THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
_________________________________________________________________________

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
15 de febrero, 2013

El plan del Presidente para garantizar que el trabajo duro
resulte en un medio de vida decente

En los Estados Unidos existe un acuerdo básico.  Según este, no importa quién uno sea ni de donde venga, si uno está dispuesto a trabajar duro y regirse por las reglas, uno debe poder encontrar un buen empleo, sentirse seguro en su comunidad, y mantener a una familia.  El Presidente Obama ha luchado por la clase media, y ha hecho inversiones históricas para cerciorarse de que haya escaleras de oportunidad para aquellos que trabajan duro para poder llegar a la clase media.  

El plan del Presidente se basa en el progreso que hemos logrado durante los últimos cuatro años para expandir la oportunidad a todo estadounidense y toda comunidad dispuestos a hacer el trabajo necesario para salir adelante.  Pero no existe una solución que sirva para todos los retos que encaramos.  Se requiere un esfuerzo colaborativo, entre los empresarios y los funcionarios federales, estatales y locales; las organizaciones religiosas y las sin fines de lucro; los hijos y los padres, para garantizar que el trabajo duro lleve a un medio de vida decente para todo estadounidense.  El plan propuesto por el Presidente:

  • Recompensa el trabajo duro con un aumento del salario mínimo a $9.00: Ahora mismo, un trabajador a tiempo completo que gane el salario mínimo gana $14,500 al año.  Eso significa que demasiados estadounidenses que están trabajando duro y honestamente cada día viven en la pobreza.  Eso es algo inaceptable.  El plan del Presidente aumenta el salario mínimo de $7.25 a $9.00, que aumentaría directamente los salarios de 15 millones de trabajadores y reduciría la pobreza y la desigualdad.
  • Les provee educación pre-escolar de alta calidad a todos los niños: Démosle a cada niño la oportunidad justa que este merece.  Para que los Estados Unidos tengan éxito en el Siglo XXI, tenemos que tener la fuerza laboral más dinámica y educada del mundo, y esa educación tiene que comenzar muy temprano en la vida.  Sin embargo, actualmente, la mayoría de los niños de cuatro años de edad no se encuentra en un programa público de educación pre-escolar de alta calidad.  El plan del Presidente establece alianzas con los estados para expandir la educación pre-escolar de alta calidad a todos los niños. 
  • Establece alianzas con las comunidades para ayudarlas a reconstruir y reintegrar a la gente a la fuerza laboral: El código postal de un niño no debe nunca determinar su destino; pero, actualmente, el barrio en el que este se críe impacta sus posibilidades de graduarse de la escuela secundaria, sus resultados de salud, y sus oportunidades económicas en la vida.  Este año, la Administración comenzará a establecer alianzas con 20 comunidades que fueron las más adversamente afectadas por la recesión para ayudarlas a encaminarse nuevamente.  En colaboración con los líderes locales, el plan del Presidente enfoca los recursos en la creación de empleos, la seguridad pública, la educación y la vivienda.
  • Crea vías a los empleos para todos los estadounidenses: El plan del Presidente ofrece incentivos a las compañías que contraten estadounidenses que reúnen los requisitos para llenar una vacante de trabajo, pero que llevan tanto tiempo desempleados que ya nadie les ofrece una oportunidad.  Su plan también apoya empleos tanto de verano como para todo el año para los jóvenes de bajos ingresos.  Esto es en adición a su plan para equipar a los estadounidenses de las habilidades que necesitan para los empleos de alta tecnología y buenos salarios del Siglo XXI.
  • Expande la oportunidad en la primera infancia para todos los estadounidenses: Además de proveerles acceso a una educación pre-escolar de alta calidad a todos los niños, el Presidente propone hacer una inversión significativa en las oportunidades de aprendizaje pre-escolar para nuestros niños más pequeños, desde su nacimiento hasta los tres años de edad, con la expansión del programa Early Head Start, el cuidado infantil, y otros programas de salud y educación.
  • Fortalece a las familias: El Presidente está proponiendo eliminar los elementos de disuasión al matrimonio para las parejas de bajos ingresos; así como continuar apoyando la función tan crítica que desempeñas los padres en el desarrollo intelectual, emocional y el bienestar financiero de sus hijos y sus hijas 

El compromiso del Presidente con garantizar que el trabajo duro
resulte en un medio de vida decente

