The White House

Office of the Press Secretary

Información sobre las reuniones de funcionarios de la Administración con agentes de la ley y funcionarios a nivel federal, estatal y local en Tucson, Arizona

TUCSON - Esta mañana, una delegación federal dirigida por John Brennan, asesor presidencial y asesor adjunto de seguridad nacional y antiterrorismo, se reunió con Terry Goddard, fiscal general de Arizona, el fiscal federal Dennis K. Burke, la congresista federal Gabrielle Giffords y agentes federales de la ley enArizona de la Dirección de Control de Drogas (Drug Enforcement Administration o DEA), la Oficina contra el Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives o ATF), la Oficina Federal de Investigaciones (Federal Bureau of Investigation o FBI), el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (U.S. Immigration and Customs Enforcement o ICE), el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (U.S. Customs and Border Protection o CBP), el Departamento del Interior (DOI), el Servicio de Rentas Internas (Internal Revenue Service o IRS) y el Servicio Forestal de Estados Unidos (U.S. Forest Service) para una sesión informativa sobre operativos de agencias federales de la ley en Arizona.
 
La delegación federal se reunirá posteriormente hoy con Jan Brewer, gobernadora de Arizona, y se reunió por separado también con agentes de la ley de los cuatro condados fronterizos de Arizona, entre ellos alguaciles y jefes de policía, como también el fiscal general Goddard, el fiscal federal Burke y la congresista Giffords. Los funcionarios de la Administración ofrecieron un resumen a los funcionarios locales y estatales del nivel sin precedente de recursos y esfuerzos dedicados por este gobierno a resguardar la frontera sudoeste y hablaron sobre el compromiso del poder ejecutivo de aprovechar oportunidades para mayor integración y mejor coordinación.
 
Funcionarios del gobierno que asistieron
• John Brennan, asesor presidencial sobre seguridad nacional y antiterrorismo
• Tom Atkin, asesor presidencial especial y director principal de política de seguridad transfronteriza
• Alan Bersin, comisionado, U.S. Customs and Border Protection
• John Morton, secretario adjunto, U.S. Immigration and Customs Enforcement
• Brigadier general Brian Bishop, director adjunto del Comando Conjunto J5, asuntos políticos y militares para el hemisferio occidental
• Bruce Swartz, fiscal general adjunto, Departamento de Justicia
• John McShane, funcionario nacional de inteligencia para el hemisferio occidental, Consejo Nacional de Inteligencia (National Intelligence Council o NIC)
• Jason Mayer, funcionario de Seguridad Nacional
 
Funcionarios federales, estatales y locales de Arizona que asistieron
• Congresista federal Gabrielle Giffords
• Fiscal federal Dennis Burke
• Fiscal general de Arizona Terry Goddard
• Coronel Jill Nelson, comandante del Programa Antidrogas de la Guardia Nacional de Arizona
• Director adjunto del Departamento de Seguridad Pública de Arizona Steve Campbell
• Ayudante en jefe del alguacil del condado de Cochise Rod Rothrock
• Abogado del condado de Cochise Ed Reinheimer
• Jefe de policía de Douglas Alberto Melis
• Jefe de policía de la nación Pasqua Yaqui Mike Valenzuela
• Jefe de policía de Patagonia Ed Dobbertin
• Subalguacil del condado de Pima George Haney
• Abogada del condado de Pima Barbara LaWall
• Abogada adjunta en jefe del condado de Pima Amelia Cramer
• Alguacil del condado de Santa Cruz Tony Estrada
• Abogado del condado de Santa Cruz George Silva
• Jefe de policía de Sierra Vista Kenneth Kimmel
• Joe Delgado del Departamento de Seguridad Pública de la Nación Tohono O’odham
• Ed Reyna del Departamento de Seguridad Pública de la Nación Tohono O’odham
• Subjefa de policía de Tucson Sharon Allen
• Jefe adjunto de policía de Tucson Brett Kline
• Alguacil del condado de Yuma Ralph Ogden
• Abogado principal del condado de Yuma Roger Nelson
• Abogado del condado de Yuma John Smith
• Subjefe interino de policía de Yuma John Lekan
 
