LA CASA BLANCA
Oficina del Secretario de Prensa


HASTA LAS 2 DE LA TARDE
4 de mayo, 2013

HOJA INFORMATIVA
Apoyo de los Estados Unidos a la seguridad de los ciudadanos de América Central

En su reunión del 3 de mayo con los Presidente de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, y la República Dominicana, y el Primer Ministro de Belice, el Presidente Obama discutió nuestra alianza regional general para mejorar la seguridad de los ciudadanos en América Central.

A través de la Iniciativa para la Seguridad Regional en América Central (CARSI) y diversas inversiones complementarias para la seguridad ciudadana, los Estados Unidos apoyan a los gobiernos de la región a crear ambientes públicos más seguros, fortalecer el estado de derecho, y proteger los derechos humanos en toda la América Central. Los Estados Unidos adoptan un enfoque integrado y del gobierno en su conjunto para combatir la delincuencia transnacional y mejorar la seguridad y la oportunidad para todos los centroamericanos. He aquí algunas de las prioridades para la cooperación de los EE.UU. en la seguridad ciudadana de América Central: 

• Apoyo directo y sostenido para reducir y prevenir la delincuencia y fortalecer el estado de derecho;

• Cooperación de las agencias federales de cumplimiento del orden de EE.UU. con sus contrapartes centroamericanas;

• Inversiones significativas en la reducción de la demanda nacional de drogas en los EE.UU., y combatir la delincuencia transnacional;

• Interdicción marítima y aérea para cubrir el tráfico ilícito hacia y a través de la región;

• Coordinación y apoyo internacional de donantes para la implementación de la Estrategia de Seguridad en América Central del Sistema de Integración de América Central (SICA).

Apoyo directo y sostenido a América Central a través de CARSI. CARSI es el mecanismo principal para ayudar a los gobiernos de América Central a mejorar la seguridad ciudadana. A través de CARSI, los Estados Unidos apoyan a las naciones de América Central a reducir los niveles de delincuencia y violencia, a fomentar la capacidad y la rendición de cuentas de las instituciones del estado de derecho, y a expandir la prevención de la delincuencia a nivel municipal y los servicios para los jóvenes en situaciones de riesgo. Entre los años fiscales 2008 a 2012, los Estados Unidos contribuyeron $496 millones a través de CARSI para hacerles frente a las más apremiantes amenazas de seguridad y para crear bases institucionales más fuertes para el éxito a largo plazo. El compromiso de $135 millones hecho a CARSI en el año fiscal 2012 representó un aumento del 33 por ciento sobre los fondos provistos en 2011, y la Administración ha solicitado $161.5 millones en el año fiscal 2014. 

Reducción de la vulnerabilidad de las comunidades a la delincuencia. La ayuda que le proveen los EE.UU. a América Central enfatiza soluciones sostenibles a largo plazo que abordan las causas básicas de la inseguridad. Los Estados Unidos apoyan los Comités Municipales para la Prevención de la Delincuencia que comprenden grupos de intereses locales y nacionales para identificar los factores de riesgo que contribuyen a la delincuencia y la violencia y crear estrategias basadas en las comunidades para mejorar la seguridad. También apoyamos servicios extensivos para los jóvenes en situaciones de riesgo a través de la capacitación vocacional,  el desarrollo de habilidades de vida, y más de 100 centros de alcance en las comunidades de alto riesgo. Mediante programas tales como Millennium Challenge Corporation, Feed the Future, y Pathways to Prosperity, apoyamos el desarrollo económico, combatimos la pobreza, el hambre y la desnutrición, y promovemos mayores oportunidades para todos los centroamericanos.

Fortalecimiento del estado de derecho. Un objetivo clave de los EE.UU. es el apoyo para el desarrollo de gobiernos e instituciones centroamericanos sólidos, transparentes y efectivos. La violencia y la impunidad a través de la región son una amenaza a los derechos humanos y al estado de derecho y presentan retos abrumadores para que los gobiernos puedan proveerles servicios a sus ciudadanos. Ayudamos a los gobiernos de América Central a aumentar la capacidad de los investigadores, los fiscales, los jueces, y los administradores de las prisiones para combatir la impunidad y garantizar que los responsables de los delitos y de los abusos de los derechos humanos sean enjuiciados. Empoderamos a la sociedad civil a desempeñar una función constructiva en el desarrollo de la política de seguridad y como auditores independientes del desempeño del gobierno. Los Estados Unidos incorporan la capacitación sobre los derechos humanos en todos los programas de la policía y las fuerzas armadas, y ayudan con la reforma policial y los asuntos internos para erradicar la corrupción. 

