The White House

Office of the Press Secretary

Declaraciones del Presidente a los Empleados de K. Neal International Trucks, Inc.

9:43 A.M. EDT

   EL PRESIDENTE: Buenos días a todos.

   PUBLICO: Buenos días.

   EL PRESIDENTE: Pues bien, permítanme simplemente… por favor, tomen asiento todos… tomen asiento. Es fabuloso estar aquí. Y quiero mencionar a dos personas rápidamente. La persona detrás mío, quizá lo conozcan… es el Vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden. (Aplausos.) El vicegobernador de Maryland, Anthony Brown, está aquí. (Aplausos.) Tenemos al alcalde de Hyattsville, William Gardiner. (Aplausos.) Y, por supuesto, es necesario mencionar al gran gerente general de … (risas)… y es grande. (Risas.) El dueño de K Neal International, Stephen Neal. (Aplausos.) 

   Ahora bien, quiero darle las gracias a K Neal por invitarnos hoy aquí, darnos un rápido paseo y permitir que miremos todos estos… todos estos camiones. (Risas.) Ésta es una compañía que vende camiones comerciales desde hace más de 40 años. Esta compañía emplea a trabajadores de toda el área de Washington. Después de dos años de recesión que causaron tantas penurias a tantas comunidades, éste también es un ejemplo de una compañía que está comenzando a ver que su actividad está repuntando.

Estaba hablando con Stephen y me dijo que los contratos de alquiler y concesión han aumentado, que hay demanda acumulada de nuevo equipo y que han contratado trabajadores en los últimos meses. Y Stephen dijo que si las cosas siguen bien, contratará más en los próximos meses.

   Estamos oyendo de más y más casos como éstos en todo Estados Unidos. Muchas empresas se vieron muy afectadas durante esta desaceleración, pero otra vez han comenzado a contratar. Se está empezando a contratar nuevamente a trabajadores que habían sido despedidos. Empresas que casi se vieron forzadas a cerrar sus puertas están planeando expansiones e inversiones en nuevo equipo.

   Y este progreso se refleja en los informes mensuales de empleo que recibimos todos los meses. Recibimos uno hoy. En mayo, la economía agregó 431,000 empleos. (Aplausos.) Ahora bien, éste es el quinto mes consecutivo que hemos visto aumentos en el empleo. Y aunque reconocemos que nuestra recuperación aún se encuentra en sus etapas iniciales y que va a haber altibajos en los próximos meses –las cosas nunca suceden de manera totalmente pareja– este informe es un indicio de que nuestra economía está comenzando a mejorar día a día.

   Ahora, quiero destacar que la mayoría de los empleos que hemos visto este mes en los datos estadísticos representan a trabajadores contratados para realizar el censo del 2010. Entonces, éstos son empleos temporales que sólo durarán hasta el otoño y que quizá esto se refleje en futuros informes sobre el empleo. Pero incluso si se pone de lado dichos empleos temporales, no hay duda de que vimos otro mes de crecimiento laboral en el sector privado. Y eso es obviamente crucial porque cuando las empresas vuelven a contratar, la gente comienza a gastar nuevamente. Eso, a su vez, les da a las empresas más y más incentivo para crecer.

   Ahora, esto no significa que la recesión haya acabado para los millones de estadounidenses que aún están sin trabajo o los millones adicionales que están pasando apuros para que les alcance el dinero. No hay palabras ni estadísticas que alivien el dolor y la ansiedad que siente una familia debido a esta desaceleración. Eso sólo se puede aliviar con un cheque de pago fijo y la seguridad que brinda un empleo estable.

     Lo que estos datos sí representan, sin embargo, es que vamos en el sentido correcto. La política económica que pusimos en vigor está surtiendo efecto. Una economía que se estaba reduciendo a una tasa alarmante cuando asumí el mando como Presidente viene creciendo desde hace tres semestres consecutivos. Estábamos perdiendo 750,000 empleos al mes durante el invierno del año pasado. Ahora hemos agregado puestos en seis de los últimos siete meses.

Se está devolviendo el dinero de los contribuyentes que se usó para reforzar el sector financiero y el sector automotor. Sé que eso no fue popular, pero fue lo correcto. Y tanto GM como Chrysler… (aplausos)… tanto GM como Chrysler están agregando turnos y operando lucrativamente, lo cual nadie se podría haber imaginado hace apenas un año.

El asunto es, ¿cómo continuamos el ímpetu de estos logros? ¿Cómo seguimos agregando empleos, aumentando los ingresos? ¿Cómo logramos que siga creciendo no sólo nuestra economía sino nuestra clase media?

A corto plazo, tenemos que seguir creando las condiciones para que empresas como K Neal tengan éxito, sigan creciendo, sigan contratando. Debido a una ley que promulgué hace unos meses, las empresas ahora reúnen los requisitos para recortes tributarios por contratar a trabajadores desempleados. Las empresas también pueden deducir más de sus inversiones en equipo nuevo. Y como parte de la reforma de salud, 4 millones de pequeñas empresas recientemente recibieron una postal en el correo que les decía que podrán beneficiarse de recortes tributarios por seguro médico este año y que dichos recortes tributarios posiblemente asciendan a decenas de miles de dólares para esas empresas. (Aplausos.) 

También he instado al Congreso a que reduzca más los impuestos de pequeñas empresas y apruebe el Fondo de Préstamos a Pequeñas Empresas (Small Business Lending Fund), de manera que las pequeñas empresas puedan recibir los incentivos y el crédito que necesitan para generar empleos y crecer. Creo que es absolutamente crucial que prolonguemos el seguro por desempleo varios meses más, para que los estadounidenses que han sido afectados por recortes de personal por causas ajenas a ellos reciban el apoyo que necesitan para mantener a sus familias y puedan retener su seguro médico hasta que se les vuelva a contratar. Y debemos brindar más apoyo para que los estados no recorten empleos y servicios vitales, y además ofrecer incentivos para generar empleos basados en energía limpia.