  • Recompensar el trabajo duro con un aumento del salario mínimo a $9.00 la hora: El Presidente cree que nadie que trabaje a tiempo completo debe tener que criar a su familia en la pobreza.  Pero, ahora mismo, un trabajador a tiempo completo que gane el salario mínimo gana $14,500 al año, lo que hace que demasiadas familias tengan muchas dificultades para cubrir sus gastos, y significa que una familia de cuatro miembros mantenida por un trabajador que gane el salario mínimo sigue viviendo por debajo del nivel de pobreza, incluso tomando en cuenta los créditos tributarios para las familias trabajadoras.  Por eso es que el Presidente exhorta al Congreso a que aumente el salario mínimo federal a $9.00 y que lo ajuste a la inflación de aquí en adelante.  El Presidente también propone aumentar el salario mínimo de los trabajadores que reciben propinas, que no ha sido aumentado en más de veinte años.  La erosión en el valor real del salario mínimo ha sido un factor en la creciente desigualdad en las décadas recientes.  La propuesta del Presidente cubriría este problema con el aumento del salario mínimo y su ajuste a la inflación de manera que las familias trabajadoras puedan mantenerse a la par de los aumentos en los costos.
    • Aumentar el salario mínimo mayormente beneficia a los adultos, y especialmente a las mujeres que trabajan: Alrededor del 60 por ciento de los trabajadores que se benefician de un salario mínimo más alto son mujeres, y pocas son adolescentes, ya que son menos del 20 por ciento. 
    • Aumentar el salario mínimo ayuda a los padres: El trabajador promedio que se beneficiaría del aumento del salario mínimo a $9 la hora aportó a su hogar el 46 por ciento del ingreso total de salarios y sueldos de su hogar en 2011, según la Encuesta Actual de la Población. 
    • Para una familia trabajadora que gane entre $20,000 y $30,000, los $3,500 adicionales al año del aumento del salario mínimo cubrirían: 
      • Lo que gasta la familia en el supermercado en un año; o
      • Lo que gasta la familia en los servicios de electricidad y gas en un año; o
      • Lo que gasta la familia en gasolina y ropa en un año; o
      • Seis meses de vivienda.  

  • Proveer educación pre-escolar de alta calidad para todos los niños: Para que los Estados Unidos tengan éxito en el Siglo XXI, tenemos que tener la fuerza laboral más dinámica y educada del mundo, y esa educación tiene que comenzar muy temprano en la vida.  Cada dólar que se invierta en programas de educación y desarrollo pre-escolar ahorra alrededor de $7 a futuro en entradas mayores que generan más ingresos, y menos gastos para el gobierno en servicios sociales y prevención de la delincuencia.  El Presidente también está presentando un plan para proveerle acceso a la educación pre-escolar a todo niño, mientras que además les ofrece incentivos a los estados para expandir el acceso al kindergarten de día completo.
    • La propuesta del Presidente mejorará la calidad y expandirá el acceso a la educación pre-escolar, a través de una alianza con los 50 estados, para extender fondos federales para expandir la educación pre-escolar pública de alta calidad para llegar a todos los niños de cuatro años de edad  de ingresos bajos y moderados de familias que se encuentren en el nivel de pobreza o hasta un 200% por debajo.  El Departamento de Educación de EE.UU. les asignará fondos a los estados en base a su proporción de niños de cuatro años de edad de ingresos bajos y moderados, y distribuirá los fondos a los distritos escolares locales y otros proveedores aliados para implementar el programa.  La propuesta incluiría un incentivo para que los estados amplíen la participación en su programa de educación pre-escolar pública a otras familias de la clase media. 
    • Los fondos apoyarán a los estados a medida que estos garantizan que los niños estén inscritos en programas de alta calidad.  Para poder acceder a los fondos federales, los estados tendrían que cumplir puntos de referencia de calidad que están vinculados con mejores resultados para los niños, los cuales incluyen:
      • normas de aprendizaje pre-escolar a nivel estatal;
      • maestros calificados para todas las clases de educación pre-escolar; y
      • un plan para implementar sistemas generales de datos y evaluación. 
    • Los programas de educación pre-escolar en todos los estados tendrían que cumplir normas comunes y consistentes de calidad en todos los programas, incluyendo:
      • maestros bien capacitados, a quienes se les pague a un nivel comparable con el personal de kindergarten al 12° grado;
      • tamaños pequeños de clases y proporciones bajas de adultos por cada niño;
      • servicios generales de salud y otros relacionados; y
      • evaluación y revisión efectivas de los programas.

