la parte que le corresponda con el fin de finalizar la labor de reducción equilibrada de $4 billones.  También podemos lograr que nuestro código tributario sea más sencillo, justo y competitivo mediante la eliminación de los vacíos tributarios para la gente adinerada y las grandes empresas.  Sin embargo, la reducción del déficit por sí sola no es un plan para el crecimiento económico y no podemos sencillamente abrirnos camino a la prosperidad mediante recortes. Hacer inversiones inteligentes en nuestro pueblo por las que paguemos de manera responsable es la única manera comprobada de reducir nuestros déficits y crear una clase media próspera.

A pesar de que no resolveremos todos los retos que enfrentamos, hay pasos que podemos seguir ahora mismo para hacer fomentar la economía y donde existan puntos de confluencia, el pueblo estadounidense espera que el Congreso tome acción. Es por eso que el Presidente ha instado al Congreso a apoyar el fomento de una clase media sólida y unos Estados Unidos fuertes.

CÓMO HACER DE LOS ESTADOS UNIDOS UN IMÁN PARA LOS EMPLEOS

Cómo traer de vuelta a los Estados Unidos los buenos empleos en la industria manufacturera: El Presidente se compromete a garantizar que Estados Unidos fabrique cosas que el resto del mundo compre. Después de décadas de eliminación de empleos, los fabricantes estadounidenses han añadido unos 500,000 empleos en los últimos tres años. Para aprovechar estos adelantos, el Presidente tiene un plan integral para revitalizar nuestro sector manufacturero, que incluye lo siguiente:

  • La alianza con empresas y comunidades para invertir en tecnologías de fabricación estadounidense y en los trabajadores estadounidenses mediante una red de Institutos de Innovación en la Manufactura: El Presidente ha propuesto una inversión única de $1 mil millones para crear una red de 15 institutos de manufactura en todo el país, e insta al Congreso a actuar basado en esta propuesta. Pero para avanzar de inmediato y aprovechar el éxito de un instituto piloto en Youngstown, Ohio, el Presidente ha anunciado que actuará por autoridad ejecutiva para poner en marcha tres nuevos institutos de innovación en la manufactura este año. El Presidente pondrá en marcha estos institutos mediante una inversión conjunta de los recursos existentes entre los organismos federales liderados por los Departamentos de Defensa y Energía, junto con nuevos compromisos del sector privado. Cada instituto será una alianza entre empresas, universidades, centros de educación secundaria y el gobierno para desarrollar y construir las tecnologías y capacidades de la industria manufacturera que ayudarán a los fabricantes y trabajadores con sede en EE.UU. a competir y ganar.
  • Ponerle fin a los beneficios tributarios para las empresas que envían empleos al extranjero y aumentar la competitividad de los EE.UU. mediante la reforma de nuestro código tributario: Para apoyar a nuestras empresas manufactureras y alentar a las empresas a invertir en los EE.UU., el Presidente ha propuesto reformar nuestro código tributario empresarial, reducir la tasa corporativa, con una tasa aún más baja para las empresas manufactureras, ampliar y hacer permanente el crédito tributario por investigación y desarrollo, y poner en marcha un "impuesto por deslocalización" que impondría un impuesto mínimo sobre los ingresos en el extranjero para fomentar la inversión nacional e impedir una carrera a la baja en las tasas impositivas empresariales.
  • Traer de vuelta los empleos y fomentar la inversión en los Estados Unidos: El Presidente les pide a las empresas que hagan más para invertir en los Estados Unidos.  Para ayudar a nuestros estados y ciudades a competir con otros países para atraer a las empresas, el Presidente ampliará considerablemente las gestiones del Departamento de Comercio para promover la inversión empresarial. Como parte de estas gestiones, la Administración celebrará la Cumbre de Inversiones SelectUSA este año, en la cual se pondrá en contacto a empresas de todo el mundo con líderes locales con el fin de atraer empleos e inversiones a nuestras costas.

