LA CASA BLANCA
Oficina del Secretario de Prensa


PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
19 de febrero de 2014

A continuación se presenta el texto de una Declaración conjunta de los líderes norteamericanos.

La Norteamérica del siglo XXI: Crear la región más competitiva y dinámica del mundo

Nosotros, los líderes de Norteamérica, nos hemos reunido hoy en Toluca, México, para reconocer la fuerza de nuestra relación y empezar un nuevo capítulo en nuestra asociación. Estamos determinados a promover el crecimiento económico inclusivo de base amplia por el bienestar de nuestros ciudadanos, para que la Norteamérica del siglo XXI establezca nuevos estándares mundiales para el comercio, la educación, el crecimiento sostenible y la innovación. Nuestra región está entre las más competitivas y dinámicas del mundo. Compartimos la misma visión para su futuro, junto con una estructura política, legal e institucional robusta sobre la cual seguir construyendo.

Nuestros países son democracias establecidas y comparten valores y aspiraciones. Innumerables contactos entre nuestras sociedades nos unen los unos a los otros. Producimos cerca del 30 % de los bienes y servicios mundiales. Nuestro comercio es al menos un 265 por ciento más grande que hace veinte años, cuando se creó el Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica, y ahora genera un valor de más de un billón de dólares al año, mientras que la inversión dentro de la región se ha multiplicado por seis. Nuestras tres economías se benefician entre sí de la estabilidad y la actitud complementaria y de un compromiso compartido para crear buenos trabajos y oportunidades para todos nuestros ciudadanos. La inversión privada se dirige cada vez más hacia Norteamérica, en reconocimiento de la ventaja competitiva de nuestras cadenas integradas de producción y suministro, y de nuestra fuerza laboral altamente capacitada.

Prosperidad compartida e inclusiva

La participación que mantenemos como región con el resto del mundo tiene un impacto directo en la competitividad de nuestras economías y la prosperidad de nuestras sociedades. Seguiremos trabajando estrechamente en los asuntos relacionados con el comercio internacional, para que nuestras cadenas de suministro integradas puedan ser más amplias y resistentes. Promoveremos juntos el comercio y la inversión en aquellos sectores en los que la integración de nuestras cadenas de producción sirva como una ventaja mundial distintiva, y trabajaremos juntos para resaltar esas ventajas.

Nuestros gobiernos se comprometen a desarrollar un plan de trabajo de competitividad norteamericana, enfocado en la inversión, la innovación y una mayor participación con el sector privado. Queremos establecer nuevos estándares de comercio mundial a través de la conclusión puntual de una colaboración transpacífica de alto estándar, ambiciosa e integral, a la vez que promovemos una mayor liberalización comercial en la región Asia-Pacífico.

Crearemos un Plan Norteamericano de Transporte, empezando con un plan regional de transporte de mercancías y expandiendo las iniciativas existentes. También trabajaremos en simplificar procedimientos y en armonizar los requisitos de información en las aduanas para comerciantes y visitantes. Haremos que el movimiento de personas sea más fácil mediante la creación en 2014 de un Programa Norteamericano de Viajeros de Confianza, empezando con el reconocimiento mutuo de los programas NEXUS, Global Entry, SENTRI y Viajero Confiable.

Nuestros gobiernos aprovecharán los mecanismos bilaterales que ya existen en las fronteras para mejorar el movimiento seguro de bienes por toda Norteamérica, y promoverán los intercambios trilaterales en los corredores logísticos y el desarrollo regional. Nuestros gobiernos designarán a observadores para asistir a las reuniones de los comités ejecutivos de gestión fronteriza que ya están instituidos. Este enfoque también se seguirá dentro de los procesos bilaterales existentes para la cooperación reguladora. Seguiremos protegiendo y aplicando los derechos de propiedad intelectual.

Nuevas áreas de oportunidad

El éxito y la competitividad de nuestra región en el futuro dependen de nuestra habilidad para promover la innovación, ofrecer a nuestros ciudadanos acceso a una educación y tecnología de alta calidad y promover una fuerza laboral con la formación necesaria para el éxito de la economía mundial del siglo XXI. Para ayudar a guiar estos esfuerzos, nuestros gobiernos pedirán a las partes interesadas y a los académicos que planeen y hagan una mejor valoración de las necesidades de la fuerza laboral norteamericana del futuro. Promoveremos estudios conjuntos en laboratorios y universidades nacionales, para construir conexiones entre empresas norteamericanas, en especial de emprendedores y aceleradores tecnológicos. Primero nos enfocaremos en los emprendedores y el intercambio de innovaciones, y en las medidas que avancen el fortalecimiento económico de las mujeres. Los organismos responsables de estos esfuerzos se reunirán en un grupo de trabajo informal para buscar más coordinación y colaboración entre ellos.

El intercambio académico y la movilidad educativa han contribuido desde hace mucho tiempo a un mayor entendimiento de nuestras sociedades y de la promesa de Norteamérica. Nos comprometemos a aumentar el número de intercambios de estudiantes dentro de nuestra región en nuestros sistemas educativos respectivos, en línea con la iniciativa estadounidense “100,000 Strong in the Americas” (100,000 fuertes en el continente americano), “Proyecta 100,000” de México y la Estrategia Internacional para la Educación de Canadá. Exploraremos oportunidades para más cooperación en esta área.