  • Alianzas con las comunidades para ayudar a reconstruir y reintegrar a la gente a la fuerza laboral: El código postal de un niño no debe jamás determinar su destino; pero, actualmente, el barrio en que este se críe impacta sus posibilidades de graduarse de la escuela secundaria, sus resultados de salud, y las oportunidades económicas de su vida.  En colaboración con los líderes locales, el Presidente propone alinear varias de sus iniciativas exclusivas de revitalización del Departamento de Educación, el Departamento de la Vivienda y el Desarrollo Urbano, el Departamento del Comercio, el Departamento de Servicios de Salud y Humanos, el Departamento de Justicia, y el Departamento de Agricultura para garantizar que los programas y recursos federales se concentren intensamente en 20 comunidades que han sido las más adversamente afectadas por la recesión.   

Hemos visto cómo este enfoque ha funcionado en lugares como San Antonio, TX donde el Alcalde Julián Castro está revitalizando barrios que llevan décadas de deterioro, apalancando inversiones privadas significativas para concentrar los fondos donde la necesidad es mayor y donde la evidencia del impacto es más fuerte.  En San Antonio, la United Way está colaborando con los maestros y los policías para aumentar las oportunidades de los jóvenes para graduarse de la escuela secundaria.

La Administración designará a cada una de esas áreas como “Zonas de promesa” a través de un proceso transparente y competitivo que puede lograr la participación de varios programas, incluyendo los siguientes: 

  • Las inversiones enfocadas pueden transformar comunidades de gran pobreza en lugares de oportunidad que pueden atraer inversiones privadas, mejorar la educación y crear empleos.  Dichas inversiones pueden incluir:
    • La identificación de barrios para reducir la delincuencia violenta con la provisión de fondos del Departamento de Justicia a los encargados del cumplimiento del orden y los líderes comunitarios a nivel local;
    • Transformar barrios de gran pobreza con el apalancamiento de subvenciones del Departamento de la Vivienda y el Desarrollo Urbano para atraer inversiones privadas para demoler las viviendas públicas deterioradas y construir nuevas viviendas de ingresos mixtos, al tiempo que se garantiza que no se desplace a los residentes de bajos ingresos; y
    • Garantizar que los estudiantes en esas comunidades se gradúen de la escuela secundaria preparados para unirse a la fuerza laboral o preparados para ir a la universidad con el uso de fondos del Departamento de Educación para expandir la educación pre-escolar, los programas educativos después del horario escolar diario y durante el verano, así como reducir las tasa de deserción escolar. 

  • Incentivos fiscales para las Zonas de Promesa para estimular el crecimiento y las inversiones en las comunidades identificadas.  Esos incentivos incluirán créditos tributarios por contratar trabajadores y deducciones de impuestos por inversiones de capital dentro de la Zona.
  • Ayudar a los líderes locales a navegar los programas federales, eliminar la burocracia, y usar los recursos federales de una manera más efectiva. 

  • Crear vías a los empleos: El plan del Presidente ayuda a los jóvenes de bajos ingresos a encontrar empleos de verano y para todo el año, les enseña a nuestros muchachos las habilidades de la vida real que se necesitan para encontrar un empleo, y les ofrece incentivos a las compañías que contraten a los que han estado desempleados durante largo tiempo.  Estos pasos son críticos para garantizar que nuestra recuperación económica llegue a todos los estadounidenses. En su presupuesto para el años fiscal 2013, el Presidente propuso un Fondo de Vías para Reintegrarse al Trabajo para ayudar a apoyar las oportunidades de empleo y capacitación laboral para los adultos que llevan mucho tiempo desempleados y los adultos de bajos ingresos; y apoyar empleos de verano y para el año completo para los jóvenes de bajos ingresos. El fondo aprovecharía los esfuerzos exitosos del programa TANF-ECF de la Ley de Recuperación, que ayudó a apoyar oportunidades de empleo para 260,000 personas de bajos ingresos en 39 estados y en el Distrito de Columbia, y el esfuerzo de Summer Jobs+ de la Administración en 2012.  El Presidente ha demostrado su compromiso a continuar proporcionándoles apoyo a los estadounidenses desempleados con su propuesta de reformas  generalizadas al programa de seguro por desempleo, algunas de las cuales fueron adoptadas en la Ley de Alivio Fiscal y Creación de Empleos para la Clase Media de 2012. Con el reconocimiento de que la oportunidad de adquirir las habilidades para obtener y mantener un buen empleo comienza a temprana edad y a través de la educación, el Presidente también anunciará:
    • La modernización de las escuelas secundarias de los Estados Unidos para un aprendizaje de la vida real: El Presidente está anunciando una nueva competencia para impulsar el rediseño de las escuelas secundarias para enfatizar el aprendizaje de la vida real.  El plan del Presidente invertirá en rediseñar las escuelas secundarias para concentrarse en proveer experiencias estimulantes y relevantes, y recompensará a las escuelas que establezcan nuevas alianzas con universidades comunitarias y empleadores, y que creen clases que se concentren en la tecnología, la ciencia, la ingeniería y otras habilidades que exigen los empleadores de hoy para llenar los empleos vacantes ahora y en el futuro.  Además, el Presidente propone fortalecer y reformar nuestra inversión federal en la educación de carreras y técnica para alinear mejor los programas con las necesidades de los empleadores y con las demandas de la educación superior. 