Eliminar la dependencia del petróleo extranjero y aumentar la seguridad energética de los Estados Unidos por medio de la energía limpia: Durante demasiado tiempo, nuestra dependencia del petróleo extranjero ha puesto a nuestra seguridad nacional y nuestra economía en riesgo de volatilidad de los precios del combustible lo que afecta gravemente los presupuestos de las familias de clase media. En los últimos cuatro años, hemos reducido nuestra dependencia del petróleo extranjero y aumentado drásticamente la producción estadounidense de energía renovable, lo que hace que nuestro país tenga la energía más segura que en cualquier momento de las últimas décadas, mientras que al mismo tiempo se reducen las emisiones de carbono y se crean empleos. A pesar de que no resolveremos este problema de la noche a la mañana, el plan energético del Presidente que incluye todo lo anteriormente mencionado invierte en fuentes de energía locales, desde gas natural hasta energías renovables, de modo que podamos reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero, crear buenos empleos en nuestro país, reducir el costo de la energía para las familias y empresas estadounidenses, y tomar medidas importantes para abordar el cambio climático.

  • Aprovechar el éxito y seguir adoptando medidas razonables para enfrentar el cambio climático: Sobre la base de los importantes avances logrados durante el primer mandato del Presidente, incluida la duplicación de la energía eólica y solar y el aumento de las normas de ahorro de combustible a 54.5 millas por galón para el año 2025, los Estados Unidos deben continuar tomando medidas para reducir la contaminación de carbono al mismo tiempo que mejoramos nuestra capacidad para manejar los impactos del cambio climático que ya se están sintiendo en nuestro país. El Presidente ha ordenado a su gabinete que identifique otras medidas ejecutivas de todo el Gobierno que contribuyan a reducir la contaminación, preparar a nuestras ciudades y a la nación para los efectos cada vez peores del cambio climático y acelerar la transición a fuentes más sostenibles de energía; dichas medidas se impondrán si el Congreso no toma medidas.
  • Duplicando de nuevo la producción de electricidad renovable para el 2020: Para duplicar una vez más la generación de energía eólica, solar y geotérmica para el año 2020, el Presidente le ha pedido al Congreso que haga que el crédito tributario por la producción de energía renovable sea permanente y reembolsable, en el marco de una reforma impositiva corporativa general, proporcionando incentivos y seguridad para las inversiones en energía limpia nueva.
  • Ayudar a proteger a las familias de subidas penosas en el precio de la gasolina estableciendo un  Fideicomiso para la Seguridad Energética: Aunque en el cercano plazo los Estados Unidos seguirán dependiendo del petróleo y gas producidos responsablemente, el Presidente Obama se ha comprometido con una política a largo plazo que nos permita una transición a alternativas más limpias, sin dejar de incrementar nuestra seguridad energética. La propuesta del Fideicomiso para la Seguridad Energética, que sería financiado por los ingresos del desarrollo de petróleo y gas en terrenos federales y costa afuera, cuenta con un amplio respaldo no partidista, incluyendo almirantes y generales jubilados e importantes Directores Ejecutivos empresariales. El Fidecomiso se centra en un objetivo realizable: la sustitución del uso del petróleo por nuestros automóviles y camiones. El Fideicomiso apoyará la investigación en una serie de tecnologías rentables, tales como vehículos avanzados que funcionan con electricidad, biocombustibles autóctonos, y vehículos que funcionan con gas natural de producción nacional.
  • Ahorrándole dinero a las personas al duplicar la productividad energética de Estados Unidos para el 2030, comenzando con una Carrera a la Cima en Eficiencia Energética por parte de los estados: El Presidente está formulando una meta audaz pero realizable para reducir drásticamente el derroche energético por medio de una mayor eficiencia. Siguiendo el modelo exitoso de la Administración en reforma educacional, que fuera diseñado para promover la adopción de políticas progresistas a nivel estatal, el Presupuesto del Presidente incluirá premios para una Carrera a la Cima. Estos premios serán un respaldo a los gobiernos estatales que implementen políticas eficaces que aumenten la eficiencia energética y ayuden a reducir el desperdicio. La mayor eficiencia no solamente les ahorrará dinero a los consumidores, sino que las reformas resultantes impulsarán inversiones que optimicen la competitividad manufacturera, perfeccionen la resistencia de la red, y reduzcan la contaminación del carbono.

