The White House

Office of the Press Secretary

Declaraciones del Presidente sobre la Situacion en Haiti

Sala de Recepciones Diplomáticas

1:08 P.M. EST

  EL PRESIDENTE: Buenas tardes a todos. Deseo hacer breves declaraciones sobre la más reciente situación en Haití para que el pueblo estadounidense esté totalmente al día de nuestros esfuerzos allá.

  Esta mañana hablé con el Presidente Préval de Haití, quien ha estado en contacto frecuente con nuestro embajador en el terreno. Le expresé al Presidente Préval mi más sincero pésame por el pueblo haitiano y nuestro firme respaldo a los esfuerzos de socorro que están en marcha.

  Como tantos haitianos, el propio Presidente Préval ha perdido su casa, y su gobierno opera bajo condiciones extraordinariamente difíciles. En muchos casos se han interrumpido las comunicaciones y permanecen -- y se desconoce el paradero de muchas personas. La magnitud de la devastación es tremenda, y creo que todos nosotros estamos viéndolo por televisión, y las pérdidas nos parten el alma.

  Prometí el apoyo continuo de Estados Unidos al gobierno y al pueblo de Haití, en la labor inmediata de salvar vidas y prestar socorro, y en los esfuerzos a largo plazo por reconstruir. El Presidente Préval y yo acordamos que es absolutamente esencial que estos esfuerzos estén bien coordinados entre Estados Unidos y el gobierno de Haití; con las Naciones Unidas, que continúa desempeñando una función central, y con los muchos aliados internacionales y organizaciones de ayuda que ahora se encuentran en el terreno.

  Mientras tanto, continúan llegando recursos estadounidenses a Haití. Se continúan realizando operativos de búsqueda y rescate, sacando a la gente de los escombros. Nuestro equipo ha salvado vidas tanto de ciudadanos estadounidenses como ciudadanos haitianos, a menudo bajo circunstancias extraordinariamente difíciles.

  Esta mañana llegó el portaviones USS Carl Vinson, junto con helicópteros que serán cruciales para entregar la ayuda en los próximos días. Están preparándose para llevar a zonas prioritarias de Puerto Príncipe agua, alimentos y otros suministros para salvar vidas y que son sumamente necesarios. Continúan llegando alimentos, agua y medicinas, junto con médicos y socorristas.

  En el aeropuerto, la ayuda continúa llegando, no sólo de Estados Unidos sino también de Brasil, México, Canadá, Francia, Colombia y la República Dominicana, entre otros. Esto afirma lo que le dije al Presidente esta mañana: El mundo entero está con el gobierno y el pueblo de Haití, pues en la devastación de Haití, todos vemos la humanidad que tenemos en común.

  Y mientras la comunidad internacional continúa respondiendo, pienso que Estados Unidos tiene la responsabilidad de seguir actuando. Nuestro país tiene una capacidad única de tender la mano rápida y generosamente, y prestar ayuda que puede salvar vidas.

  Obviamente, esa responsabilidad se magnifica cuando la devastación sufrida está tan cerca de nosotros. Los haitianos son nuestros vecinos en el continente americano, y para los estadounidenses, son familiares y amigos. Es característico del pueblo estadounidense ayudar a otros en momentos de necesidad tan severa. Ése es el espíritu que necesitaremos para mantener este esfuerzo a medida que avance. Habrá muchos días difíciles por delante.

  Hay tanta, tanta gente en necesidad de ayuda. El puerto continúa cerrado, y las carreteras están dañadas. Los alimentos escasean, como también el agua. Tomará tiempo establecer puntos de distribución para que podamos asegurar que los recursos se entreguen de manera segura y eficaz y ordenada.

  Pero deseo que el pueblo haitiano sepa que haremos lo que sea necesario para salvar vidas y ayudarlos a volver a recuperarse. En este esfuerzo, quiero darle las gracias a nuestra gente en el terreno: nuestros hombres y mujeres de uniforme, que han actuado tan rápidamente; nuestros civiles y personal de la embajada, muchos de los cuales tuvieron pérdidas propias en esta tragedia, y a los miembros de los equipos de búsqueda y rescate de Florida y California y Virginia que han dejado su hogar y su familia para ayudar a otros. Deseo que todos ellos sepan que demuestran la valentía y decencia del pueblo estadounidense, y estamos sumamente orgullosos de ustedes.

  También quiero agradecerle al pueblo estadounidense más extensamente. En estos tiempos difíciles, han mostrado extraordinaria compasión, y ya han donado millones de dólares. Los aliento a todos ustedes que quieren ayudar a que lo hagan por medio de whitehouse.gov, donde pueden averiguar dónde contribuir.

  Y mañana me reuniré con el Presidente Clinton y el Presidente George W. Bush aquí en la Casa Blanca para hablar sobre cómo reclutar y ayudar al pueblo estadounidense en este esfuerzo de recuperación y reconstrucción de ahora en adelante.

  Quiero señalar que al concluir mi llamada con el Presidente Préval, dijo que está sumamente conmovido por la amistad y generosidad del pueblo estadounidense. Fue un momento emotivo. Y este Presidente, viendo la devastación a su alrededor, me dio este mensaje para el pueblo estadounidense. Dijo, “Desde el fondo de mi corazón y en nombre del pueblo haitiano, gracias, gracias, gracias”.

  Como le dije al Presidente, nos damos cuenta de que necesita más ayuda, y su país necesita más ayuda, mucha más. Y en este difícil momento, continuaremos proporcionándola.

  Muchas gracias.
 

White House Shareables