La energía es una prioridad trilateral. Desarrollar y garantizar un suministro de energía asequible, limpio y confiable puede ser un impulsor del crecimiento económico y apoyar el desarrollo sostenible, a medida que nos dirigimos hacia un futuro energético bajo en carbono. Con el fin de expandir el progreso reciente en este sector, nuestros Ministros de Energía se reunirán más adelante este año para hablar sobre las oportunidades para promover las estrategias comunes de eficacia energética, infraestructura, innovación, energía renovable, fuentes de energía no convencionales, comercio energético y desarrollo responsable de recursos, incluido el desarrollo de estudios técnicos relevantes.

Nuestros países seguirán trabajando juntos para enfocar el cambio climático con el fin de conseguir un acuerdo mundial ambicioso e inclusivo dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, al mismo tiempo que colaboran mediante mecanismos complementarios como el Foro de Economías Principales, la Coalición sobre el Clima y el Aire Limpio, y la Asociación del Continente Americano de Energía y Clima. También aumentaremos nuestros esfuerzos por promover una enmienda al Protocolo de Montreal para ir eliminando la producción y el consumo de los hidrofluorocarbonos (HFC) nocivos para el clima.

Seguiremos colaborando para proteger la biodiversidad de nuestra región y para enfocar otros retos medioambientales, como el tráfico de flora y fauna y los ecosistemas en peligro. Nuestros gobiernos establecerán un grupo de trabajo para asegurar la conservación de la mariposa monarca, una especie que simboliza nuestra asociación.

Seguridad de los ciudadanos y asuntos mundiales

Nos reafirmamos en nuestro compromiso por los principios de responsabilidad compartida, confianza mutua y respeto para elevar nuestras prioridades domésticas, a medida que juntos nos enfrentamos a los retos que representa el crimen organizado entre países y otras amenazas a la seguridad de nuestros ciudadanos. Como vecinos cada vez más integrados, reconocemos la necesidad de colaborar eficazmente para luchar contra las amenazas globales, como son el terrorismo internacional, y para proteger nuestra infraestructura vital compartida.

El intercambio eficaz de información y coordinación entre los organismos de cumplimiento del orden público seguirá siendo esencial. Nosotros seguiremos coordinando y buscando nuevas áreas de cooperación para luchar contra el tráfico de drogas, el tráfico de armas y otros comercios ilícitos, de acuerdo con nuestras leyes y constituciones. Con el fin de luchar contra el blanqueo de dinero y el intercambio financiero ilícito al mismo tiempo que se garantiza la conexión eficaz entre nuestros sistemas, las autoridades mejorarán su diálogo en la regulación y supervisión del sector financiero. Nuestros gobiernos comparten un compromiso de lucha contra el tráfico de personas en cualquiera de sus formas y trabajaremos para mejorar los servicios disponibles para las víctimas de este delito.

Para mejorar la seguridad regional, seguiremos cooperando con nuestros colaboradores en Centroamérica y en el Caribe, y con otros países en el hemisferio para promover el desarrollo, el crecimiento económico y la seguridad de los ciudadanos. Ofreceremos asistencia para el desarrollo de capacidades y buscaremos una colaboración más estrecha en temas de inclusión financiera y redes de seguridad social, entre otras áreas. Ampliaremos el enfoque de nuestros esfuerzos para incluir acciones sobre prevención y seguro en áreas con riesgo de desastres naturales, acceso a energía asequible y limpia y promoveremos un desarrollo social sostenible.

La respuesta norteamericana a la pandemia en 2009 del H1N1 existe como un ejemplo de cooperación puntual y eficaz. Expandiremos el Plan Norteamericano para la Gripe Animal y Pandémica (NAPAPI) para mejorar el estado de preparación y respuesta ante futuros eventos de salud pública.

Norteamérica seguirá desarrollando soluciones colectivas a los retos mundiales. Nuestros tres países aumentarán la cooperación robusta que ya existe con las Naciones Unidas y otros organismos multilaterales. Participaremos en la definición del programa de desarrollo pos-2015 con un enfoque inclusivo que se trate las desigualdades e intente garantizar que los objetivos mundiales se persiguen según los estándares nacionales de responsabilidad. Apoyamos la Afiliación de Gobiernos Abiertos, y nos comprometemos con la transparencia y el gobierno abierto en todo el mundo. También seguiremos con la promoción de la democracia, los derechos humanos y el respeto por la ley internacional en todo el mundo y en el continente americano, de acuerdo con los valores enumerados en el Acta Constitutiva Democrática Interamericana.

Cumplimiento de nuestro programa

El éxito de esta visión dependerá en su seguimiento. Nuestros gobiernos llevarán a cabo consultas periódicas sobre la implementación de nuestros acuerdos e informarán a los líderes sobre el progreso de nuestros esfuerzos antes de cada Cumbre de Líderes Norteamericanos futura. Nuestros países también desarrollarán un nuevo mecanismo de difusión en 2014, mediante el cual los expertos y las partes interesadas podrán compartir sus perspectivas sobre nuestro programa y proponer nuevos métodos de acción.

La colaboración entre nuestros gobiernos, sociedades civiles, académicos, emprendedores y otros involucrados tiene un impacto directo y positivo en las vidas y el bienestar de nuestros pueblos. El futuro de Norteamérica brilla aún más que su pasado y juntos podemos convertirlo en la región más competitiva y dinámica del mundo.

El Presidente Obama y el Presidente Peña Nieto aceptan gratamente la oferta del Primer Ministro Harper de ser el anfitrión de la próxima Cumbre de Líderes Norteamericanos en 2015.

Toluca, México, 19 de febrero de 2014

# # #

White House Shareables