Reconstruir y renovar nuestra infraestructura para que nuestras empresas dispongan de las herramientas que necesitan para competir: Desde que el Presidente asumió el poder, hemos mejorado más de 300,000 millas de vías nacionales, reparado o reemplazado más de 22,000 puentes, y construido o mejorado más de 6,000 millas de rieles. Pero hay más por hacer, y es por eso que el Presidente está haciendo un llamado a favor de:

  • Un programa de “Repárese Primero” para centrarse en nuestras reparaciones de infraestructura más urgentes: Conforme a este enfoque, la propuesta del Presidente de $50 mil millones en inversiones iniciales para la infraestructura incluye $40 mil millones dirigidos a las renovaciones más urgentes, como los 70,000 puentes con deficiencias estructurales en todo el país. Además, el Presidente reitera su llamado a favor de un aumento a largo plazo de fondos para el transporte terrestre y ferroviario financiado por las reducciones en los gastos debido al fin de las guerras, marcando un compromiso importante con el desarrollo de la nación aquí mismo en casa.
  • Aprovechamiento de las inversiones del sector privado para crear empleos mediante el mejoramiento de infraestructuras comerciales críticas a través de una Alianza para la Reconstrucción de los Estados Unidos: El Presidente está proponiendo políticas dirigidas a incrementar las inversiones del sector privado que crearán empleos renovando infraestructuras comerciales críticas, tales como nuestro sistema de transporte, la red de energía eléctrica, y nuestros oleoductos y gasoductos.

Reconstruyendo nuestro sector de la vivienda para fomentar nuestra economía y reintegrar a más obreros de la construcción a la fuerza laboral: No hace muchos años nuestra nación enfrentó una crisis de la vivienda como ninguna otra que se haya visto, que terminó afectando a millones de propietarios responsables. Hoy en día, el mercado inmobiliario finalmente se está recuperando. Los precios de las viviendas están subiendo al ritmo más rápido que se ha visto en seis años, la compra de viviendas ha subido casi un 50% y la construcción nuevamente está en proceso de expansión. El Presidente está proponiendo un plan que acelere este progreso: 

  • Ayudar a propietarios responsables a ahorrar $3,000 al año refinanciando a las bajas tasas de interés que existen actualmente: Para los prestatarios con préstamos asegurados por Fannie Mae o Freddie Mac, las propuestas legislativas del Presidente eliminarían los costos de tasación de la propiedad, proporcionarían la competencia abierta entre prestamistas para garantizar que los prestatarios obtengan el mejor negocio, y eliminarían los gastos de cierre para prestatarios que usen sus ahorros para reconstruir su capital líquido en la vivienda. Para los prestatarios sin préstamos garantizados por el gobierno, el plan del Presidente ofrecería la oportunidad de refinanciar.
  • Poner a la gente a trabajar reparando viviendas a través del Proyecto Reconstrucción: Hay cientos de comunidades donde el peso de las propiedades en ejecución hipotecaria y deshabitadas seguirá frenando el crecimiento si no existe intervención adicional. En base al progreso logrado para rehabilitar o demoler más de 100,000 propiedades dañadas o deshabitadas en cientos de comunidades, el Presidente está proponiendo $15 mil millones para el Proyecto Reconstrucción con el fin de ayudar a las comunidades más golpeadas a reconstruir al tiempo que se crean nuevos trabajos en la construcción.

Fomentando el comercio justo y estableciendo igualdad de condiciones con la apertura de nuevos mercados para productos hechos en los Estados Unidos: El Presidente continúa dedicado a duplicar las exportaciones de los Estados Unidos mientras se asegura que otros socios comerciales se rijan por las reglas. Para fomentar las exportaciones, el Presidente iniciará conversaciones sobre un acuerdo comercial global con la Unión Europea con el fin de promover el comercio libre y justo a través del Atlántico para sustentar millones de empleos estadounidenses bien remunerados, y formalizará la Alianza Transpacífico. El Presidente hará cumplir enérgicamente las leyes comerciales para proteger a los trabajadores norteamericanos de prácticas comerciales injustas y, con el fin de respaldar dichos esfuerzos, el Presidente se basará en la labor de su Centro de Cumplimiento Comercial Inter-Agencias, lanzado el año pasado.

Invirtiendo en las mejores ideas para liderar el mundo en innovaciones: El Presidente está dedicado a invertir en las ciencias y la tecnología para que Estados Unidos produzca los mejores y más innovadores productos del mundo. Invertir en innovación nos permitirá hacer cosas como correlacionar el cerebro humano, encontrar nuevas respuestas en la lucha contra el padecimiento de Alzheimer y otras enfermedades, idear nuevas tecnologías de energía limpia, y promover nuevas iniciativas de manufactura avanzada.