  • Expandir la oportunidad en la primera infancia a todos los estadounidenses: Actualmente, demasiados niños ya están atrasados en su nivel académico y de desarrollo en el momento que comienzan a ir a la escuela y realmente nunca se ponen al día, lo que compromete nuestra capacidad de competir en una economía global y lo que margina a grupos inmensos de talento desaprovechado.
    • Comenzar la educación pre-escolar desde el nacimiento. Además de proveer una educación pre-escolar de alta calidad para todos los niños, la propuesta del Presidente aumentará la disponibilidad de los programas de aprendizaje pre-escolar de alta calidad para los niños pequeños para garantizar que la expansión de los servicios pre-escolares para los niños de cuatro años de edad sea parte de un sistema cohesivo y bien alineado de aprendizaje pre-escolar para los niños desde su nacimiento hasta los cinco años de edad.  Esta inversión se concentrará en nuestra infraestructura existente de programas que reciben fondos federales tales como Early Head Start, y el Fondo de Cuidado y Desarrollo Infantil para expandir los servicios y fomentar su calidad. 
    • Extender y expandir las visitas voluntarias a domicilio: Para nuestros niños más pequeños y padres sujetos a riesgo, el Presidente también propondrá una inversión sustancial para expandir los programas de visitas voluntarias a domicilio que proveen enfermeros, trabajadores sociales y otros profesionales para conectar a las familias con servicios de ayuda que pueden mejorar la salud del niño, su desarrollo y su capacidad de aprender.  Esto contribuirá a garantizar que nuestros estadounidenses más vulnerables estén encaminados desde su nacimiento, y que las inversiones posteriores en la educación se hagan sobre una base sólida.  

  • Fortalecimiento de las familias: El Presidente también continuará su compromiso de apoyar los matrimonios saludables para todas las familias, incluyendo la eliminación de los elementos de disuasión para que las parejas de bajos ingresos se casen y apoyar la función tan crítica que desempeñan los padres en mejorar el bienestar intelectual, emocional y financiero de sus hijos e hijas.  La Administración propone permitir que los programas federales existentes, tales como el programa de apoyo a los hijos, implementen modelos que logren que más hombres trabajen y participen en la crianza de sus hijos.  La Administración también propone permitirles a los estados que prueben estrategias para vencer los elementos de disuasión financiera para formar hogares seguros y estables con ambos padres y matrimonios en los programas federales.  

Aprovechar el progreso que hemos logrado 

Además de la agenda para la reforma general del Presidente para aumentar el acceso a una educación de alta calidad para todos los estadounidenses, la Administración aprovechará la base sólida en estas áreas clave que contribuyen a crear escaleras de oportunidad.

