THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
______________________________________________________________________________
EMBARGADO HASTA LAS 6:00 AM ET, del SÁBADO, 13 de abril, 2013
 

MENSAJE SEMANAL: La madre de una de las víctimas
de Sandy Hook hace un llamado para que se hagan reformas
de sentido común sobre la responsabilidad con las armas

WASHINGTON, DC— El mensaje de esta semana lo presenta Francine Wheeler, cuyo hijo Ben,  de seis años de edad, fue asesinado junto con otros diecinueve niños y seis educadores en Newtown, Connecticut, hace cuatro meses. Ahora, Francine, junto con su esposo David, le pide al pueblo americano que ayude a prevenir que este tipo de tragedia les ocurra a más familias como la de ella. Desde ese espantoso día en diciembre, miles de estadounidenses más han muerto, y miles de familias más han sufrido el dolor de perder a un ser querido debido a la violencia. Ahora que el Senado ha acordado que las reformas de sentido común sobre la seguridad con las armas merecen una votación, ellos tienen que terminar esa labor y aprobar dichas reformas para proteger a nuestros niños y nuestras comunidades. Ahora es el momento de que todos los estadounidenses contribuyan a que este sea un momento de un verdadero cambio. 

El audio y el vídeo de este mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov a las 6:00 a.m. ET, del sábado, 13 de abril, 2013.

Comentarios de Francine Wheeler
Mensaje semanal del Presidente
La Casa Blanca
13 de abril, 2013
 

Hola. Como es posible que se hayan dado cuenta, yo no soy el Presidente. Yo soy simplemente una ciudadana. Y, como ciudadana, hoy estoy aquí en la Casa Blanca porque quiero hacer una diferencia y espero que ustedes la hagan junto conmigo.  

Me llamo Francine Wheeler. Mi esposo David está aquí conmigo. Vivimos en Sandy Hook, Connecticut.

David y yo tenemos dos hijos. Nuestro hijo mayor Nate, que pronto cumplirá 10 años de edad, está cursando el cuarto grado en la escuela primaria Sandy Hook. Nuestro hijo menor, Ben, de seis años de edad, fue asesinado en su clase de primer grado el 14 de diciembre, hace exactamente 4 meses este fin de semana.

David y yo perdimos a nuestro adorado hijo, pero Nate perdió a su mejor amigo. La mañana que resultó ser la última de su vida, Ben me dijo, así inesperadamente, “Yo sigo queriendo ser arquitecto, Mamá, pero también quiero ser paleontólogo, porque eso es lo que va a ser Nate y yo quiero hacer todo lo que Nate hace”.

La forma en que Ben disfrutaba la diversión y su entusiasmo por las maravillas de la vida no tenían paralelo. Su inagotable energía lo hacía correr a través del campo de fútbol mucho rato después de terminado el juego. Todas las mañanas estaba ansioso de poder llegar a la escuela. Cantaba con una entonación perfecta y recientemente había tocado en su tercer recital de piano. Ben, que era inconteniblemente despierto y decidido, experimentaba la vida a toda plenitud.

Hasta esa mañana. 20 de nuestros niños, y 6 de nuestros educadores, desaparecidos. Inesperadamente.

He escuchado a gente decir que la avalancha de angustia que nuestro país sintió el 12/14 ha retrocedido. Pero no así para nosotros. Para nosotros, nos parece que hubiera sucedido apenas ayer. Y, en los cuatro meses desde que perdimos a nuestros seres queridos, miles de otros estadounidenses han muerto de un disparo de una pistola. Miles de otras familias alrededor de los Estados Unidos también se están sumiendo en nuestra tristeza.

Les pido que nos ayuden a hacer algo antes de que nuestra tragedia se convierta en la tragedia de ustedes.

A veces, cierro los ojos y todo lo que me viene a la mente es ese día horrible cuando esperaba en el cuartel de bomberos de Sandy Hook por el niño que nunca volvería a casa; el mismo cuartel de bomberos donde se reunía el Grupo 6 de los Tiger Scouts a que pertenecía Ben. Sin embargo, otras veces, siento que la presencia de Ben me llena de valor para lo que tengo que hacer, por él y por todos los demás que nos arrebatan de manera tan violenta y demasiado pronto.

Tenemos que convencer al Senado de que llegue a un acuerdo y apruebe las reformas de sentido común sobre la responsabilidad con las armas que harán más seguras a nuestras comunidades y que impedirán más tragedias como la que nunca pensamos que nos ocurriría a nosotros.

Cuando hice mis maletas para ir a Washington el lunes, parecía que el Senado no iba a tomar acción alguna. Entonces, después que el Presidente habló en Hartford, y que una docena de nosotros nos reunimos con senadores para compartir nuestras historias, más de dos terceras partes del Senado votaron para ir adelante. 

Sin embargo, eso solo es el comienzo. Ellos aun no han aprobado ningún proyecto de ley que ayude a que las armas no lleguen a manos de gente peligrosa. Y hay mucha gente luchando para cerciorarse de que eso sea así.

El momento de actuar es ahora. Les pido que participen con nosotros. Ustedes también pueden hablar con sus senadores. O, visiten el sitio web WhiteHouse.gov para averiguar cómo pueden unirse al Presidente y tomar parte en este esfuerzo.

Ayuden a que este sea el momento en que comience el verdadero cambio. Muchas gracias desde lo más hondo de mi corazón.

###

White House Shareables