Información de trasfondo del enfoque estratégico e integrado del Presidente con respecto a la frontera sudoeste:
Durante el último año, desde que se inició el Programa para la Frontera Sudoeste (Southwest Border Initiative), el poder ejecutivo:
• Ha aumentado al doble el personal asignado a los Grupos de Trabajo de Control Fronterizo y Seguridad (Border Enforcement Security Task Force) movilizando agentes especiales del Immigration and Customs Enforcement (ICE);
• Aumentó al triple el número de analistas de inteligencia del ICE a lo largo de la frontera sudoeste en abril del 2009;
• Comenzó a inspeccionar por primera vez 100 por ciento de los envíos por tren hacia el sur en busca de armas ilegales, drogas y dinero en efectivo;
• Movilizó 13 equipos caninos adicionales con entrenamiento en varios campos, que identifican armas de fuego y dinero en efectivo, a la frontera sudoeste para sumarse a los cinco equipos ya presentes;
• Movilizó a 326 agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza entre puntos de ingreso y 58 oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en puntos de ingreso;
• Movilizó a la frontera sudoeste cinco unidades adicionales de inspección por retrodispersión (Z-Backscatter), que ayudan al CBP a identificar anomalías en vehículos de pasajeros, además de las seis ya presentes;
• Confiscó, por medio de los esfuerzos combinados del CBP y ICE, $85 millones en efectivo ilícito a lo largo de la frontera sudoeste, un aumento de 22 por ciento con relación al mismo periodo el año previo;
• Confiscó 1,404 armas de fuego y 1.62 millones de kilos de drogas a lo largo de la frontera sudoeste, y según el CBP y ICE, esto refleja aumentos de 22 y 14 por ciento respectivamente con relación al mismo periodo durante el año previo;
• Confiscó $29.5 millones en efectivo ilícito camino al sur a lo largo de la frontera sudoeste y, según el CBP, un aumento de 39 por ciento con relación al mismo periodo durante el año previo;
• Movilizó dos nuevos grupos de la DEA para la frontera sudoeste en El Paso y Phoenix, y agregó 25 nuevos analistas de inteligencia de la DEA;
• Movilizó dos nuevos Grupos de Trabajo de la FBI para Combatir la Corrupción (FBI Border Corruption Task Forces) en Del Río y Houston;
• Agregó 200 nuevos puestos del Servicio de Alguaciles Federales (U.S. Marshal Service), entre ellos alguaciles federales adjuntos e investigadores de crímenes dedicados a la confiscación de activos en la frontera sudoeste, para aumentar el arresto de fugitivos y la respuesta a crímenes transfronterizos violentos, para identificar y confiscar los bienes financieros de los carteles, para aumentar la seguridad en la operación de los tribunales y penales, y para investigar y mitigar las amenazas contra la seguridad y generar más consciencia sobre la seguridad entre miembros del poder judicial y otro personal de los tribunales;
• Aumentó el número de agentes de la ATF en Arizona para combatir el tráfico de armas a México;
• Contrató a casi 50 fiscales federales adicionales del Departamento de Justicia (DOJ) para llevar ante los tribunales a los contrabandistas de drogas, armas y grandes cantidades de dinero por los carteles mexicanos, y asignó a cinco de dichos fiscales para que se dediquen exclusivamente a solicitudes de extradición de México. Hubo 107 extradiciones de México a Estados Unidos en el 2009, un récord, en comparación con 12 en el 2000;
• Aumentó la cooperación entre agencias de la ley de Estados Unidos y México para combatir el lavado de dinero y el tráfico de grandes      cantidades de dinero en efectivo, lo que incluye subvenciones del Departamento de Justicia por $50 millones a agencias federales, estatales y locales, un operativo multifacético de ICE de 120 días, y la contratación de un fiscal del DOJ dedicado exclusivamente a casos de lavado de dinero en y hacia México;
• Reanudó la práctica de que el DOJ comparta las ganancias de activos confiscados con el gobierno de México como resultado de exitosas investigaciones criminales bilaterales;