EQUIPANDO A LOS ESTADOUNIDENSES CON LAS COMPETENCIAS QUE NECESITAN

Proporcionando educación pre-escolar de alta calidad para todos los niños: Para que este país tenga éxito en el Siglo XXI, Estados Unidos debe tener la fuerza laboral más dinámica y mejor preparada del mundo, y dicha educación debe comenzar temprano en la vida. Cada dólar invertido en programas de educación y desarrollo tempranos ahorra cerca de $7 más a futuro en mejores ingresos que generan más rentas, y menos gastos gubernamentales en servicios sociales y prevención de la delincuencia. Pero hoy, la mayoría de los niños de cuatro años de edad no se encuentra en un programa pre-escolar público de alta calidad, y solo diez estados y el Distrito de Columbia requieren que los distritos escolares provean kindergarten gratis de día completo.

  • Respaldando a los 50 estados para que proporcionen acceso a la educación pre-escolar para todos los niños  de familias de ingresos bajos y moderados: El Presidente está proponiendo colaborar con el Congreso para proporcionarles a todos los niños de cuatro años de edad de familias de ingresos bajos y moderados una educación pre-escolar de alta calidad, a la vez que estos programas también se expanden a cientos de miles de niños adicionales de la clase media, y además incentivar políticas de kindergarten de día completo, para que todos los niños pueden ingresar al kindergarten preparados para el éxito académico.

Desarrollar las habilidades que llevan a empleos de alta calidad y altos ingresos: El Presidente se compromete a darles a nuestros estudiantes la oportunidad de desarrollar las habilidades que necesitan para los empleos de rápido crecimiento y altos ingresos del Siglo XXI. Preparar a todos nuestros ciudadanos con habilidades avanzadas que den lugar a un buen empleo significa:

  • Crear un Cuerpo de Profesores Guías de pedagogos ejemplares en ciencias, tecnología, ingeniería y  matemáticas (STEM): El Presidente Obama hace un llamamiento al Congreso para que asigne nuevos recursos para crear un Cuerpo de Profesores Guías STEM, movilizando a 10,000 de los mejores y más inteligentes profesores de ciencias y matemáticas de Estados Unidos para mejorar la educación STEM en todas las escuelas de Estados Unidos.
  • Modernizar las escuelas secundarias de Estados Unidos en torno al aprendizaje para el mundo real: El Presidente anuncia una nueva competencia para impulsar un rediseño de las escuelas secundarias para enfatizar el aprendizaje para el mundo real. El plan del Presidente invertirá en el rediseño de la escuela secundaria para que se enfoque en ofrecer experiencias estimulantes y relevantes, y premiará a las escuelas que formen nuevas colaboraciones con universidades y empleadores y que creen clases enfocadas en tecnología, ciencias, ingeniería y otras habilidades que los empleadores de hoy en día están solicitando para llenar las vacantes de ahora y del futuro. Además, el Presidente propone fortalecer y reformar nuestras inversiones federales en la educación técnica y vocacional para alinear mejor los programas con las necesidades de los empleadores y con las exigencias de la educación superior.
  • Reforzar el fuerte compromiso con una fuerza laboral calificada: El Presidente se compromete a tener una fuerza laboral mejor calificada y una mayor tasa de graduación de los estudios universitarios, y sigue apoyando el Fondo Universidad Comunitaria a Carrera que propuso en su Presupuesto del año pasado, una mayor simplicidad para los trabajadores y la obligación de responder sobre la eficacia de los programas de formación para impartirles a los trabajadores las habilidades que necesitan para encontrar empleos bien pagados y nuevas carreras.

Obligar a las universidades a responder del costo, del valor y de la calidad: Actualmente, el gobierno federal provee más de $150 mil millones cada año en asistencia directa para préstamos y subvenciones para los estudiantes de Estados Unidos. En una época de recursos limitados, debemos repartir esta inversión federal con prudencia, para fomentar oportunidades de educación superior y para garantizar el mejor rendimiento de la inversión. El Presidente hará un llamamiento al Congreso para que considere el valor, la asequibilidad y los resultados para los estudiantes al determinar qué universidades han de recibir acceso a la asistencia federal para estudiantes, ya sea mediante la incorporación de mediciones del valor y la asequibilidad en el actual sistema de acreditación o bien mediante el establecimiento de un nuevo sistema de acreditación alternativo que ofrezca nuevas rutas para que los modelos de educación superior y las universidades reciban la asistencia federal para estudiantes basada en los resultados y el rendimiento.