  • Más acceso a la educación pre-escolar: Las inversiones significativas hechas por la Administración en Head Start, Early Head Start, y fondos para el cuidado infantil han aumentado el acceso a la educación pre-escolar para cientos de miles de niños pequeños.  Aumentamos el número de niños que reciben los servicios de Head Start y de Early Head Start en 61,000 y aumentamos los fondos para el cuidado infantil, al tiempo que se implementaron reformas históricas para garantizar que los niños en Head Start reciban servicios solo de los mejores programas.  Bajo el liderazgo del Presidente, la inscripción en Early Head Start específicamente casi que se ha duplicado.  El Reto de la Carrera a la Cima del Aprendizaje Pre-escolar ha recompensado a 14 estados que han acordado aumentar el nivel de la calidad de sus programas públicos y privados de educación pre-escolar, con el establecimiento de normas más elevadas en todos los programas y proporcionando enlaces con apoyo de salud, nutrición, salud mental y de familia para nuestros niños más necesitados. 
  • Apoyo a las familias fuertes y el matrimonio: La Ley de Cuidado de Salud Asequible invierte más fondos federales en servicios de visitas voluntarias a domicilio para los padres y recién nacidos de bajos ingresos, lo que les provee a cientos de miles de familias servicios sobre cuidado materno e infantil, habilidades de crianza, nutrición, prevención de abuso infantil, y educación y empleos para los padres. El Presidente luchó por extender una expansión del Crédito Fiscal por el Ingreso del Trabajo (EITC, por sus siglas en inglés) que reduce las “multas por matrimonio” en el código fiscal para los padres que trabajan y tienen hijos.  Por último, el Presidente tiene un compromiso personal fuerte y de largo tiempo a exhortar a ambos padres a que participen activamente en la vida de su hijo, con un énfasis especial en llegar a los padres a través de alianzas y la modernización de nuestros programas federales. 
  • Revitalización de los barrios: Desde 2009, el Presidente ha invertido más de $350 millones en más de 100 de los focos persistentes de pobreza de la nación a través de dos de sus programas exclusivos.  Siguiendo el modelo de la Zona Infantil de Harlem, la Administración ha invertido en la iniciativa Promise Neighborhoods para apoyar a las comunidades de gran pobreza a crear un abastecimiento desde “la cuna hasta la universidad” de apoyos educativos para ayudar a los jóvenes a graduarse de la escuela secundaria y seguir estudios superiores.  La iniciativa Choice Neighborhoods ayuda a transformar los barrios que tienen viviendas públicas deterioradas y una pobreza concentrada en barrios repletos de oportunidades y de ingresos mixtos, alineando inversiones en mejores viviendas con la expansión de oportunidades educativas de alta calidad. 
  • Establecimiento de alianzas con líderes locales para apoyar las ciudades deterioradas: En 2011, la Casa Blanca lanzó Strong Cities, Strong Communities, que es una alianza exclusiva entre los alcaldes y el gobierno federal para impulsar el crecimiento económico en ciudades crónicamente deterioradas.  A través de equipos federales allí presentes y ayuda técnica especializada, el programa piloto está ayudando a siete alcaldes a implementar sus visiones económicas para promover las alianzas estratégicas entre el gobierno y los negocios que crean empleos, implementan planeación urbana estratégica y utilizan el dinero de los contribuyentes de un manera más eficiente. 
  • Proveer empleos y capacitación laboral para jóvenes y adultos de bajos ingresos: El Fondo de Vías para Reintegrarse al Trabajo establecido por el Presidente aprovecharía el éxito de la Ley de Recuperación, que ayudó a colocar a 372,000 jóvenes de bajos ingresos en empleos de verano y para el año completo y apoyó oportunidades de empleo para cerca de 260,000 personas de bajos ingresos en 2009 y 2010. La Iniciativa Summer Jobs+ del Presidente en 2012 también consiguió compromisos del sector privado, organizaciones sin fines de lucro y de todos los niveles del gobierno para proveerles oportunidades a los jóvenes de bajos ingresos y desconectados.  En total, más de 150 aliados de Summer Jobs+ se comprometieron a proveer más de 300,000 oportunidades de capacitación y tutoría, incluyendo más de 100,000 empleos remunerados.
    • Reforma de nuestro sistema de seguro por desempleo para ayudar a reintegrar a la gente a la fuerza laboral: El Presidente ya ha demostrado su compromiso a continuar ofreciéndoles apoyo a los estadounidenses desempleados y hacer que nuestro sistema de desempleo sea más bien un sistema de reintegración a la fuerza laboral. El Presidente propuso, y el Congreso adoptó en la Ley de Alivio Fiscal y Creación de Empleos para la Clase Media de 2012, una reforma generalizada al programa de seguro por desempleo que exhorta a los estados a adoptar programas de compartir trabajo para prevenir las cesantías, ayudar a los desempleados a abrir nuevos negocios, y les concede a los estados autoridad para establecer programas piloto para ayudar a los trabajadores que estén recibiendo el seguro por desempleo a obtener experiencia práctica de trabajo diseñada para conseguir empleo. 
  • Fortalecimiento de la seguridad económica para todos los estadounidenses que trabajan a través de alivio fiscal: Como parte del trato fiscal de fin de año, la Administración de Obama consiguió alivio fiscal permanente para la clase media, que impidió un aumento de $2,200 del impuesto sobre la renta este año para la típica familia de cuatro miembros.  El Presidente luchó duramente por incluir prórrogas de las mejoras al Crédito Fiscal por el Ingreso del Trabajo (EITC) y al Crédito Fiscal por Hijos que proveen ayuda crítica a 15 millones de familias trabajadoras de ingresos bajos y moderados que tienen hijos.  

###

White House Shareables