Cooperación entre las agencias federales de cumplimiento del orden de EE.UU. y sus contrapartes centroamericanas. Una cooperación extensa entre las agencias de cumplimiento del orden fomenta la capacidad de la región y garantiza una respuesta más efectiva a las amenazas criminales transnacionales. El Proyecto de Reforma Policial de América Central apoyado por los EE.UU. incorpora a la policía nacional de Panamá, la policía nacional de Colombia, y a otros asesores en la región para ayudar a reformar y promover las funciones clave tales como la cartografía delictiva computarizada, los planes de estudios de la academia de la policía, y las metodologías de capacitación. Los Departamentos de Justicia y de Seguridad Nacional de EE.UU. capacitan y asesoran a las unidades aprobadas de cumplimiento del orden en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, y Panamá para llevar a cabo investigaciones complejas dirigidas al tráfico de armas, las pandillas, la extorsión,  el contrabando de grandes sumas de dinero en efectivo, los secuestros, y la trata de personas, que son delitos que afectan la seguridad tanto local como regional. Los oficiales fronterizos en América Central que han sido capacitados en EE.UU. investigan a miles de embarcaciones, vehículos y aviones que transitan a través de los puertos de entrada. Guatemala y los Estados Unidos cooperan en un programa de aviación que provee movilidad rápida para apoyar la interdicción. Los programas de creación de capacidad marítima de EE.UU. aumentan las capacidades de las fuerzas policiales, las fuerzas navales, y los guardacostas de la región. El personal de las embajadas de EE.UU., los expertos técnicos y los equipos móviles de capacitación proveen capacitación recurrente al personal de cumplimiento del orden.

Cumplimiento conjunto del orden nacional en EE.UU. contra la delincuencia y las pandillas transnacionales. Los Estados Unidos implementan una combinación diversa de programas nacionales para identificar, investigar, interrumpir y desmantelar las redes delictivas en América Central. El programa de las Áreas de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad reúne a las agencias federales, estatales, locales y tribales de cumplimiento del orden en 46 estados de EE.UU. para coordinar estrategias de cumplimiento del orden y optimizar la inteligencia compartida para combatir el tráfico y la producción de drogas de países fuente a través de América Central y México a los Estados Unidos. Los grupos de trabajo locales en las áreas metropolitanas principales de los EE.UU. se nutren de la colaboración significativa entre las agencias para combatir las redes delictivas, incluyendo las pandillas MS-13 y de la Calle 18, que operan a través de todos los Estados Unidos y América Central. El Departamento del Tesoro de EE.UU., en una alianza con el sector bancario de EE.UU. y los Grupos de Trabajo de Acción Financiera en América Central, persigue las transacciones monetarias ilícitas y administra un programa de decomiso de bienes que priva a los delincuentes de los frutos de su actividad ilícita.

Reducción del consumo ilegal de drogas a nivel nacional. Los Estados Unidos reconocen nuestra responsabilidad compartida de reducir la demanda de drogas ilícitas y, durante los últimos tres años, el gobierno de EE.UU. ha invertido más de $31 mil millones en la reducción de la demanda nacional. La Estrategia Nacional de Control de Drogas de 2013 representa un enfoque del siglo XXI a una política de drogas que describe políticas y programas innovadores y reconoce que los trastornos del uso de sustancias no son solo un problema de justicia penal, sino también una grave inquietud de salud pública. Para apoyar esta Estrategia, la Administración de Obama ha solicitado más de $10.7 mil millones para apoyar programas de educación sobre la drogas y expandir el acceso al tratamiento para la gente que tiene trastornos del uso de sustancias en el año fiscal 2014. El índice del uso general de las drogas en los Estados Unidos ha disminuido más o menos en una tercera parte durante las últimas tres décadas. Más recientemente, el número de usuarios actuales de cocaína ha disminuido en un 44 por ciento y el uso de la metanfetamina se ha reducido en un 40 por ciento del 2006 al 2011.

Interdicción marítima y aérea para interrumpir la actividad delictiva en las aguas costeras. El apoyo marítimo y aéreo de EE.UU. a las naciones de América Central es instrumental para facilitar la detección, el monitoreo y la interdicción oportunos de los narcóticos y otras cargamentos ilícitos a través de la región. La Operación Martillo es un esfuerzo conjunto de los EE.UU. y las naciones aliadas europeas y del Hemisferio Occidental para interrumpir la actividad delictiva transnacional en las aguas costeras del istmo centroamericano. A través de la Operación Martillo, los Departamentos de Defensa y de Seguridad Nacional de EE.UU. proveen activos y capacitación para disuadir la delincuencia y el tráfico ilícito y sus efectos corrosivos en América Central y crean la capacidad de las naciones aliadas para apoyar las Estrategias de la Casa Blanca para Combatir la Delincuencia Organizada Transnacional, el Control Nacional de las Drogas, y la Seguridad Nacional. 

Grupo de Amigos de América Central. La alianza internacional es esencial para combatir las amenazas compartidas a la seguridad en América Central. El Grupo de Amigos de América Central, que comprenden a los Estados Unidos y a más de 20 naciones aliadas y organizaciones multilaterales del Hemisferio Occidental, Europa y Asia, colabora con siete países de América Central para implementar la Estrategia de Seguridad en América Central del Sistema de Integración de América Central (SICA). El Grupo de Amigos y SICA se han unido a través de grupos técnicos de trabajo y reuniones de alto nivel para coordinar el apoyo bajo cuatro pilares: Combatir la Delincuencia; Rehabilitación y Centros Penitenciarios; Fortalecimiento Institucional; y Prevención de la Violencia.

###

 

White House Shareables