  • Una nueva Ficha de datos universitarios para ofrecer datos claros sobre las universidades: El año pasado, el Presidente Obama pidió la elaboración de una nueva Ficha de datos universitarios para ofrecerles a los estudiantes y a las familias datos claros sobre los costos y la calidad de las universidades al momento de tomar decisiones sobre la educación superior. La Administración está inaugurando esta herramienta interactiva para que cada estudiante y cada familia puedan obtener datos sobre universidades individuales y compararlas con entidades similares cuando realicen su búsqueda de una universidad.

Reformar nuestro disfuncional sistema migratorio para que todos se rijan por las mismas reglas y atraigamos a los mejores y más inteligentes trabajadores: El Presidente se compromete a una reforma migratoria de sentido común que hace responsables a los trabajadores indocumentados y a las empresas que los contratan, y que les proporciona a nuestras empresas el talento que necesitan para competir a nivel mundial. Hace un llamamiento al Congreso a aprobar legislación que siga fortaleciendo nuestras fronteras, tomando medidas duras contra las empresas que contraten a trabajadores indocumentados, estableciendo un camino hacia la ciudadanía ganada para los inmigrantes indocumentados y simplificando el sistema migratorio legal para las familias, los trabajadores y las empresas, incluido para atraer a empresarios e ingenieros altamente calificados que crearán empleos y fomentarán nuestra economía.

Asegurar que los veteranos reciban la atención, los beneficios, la educación y las oportunidades de trabajo que han ganado: Terminar una guerra de manera responsable también significa cuidar a las personas que lucharon en ella, invirtiendo en una atención médica de talla mundial, incluida la atención en salud mental, para nuestros guerreros heridos; apoyando a nuestras familias militares y dándoles a nuestros veteranos la atención, los beneficios y las oportunidades que tienen merecidos. La Administración sigue comprometida a continuar el éxito de los esfuerzos del Presidente y de la Primera Dama para fomentar la contratación de veteranos mediante créditos tributarios y colaboraciones con el sector privado, y para asegurar que el programa de transición de las fuerzas armadas produzca veteranos “preparados para una carrera”.

GARANTIZAR QUE TRABAJAR DURO SIGNIFIQUE GANARSE UN SALARIO DIGNO

Premiar el trabajar duro mediante un aumento en el salario mínimo a $9 por hora: En el país más rico de la Tierra, nadie que trabaje a tiempo completo debe tener que vivir en la pobreza y es por eso que el Presidente hace un llamamiento al Congreso a aumentar el salario mínimo federal para los trabajadores estadounidenses, en etapas, para que alcance los $9 la hora en 2015, a aumentar el salario mínimo para los trabajadores que reciben propinas y a vincularlo con la tasa de inflación. Al actual salario de $7.25 por hora, un trabajador de salario mínimo trabajando a tiempo completo gana $14,500 al año. Aun con los beneficios tributarios que cada padre o madre recibe por un hijo, una familia de cuatro personas con un trabajador de salario mínimo trabajando a tiempo completo vive por debajo de la línea de pobreza.

  • Aumentar los salarios para más de 15 millones de trabajadores sacará a muchos de ellos de la pobreza y  fortalecerá nuestra economía: Al aumentar el salario mínimo y asegurar que esté a la par del costo de vida significa un aumento de salario para 15 millones de trabajadores, la mayoría de ellos adultos, al igual que aumentos indirectos para millones más, sacando a muchos de la pobreza. Al aumentar el salario mínimo a $9 se restablece el valor ajustado por la inflación del salario mínimo y lo coloca de nuevo en donde estaba en 1981. Una serie de estudios económicos ha demostrado que elevar modestamente el salario mínimo aumenta los ingresos sin reducir el empleo en general y, de hecho, los empleadores pueden ver una fuerza laboral más estable debido a la disminución de la rotación de personal y una cartera de clientes con más dinero para gastar. Es por eso que economistas líderes como Lawrence Katz (Harvard), Richard Freeman (Harvard), Joseph Stinglitz (Columbia), y Laura Tyson (Berkeley), y empresas como Costco han pedido que se aumente el salario mínimo y han dicho que fortalecería la economía.

