Para Publicación Inmediata
24 de Abril del 2013                               
CONTACTO:
Oficina de Relaciones Publicas: 202-395-6618
MediaInquiry@ondcp.eop.gov

 

La administración de Obama publica la Estrategia Nacional para la Política de Drogas del 2013

El plan de acción delinea apoyo para la expansión más amplia para el tratamiento de drogas en Estados Unidos que se ha visto en generaciones; Destaca Reformas a las Políticas de Drogas, Políticas que tratan a la drogadicción como un problema de salud pública, no sólo como una cuestión de justicia penal.

(Baltimore, MD) - Hoy, Gil Kerlikowske, Director de la Oficina de Política para el Control Nacional de Drogas, publicó la Estrategia Nacional para el Control de Drogas del 2013, el plan principal de la Administración Obama sobre la política de drogas en los Estados Unidos. El plan, el cual está basado en la ciencia, contiene una serie de más de 100 medidas concretas para reducir el consumo de drogas y las consecuencias de su uso, ampliar la prevención, el tratamiento y alternativas al encarcelamiento por su uso.

Los programas y las reformas a las políticas establecidas en la Estrategia del 2013 se basan en décadas de investigaciones científicas que demuestra que la adicción es una enfermedad crónica del cerebro que se puede prevenir y tratar con éxito, la adicción no es un fracaso moral por parte del individuo. La estrategia de las agencias federales para ampliar los esfuerzos al nivel comunitario para prevenir el consumo de drogas antes de que comience, capacitar a los trabajadores de salud para intervenir a tiempo ante los primeros signos de un trastorno por uso de sustancias, ampliar el acceso al tratamiento para las personas que lo necesitan, y apoyar a los millones de estadounidenses que están en el camino hacia la recuperación.

La Estrategia detalla pasos para  implementar la expansión más significativa para aumentar el acceso al tratamiento contra el uso de substancias en generaciones. A través de una nueva norma posible gracias a la Ley de Cuidado de Salud Asequible, ahora las compañías aseguradoras tienen que cubrir el tratamiento para los trastornos por el consumo de sustancias tal como cubriría cualquier otra enfermedad crónica. Específicamente, esta nueva norma amplía las protecciones federales para más de 62 millones de estadounidenses que sufren de problemas de salud mental y trastornos por uso de sustancias, por lo que es un elemento clave en la estrategia de la Administración para el control de drogas en los Estados Unidos que se basa en la salud pública.

La Estrategia también detalla pasos para apoyar una política que es "inteligente contra el crimen", una política contra drogas que protege a nuestras comunidades nacionales e internacionales contra el crimen relacionado con las drogas, mientras que dirige a los delincuentes con infracciones asociados al uso drogas no violentos al tratamiento en lugar de la cárcel. Como parte de este enfoque, la estrategia destaca reformas a la ley penal que tienen potencial, incluyendo a los tribunales de drogas y programas de libertad condicional que reducen las tasas de encarcelamiento, junto a programas policiales al nivel comunitario que ayudan a poner fin el ciclo de consumo de drogas, la delincuencia y el encarcelamiento mientras concentran sus recursos limitados en el control de  delitos más graves.

"El presidente Obama está comprometido a que Estados Unidos sea un país construido para durar - una nación con una fuerza de trabajo educada, calificada, que tiene el conocimiento, energía y experiencia para ser exitosa en un mercado global altamente competitivo", dijo Kerlikowske. "Para muchos estadounidenses, ese futuro se ve empañado por el consumo de drogas y los trastornos por consumo de sustancias, que inhiben la capacidad de los ciudadanos a mantenerse saludable y seguros y alcanzar su potencial. Este plan representa una estrategia más inteligente para la política de control de drogas en los Estados Unidos – política que  se basa en la premisa que indica que la adicción es una enfermedad que puede prevenirse y tratarse. Debemos abordar el consumo de drogas como un problema de salud pública, no sólo como un problema de justicia penal".

“Por demasiado tiempo," dijo Devin Fox, Director Ejecutivo de jóvenes en la recuperación (Young People in Recovery), "millones de estadounidenses en el camino hacia la recuperación de la adicción y sus familiares, amigos y simpatizantes-incluyendo a jóvenes-como nosotros estábamos ausentes en el debate sobre la políticas para el control de drogas. Hoy en día, somos un movimiento fuerte y estamos creciendo, logrando un progreso real para deshacer el estigma asociado a los trastornos por consumo de sustancias y la eliminación de obstáculos a la recuperación a largo plazo. Este plan histórico del Gobierno del Presidente Obama para la provee el impulso que necesitamos para ayudar a que nuestro país este orientado a apoyar a la recuperación".

"La ciencia debe informar las decisiones políticas sobre la salud pública y la seguridad de Estados Unidos", dijo la Dra. Nora D. Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, el cual pertenece a los Institutos Nacionales de Salud. "Los avances revolucionarios en la investigación de la adicción han contribuido a nuestra comprensión sobre la adicción, los estudios demuestran que la adicción es una enfermedad del cerebro que se puede prevenir y tratar. Esperamos continuar nuestra colaboración con la Oficina de Política para el Control Nacional de Drogas (ONDCP por sus siglas en ingles) para garantizar que las políticas establecidas en la Estrategia Nacional para el Control de Drogas sean informadas por la ciencia”.

En general el uso de drogas en los Estados Unidos ha disminuido sustancialmente en los últimos 30 años. Gracias a los esfuerzos globales para abordar el consumo de drogas a nivel local, estatal, federal e internacional, la tasa de estadounidenses que consumen drogas ilícitas se ha reducido por cerca de un tercio desde  los últimos años de los 70. Recientemente, el uso actual de cocaína se ha reducido 50 por ciento y el consumo de metanfetamina se ha reducido un tercio desde el 2006.

Para continuar este progreso y apoyar la salud pública y la atención a la seguridad descrito en la Estrategia, la Administración Obama ha solicitado más de $ 10,7 mil millones para apoyar los programas de educación sobre drogas y ampliar el acceso al tratamiento de salud para las personas que sufren de trastornos por uso de sustancias. La solicitud de presupuesto para el año fiscal 2014 también incluye 9.6 mil millones de dólares para la aplicación de la ley, nacional, $ 3.7 mil millones para la interdicción, y $ 1,5 mil millones de dólares para programas internacionales.

Para leer la Estrategia e informase más sobre el plan de la administración visite: www.wh.gov/drugpolicyreform

Para leer una hoja  de datos y resumen sobre la estrategia visite esta página.

###

 

White House Shareables