LA CASA BLANCA

Oficina del Secretario de Prensa

______________________________________________________________________________

EMBARGADO HASTA LAS 6:00 AM ET, SÁBADO, 21 DE SEPTIEMBRE, 2013

MENSAJE SEMANAL: El Congreso debe actuar ahora mismo para aprobar un presupuesto y elevar el tope de la deuda

WASHINGTON, DC— En su mensaje semanal, el Presidente Obama señaló que la economía está progresando, cinco años después de la peor recesión que hemos tenido desde la Gran Depresión, pero para evitar otra crisis, el Congreso debe cumplir con dos plazos límite en las próximas semanas:  aprobar un presupuesto para finales del mes a fin de mantener el gobierno funcionando, y elevar el tope de la deuda para que Estados Unidos pueda pagar sus deudas.  El Congreso debe votar ya para lograr estos dos objetivos, de manera que podamos continuar creando nuevos empleos y expandiendo las oportunidades para la clase media.

El audio y el video del mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov a las 6:00 a.m. ET, 21 de septiembre, 2013.

Declaraciones del Presidente Barack Obama

Mensaje Semanal

La Casa Blanca

21 de agosto de 2013

Saludos a todos.  Esta semana hace cinco años la crisis financiera de Wall Street se extendió a Main Street y casi convirtió una recesión en una depresión.

En sólo unos cuantos meses, millones de personas que viven en Estados Unidos fueron despojadas de sus trabajos, sus hogares y sus ahorros, después de una década en la cual ya habían estado trabajando arduamente sólo para poder salir adelante.

Fue una crisis de la cual aún seguimos intentando recuperarnos.  Pero gracias a la firmeza de carácter y a la determinación de las personas que viven en Estados Unidos, nos estamos recuperando de manera firme y constante.

En los últimos tres años y medio, nuestros negocios han creado siete millones y medio de nuevos empleos.  Nuestro mercado inmobiliario se está recuperando.  Somos menos dependientes del petróleo extranjero.  Los costos de los cuidados de salud están creciendo al ritmo más bajo de los últimos 50 años.  Y en poco más de una semana, millones de personas que viven en Estados Unidos que no tienen cuidado de salud podrán obtener cobertura por menos de 100 dólares al mes.

Así que nuestra economía está ganando fuerza. Y finalmente estamos encarando las amenazas a la prosperidad de la clase media que Washington ha descuidado por demasiado tiempo.  Pero como cualquier familia de clase media que me está escuchando en estos momentos bien lo sabe, tenemos un largo camino por recorrer para llegar a donde necesitamos estar.  Y después de cinco años de esfuerzos para salir de la crisis, lo último que necesitamos es que Washington fabrique otra.

Pero eso es lo que pasará en las próximas semanas si el Congreso no cumple con dos plazos límites.

Primero: el deber constitucional más básico del Congreso es aprobar el presupuesto.  Pero si no aprueba uno antes del 30 de septiembre, de este próximo lunes en ocho,  el gobierno cerrará.  Y lo misma pasará con muchos de los servicios que las personas que viven en Estados Unidos esperan recibir.  El personal militar, incluyendo a los que están desplegados en el extranjero, no recibirá su paga a tiempo.   Los prestamos federales para las comunidades rurales, para los dueños de pequeñas empresas y para los que están comprando una vivienda por primera vez serán congelados.  Investigaciones críticas relacionadas con descubrimientos que salvan vidas y con energías renovables serán detenidas de inmediato.   Todo esto se puede prevenir si el Congreso aprueba el presupuesto.

Segundo: el Congreso debe autorizar al Departamento del Tesoro pagar las deudas de Estados Unidos.  Esto se hace con un simple voto, normalmente rutinario, para incrementar el tope de la deuda.  Desde los años 1950, el Congreso siempre lo ha aprobado, y todos los presidentes, tanto demócratas como republicanos, lo han firmado, incluyendo el Presidente Reagan.  Y si este Congreso no lo hace en las próximas semanas, Estados Unidos no podrá cumplir con sus obligaciones financieras y pondrá toda la economía en riesgo.

Esto es importante: el incrementar el tope de la deuda no es lo mismo que aprobar más gastos.  Nos permite pagar lo que el Congreso ya ha gastado.  No nos cuesta un centavo y no añade un centésimo a nuestro déficit.  De hecho, en estos momentos, nuestros déficits ya están bajando al ritmo más rápido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.  Y para fines de este año, habremos reducido nuestro déficit por más de la mitad desde que asumí la presidencia.

Pero la reducción de nuestros déficits y de nuestra deuda no es tan siquiera de lo que se trata el enfrentamiento actual con el Congreso.

En estos momentos, los demócratas y algunos republicanos razonables están dispuestos a incrementar el tope de la deuda y aprobar un presupuesto razonable, uno que corte los gastos que no necesitamos para que podamos invertir en lo que sí necesitamos.  Y yo quiero trabajar con esos demócratas y republicanos para conseguir un mejor negocio para la clase media.

Pero también hay facciones en la extrema derecha de su partido que han convencido a sus líderes de que amenacen con cerrar el gobierno si no pueden derrotar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.  Algunos de ellos están dispuestos a hundir a Estados Unidos en el incumplimiento de sus obligaciones financieras si no pueden bloquear el financiamiento de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

Piensen en eso.  Están dispuestos a sumir de nuevo a este país en una recesión y todo para negarles la seguridad básica de tener cuidado de salud a millones de personas viviendo en Estados Unidos.

Pues eso no va a pasar.  Y ellos saben que no va a pasar.

Los Estados Unidos de América es una nación que paga sus deudas.  Somos una nación compasiva.  Somos los cimientos de la inversión mundial. Y hacer cualquier cosa que lo amenace es la peor irresponsabilidad posible.  Es por eso que no voy a negociar con la plena fe y crédito de Estados Unidos.  No permitiré que nadie dañe la reputación de este país o amenace con infligir daños económicos a millones de nuestra propia gente sólo para dejar clara una postura ideológica.

Se nos está acabando el tiempo para arreglar esto.  Pero lo podríamos arreglar mañana.  Las dos cámaras del Congreso pueden tomar un simple voto para pagar nuestras cuentas a tiempo, para después trabajar conjuntamente para aprobar un presupuesto a tiempo.

Entonces podremos declarar el fin de un gobierno que sólo responde a las crisis y podremos gobernar responsablemente, enfocándonos nuevamente en lo que tendríamos que estar enfocados, la creación de nuevos empleos, el crecimiento de nuestra economía y la expansión de las oportunidades no sólo para nosotros sino también para las generaciones futuras.

Muchas gracias.

###

White House Shareables