• Entrenó a 5,462 fiscales e investigadores mexicanos a nivel estatal y federal y en el poder ejecutivo y judicial, en vías de alcanzar la capacitación de 9,261 para fines del 2010;
• Planeó la expansión del Centro de Inteligencia de El Paso (El Paso Intelligence Center o EPIC) a fin de incluir personal adicional para recopilar, analizar y diseminar información de inteligencia y apoyar operativos de la ley contra una gran variedad de amenazas transnacionales;
• En los últimos dieciocho meses, las investigaciones dirigidas por el DOJ y realizadas por múltiples agencias de la ley (entre las que pueden estar la DEA, FBI, ATF, ICE, CBP y otras) han tenido estupendos resultados: “Project Deliverance” logró más de 2,200 arrestos, el decomiso de aproximadamente 74 toneladas de drogas y $154 millones en moneda estadounidense; “Project Coronado” logró el arresto de 303 personas en 19 estados y el decomiso de $3.4 millones en moneda estadounidense, 729 libras de metanfetamina, 62 kilos de cocaína, 967 libras de marihuana, 144 armas y 109 vehículos; “Operation Xcellerator” logró el arresto de más de 750 personas por cargos de narcotráfico o acusaciones relacionadas y el decomiso de más de 23 toneladas de drogas y más de $59 millones en efectivo, y
• Como parte de plan integral para proteger la frontera sudoeste, el Presidente Obama ha propuesto utilizar $600 millones en fondos suplementarios para reforzar la protección fronteriza y las actividades de las agencias de la ley. El Presidente también autorizará la movilización de hasta 1,200 efectivos adicionales de la Guardia Nacional a la frontera para proporcionar servicios de inteligencia y apoyar actividades de reconocimiento; y para brindar apoyo inmediato en los operativos antinarcóticos de las agencias de la ley hasta que el CBP pueda reclutar y entrenar funcionarios y agentes adicionales que presten servicios en la frontera. Los fondos serán utilizados para mejorar la tecnología en la frontera y compartir información y apoyar a las agencias de la ley tribales, locales y estatales, e incrementar la presencia del DOJ y el Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security o DHS) y los operativos de las agencias de la ley en la frontera con más agentes, investigadores y fiscales, como parte de un esfuerzo en múltiples niveles a fin de combatir las redes ilícitas de traficantes de personas, drogas, armas ilegales y dinero.
Asimismo, el Comando Marítimo Unificado (Maritime Unified Command) del DHS en San Diego, que comprende el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos, CBP, ICE y otras agencias de la ley asociadas, aumentó más de seis veces los operativos marítimos antidrogas en aguas del Pacífico que se extienden a lo largo de la frontera sudoeste, decomisando 57,437 libras de drogas en el año fiscal 2009, en comparación con 8,884 libras decomisadas en el año fiscal 2008. En lo que va del año fiscal 2010, el Servicio de Guardacostas ya ha decomisado 11,500 libras de drogas en el sector de San Diego.
 

 

Datos estadísticos reflejan una significativa reducción en el número de gente que intenta cruzar ilegalmente las fronteras de Estados Unidos. Las cifras del CBP muestran que la inmigración ilegal a Estados Unidos se ha reducido pues los arrestos entre puertos de ingreso han bajado 23 por ciento en el año fiscal 2009, lo que tiene correlación con la movilización sin precedente de recursos.
•         Durante el año fiscal 2009, la Patrulla Fronteriza arrestó un total de 556,041 a lo largo de la frontera sudoeste en comparación con 723,825 durante el año fiscal 2008.
•         En el Sector de El Paso hubo una reducción de 51 por ciento de arrestos, en el sector de Tucson, una reducción de 24 por ciento de arrestos y en el Sector del Valle del Río Grande, una reducción de 19 por ciento de arrestos.
 
Desde el 2004, la Patrulla Fronteriza ha aumentado al doble y tiene aproximadamente 20,000 agentes de la Patrulla Fronteriza.
 

 

White House Shareables