Construir nuevas escaleras de oportunidad hacia la clase media: El Presidente está elaborando una agenda para construir nuevas escaleras de oportunidad hacia la clase media al proponer políticas que funcionen para darle a cada niño la oportunidad de iniciar su vida con una familia en donde criarse; para que nuestros jóvenes crezcan en comunidades sólidas; que existan oportunidades más evidentes de buenos empleos para todos los estadounidenses; y que apoyemos la seguridad financiera para las familias trabajadoras.

  • Garantizar un salario con el que se pueda vivir e invertir en la educación: La propuesta del Presidente de aumentar el salario mínimo federal tiene el fin de promover la meta de garantizar la seguridad económica para todas las familias trabajadoras. El Presidente también está proponiendo nuevas inversiones en la educación pre-escolar para que todos los niños tengan la oportunidad de recibir una educación de calidad a edad temprana, y promover las sendas educativas para ayudar a los estudiantes a encontrar empleos bien remunerados y altamente especializados.
  • Establecer una alianza entre las empresas y las comunidades más afectadas por la recesión para ayudar a su  reconstrucción y ofrecer capacitación laboral que ponga de nuevo a trabajar a la gente a través de Zonas de  Promesa: El Presidente está comprometido a ayudar a 20 comunidades, tanto urbanas como rurales, a lo largo del país a desarrollar planes, aprovechar los recursos, y deshacerse de las barreras federales para que puedan generar trabajos, apalancar la inversión privada, aumentar la actividad económica, ampliar las oportunidades educativas, aumentar la calidad de las viviendas asequibles, y mejorar la seguridad pública. La Administración proporcionará asistencia técnica intensiva para usar los recursos existentes más eficazmente dentro de cada una de estas nuevas Zonas de Promesa. 
  • Crear caminos hacia empleos para todos los estadounidenses: Un empleo seguro es una de las piedras angulares de la oportunidad económica. Invertir en la juventud de bajos ingresos de nuestra nación y conectar con empleos a aquellos que tienen experiencia pero que han estado desempleados por largo tiempo es crítico para construir una prosperidad a largo plazo y garantizar que nuestra recuperación económica llegue a todos los estadounidenses. Es por eso que el Presidente ha incluido un ambicioso plan en su Presupuesto para apoyar los trabajos de verano y durante el año para la juventud de bajos ingresos y reintegrar a la fuerza laboral a las personas desempleadas por largo tiempo y a los adultos de bajos ingresos.
  • Fomentar y fortalecer a las familias: El Presidente está proponiendo eliminar la disuasión económica al matrimonio para las parejas de bajos ingresos, y apoyar y fomentar la paternidad, lo que incluye trabajar con la comunidad de fe y el sector privado.

Asegurar un pago igual por el mismo trabajo: Las mujeres conforman casi la mitad de la fuerza laboral de los EE.UU. y dos tercios de nuestras familias dependen del salario de la madre como una parte importante de su ingreso. Aun con esto, las mujeres ganan en promedio 23 centavos por dólar menos que los hombres. El primer proyecto de ley que promulgó el Presidente, que fue la Ley de Igualdad Salarial Lilly Ledbetter, ayuda a las que afrontan la discriminación a recuperar sus salarios. Después creó la inter-agencia Grupo de Trabajo de Igualdad Salarial para acabar con las violaciones a la ley de igualdad salarial. El Presidente está comprometido a cerrar la brecha de salario de una vez por todas y está pidiendo al Congreso que finalmente apruebe este año la Ley de Equidad en los Cheques de Cobro.

Hacer que nuestros hogares y vecindarios sean más seguros: El Presidente entiende que nuestra economía es más fuerte cuando podemos vivir libres de la amenaza de la violencia en los hogares, las escuelas, las oficinas o en nuestras calles.