Ahora bien, a largo plazo… todo esto es a corto plazo. Eso aún es parte de los esfuerzos de emergencia para propiciar el desarrollo y crecimiento económico al salir de la recesión. Pero a largo plazo, debemos invertir en tecnología e innovaciones que resulten en los empleos y las industrias del futuro.

Entonces, quiero presentarles a todos los presentes…a Dan Ustian, el presidente de Navistar. Dan, póngase de pie, por favor. (Aplausos.) Bueno, Navistar es una compañía que a veces hace negocios con K Neal International. Y durante meses, la planta industrial de Navistar en Indiana ha estado trabajando en un camión eléctrico de reparto que utiliza solamente energía eléctrica. De hecho, visité la planta antes de que produjeran su primer camión. Y tengo entendido, Dan, que…

SR. USTIAN: Estamos listos para ponernos en marcha.

EL PRESIDENTE: Estamos listos para ponernos en marcha. Gracias a las inversiones que hemos hecho con la Ley para la Recuperación, acaban de entregar su primer camión hace unas semanas. Ahora bien, ésta es una planta que les dio empleo a trabajadores industriales desempleados, y ahora son parte de un sector de vanguardia que generará incluso más empleos y empresas en los próximos meses y años.

Así puede ser el futuro. Si seguimos haciendo inversiones en investigación y desarrollo, en tecnología y energía limpia, productos e industrias que ni siquiera hemos imaginado todavía podrán establecerse aquí en Estados Unidos de Norteamérica. Y si les proporcionamos a nuestros ciudadanos la educación y capacitación que necesitan para realizar estos trabajos, nuevamente vamos a ver que los ingresos aumentan y la clase media crece. Eso es lo que podemos hacer para darle más solidez a esta economía, reconstruirla incluso más sólida de lo que era antes.

Y debo decir que Joe Biden supervisó la implementación de nuestra Ley para la Recuperación y no se le ha dado mucho crédito por eso, pero no ha habido escándalos y el dinero se ha otorgado a tiempo.

     Justo estaba hablando con Stephen, y me decía que lo que hizo la Ley para la Recuperación fue ayudarlo a mantener a flote su empresa durante una mala época, durante tiempos difíciles, y que si bien no creció, al menos estaba estable. Y lo ayudó a mantener a la gente con un puesto de trabajo, que de otra manera habría perdido su empleo. (Aplausos.) Y Joe merece el reconocimiento por ello, de modo que denle un gran aplauso a Joe Biden. (Aplausos.)

   Por cierto, Joe dice que antes podía manejar algunos de estos camiones. (Risas.)

EL VICEPRESIDENTE: Es verdad.

EL PRESIDENTE: Pero yo sugeriría que no le presten un vehículo, porque eso fue hace mucho tiempo. (Risas.)

     EL VICEPRESIDENTE: No tanto, hombre.

     EL PRESIDENTE: Bien, permítanme decirles lo que no podemos hacer. No podemos retroceder. Lo que no podemos hacer es regresar a lo de antes, ahora que estamos comenzando a salir de este hoyo que otros cavaron para nosotros. No podemos regresar a la misma política que nos falló en la última década; la misma política que nos llevó a ese hoyo.

Piensen en esto. Ya se trató de reducir nuestra inversión en energía limpia, educación e innovación y de darles recortes tributarios a los estadounidenses más acaudalados y a las compañías más grandes, y eso no funcionó. Ya se trató de poner a cargo de la supervisión a personas con intereses en el sector, y eso no funcionó. Ya se trató de eliminar todas las normas y reglamentos que controlaban a los bancos de Wall Street y a las petroleras. Les dejamos poner sus propias reglas, y no funcionó.

Así que ya sabemos a dónde nos llevan esas ideas y vamos a tener que optar como nación si queremos progresar. Si queremos, podemos regresar a la fallida política económica del pasado, una política que nos llevó a un déficit récord, a la disminución del ingreso y a crecimiento lento incluso antes de la recesión, una política que, de hecho, casi nos lleva a una depresión. Podemos retomar ese camino. O podemos decidir que queremos progresar. Podemos seguir sentando las bases de una economía más sólida. Podemos seguir aplicando una política que ha empezado a generar empleos nuevamente, una política que invierte en compañías como K Neal; una política que invierte en compañías como Navistar; una política que invierte en nuestra gente y en nuestro futuro.

Y no sé lo que piensan ustedes, pero yo no deseo volver atrás. Quiero que progresemos. (Aplausos.) Y creo que el pueblo estadounidense quiere progresar también. Esta economía todavía no ha regresado a la prosperidad, pero estamos encaminados en la dirección correcta. Va a haber altibajos. Va a haber meses en que la gente se empiece a preocupar de que todavía no hayamos salido del hoyo. Pero si nuestra determinación se mantiene firme, si no flaqueamos, si seguimos el curso de invertir en nuestra gente y empresas como K Neal, que son la esencia y el alma de Estados Unidos, entonces tengo la seguridad absoluta de que vamos a triunfar.

Y con su ayuda, con el trabajo arduo y el ingenio de trabajadores y empresarios como éstos en esta compañía, tengo la seguridad absoluta de que nuestro futuro será brillante.

Entonces, les agradezco por el estupendo trabajo que hacen. Gracias a Joe Biden por el estupendo trabajo que realiza. Que Dios los bendiga y bendiga a los Estados Unidos de Norteamérica. (Aplausos.)

             END        9:56 A.M. EDT
 

White House Shareables