  • Renovar la Ley sobre la Violencia Contra las Mujeres (VAWA): Desde que se aprobó la Ley sobre la Violencia Contra las Mujeres en 1994, los incidentes anuales de violencia familiar han disminuido en más de un 60 porciento. Pero la violencia sigue siendo una barrera importante en la vida de las mujeres, ya que una de cada cinco mujeres ha sido violada y una de cada tres mujeres ha sido victimizadas por la violencia familiar durante su vida. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades estima que el costo por violencia familiar para nuestra nación es de $8 mil millones al año solo en costos de pérdida de productividad y atención a la salud; otros estudios han sugerido que el impacto económico total es mucho más alto. La violencia familiar es responsable de la pérdida de 8 millones de días de trabajo con goce de sueldo anualmente, que es el equivalente de 32,000 empleos a tiempo completo. VAWA incluye medidas de sentido común para proteger a las víctimas de la violencia familiar y les proporciona a las agencias de cumplimiento del orden las herramientas que necesitan para investigar y procesar judicialmente los delitos por agresión sexual. Hoy, el Senado aprobó la Ley sobre la Violencia Contra las Mujeres con un aplastante apoyo bipartidista. El Presidente está pidiéndole a la Cámara de Representantes que se mueva rápidamente y haga lo mismo, porque ya no podemos permitirnos estar esperando a que la Cámara de Representantes actúe.
  • Reducir la violencia por armas de fuego: El Presidente cree firmemente que la Segunda Enmienda garantiza un derecho individual de portar armas. Pero existen cuatro pasos de sentido común que podemos tomar ahora para proteger mejor a nuestros hijos y nuestras comunidades de la violencia por armas de fuego y de los trágicos tiroteos masivos como los de Newtown, Aurora, Oak Creek y Tucson. El plan del Presidente incluye: (1) cerrar los vacíos legales en la verificación de antecedentes para mantener las armas fuera de manos peligrosas; (2) prohibir las armas automáticas estilo militar y cargadores de alta capacidad, y tomar otros pasos de sentido común para reducir la violencia por armas de fuego; (3) asegurar la seguridad de las escuelas y (4) incrementar el acceso a los servicios de salud mental.

RECORTAR EL DÉFICIT DE UNA FORMA EQUILIBRADA

Seguir aprovechando el progreso con la reducción del déficit en más de $2.5 billones en una forma equilibrada: En los últimos cuatro años, los Demócratas y los Republicanos han recortado el déficit en más de $2.5 billones a través de una combinación de recortes de gasto y reformas tributarias entre las que se incluyen $1.4 billones en recortes de gastos a programas discrecionales y más de $600 mil millones en nuevos ingresos al incrementar la tasa de impuestos a los millonarios y los multimillonarios y cerciorarse de que los estadounidenses más acaudalados empiecen a pagar lo que les corresponde justamente. Cuando se incluyen los intereses por ahorros estas cantidades llegan a más de $2.5 billones en la reducción del déficit.

El Presidente sigue comprometido a reducir el déficit en $4 billones como parte de un plan general para empleos y crecimiento compartido y una reforma de impuestos y prestaciones: Los $2.5 billones de reducción de déficit que ha promulgado el Presidente significa que vamos a más de la mitad de nuestra meta de $4 billones en reducción del déficit que los economistas y los funcionarios electos de ambas partes creen que son los necesarios para disminuir el déficit como una porción de la economía y colocarnos en un camino fiscalmente sostenible. Las propuestas del Presidente presentadas en las negociaciones del abismo fiscal, que son recortes sensatos de gastos, reformas prudentes al Medicare y otras prestaciones, y reformas tributarias que disminuyenel déficit al eliminar los vacíos legales y las deducciones para los más afortunados , todavía siguen sobre la mesa:

  • Comprometido a una reforma tributaria y de prestaciones: La oferta del Presidente a los Republicanos en las negociaciones del déficit incluyó $900 mil millones más en recortes de gastos y reformas de prestaciones y $600 mil millones en ingreso adicional, relativo al acuerdo fiscal, que han de lograrse a través de la reformatributaria que cerró los vacíos legales para los ricos y reformó los impuestos empresariales para fortalecer la competitividad de los Estados Unidos. Tomando en consideración los ahorros de intereses y las medidas para lograr el crecimiento laboral, al ponerse en práctica la oferta completa del Presidente se reduciría el déficit en más de $1.5 billones relativo al trato fiscal y se habría logrado un total de $4 billones en reducción del déficit a lo largo de 10 años y estabilizado la deuda como una parte de la economía durante los próximos 10 años.

 

White House Shareables