the WHITE HOUSEPresident Barack Obama

Search form

Líderes religiosos apoyan la posición de Presidente Obama en la reforma de inmigración

Summary: 
El clero de varios credos, incluidos el Papa Benedicto y pastores protestantes prominentes, se está haciendo oír en nombre de los inmigrantes y en cuanto a la necesidad de arreglar el sistema descompuesto de inmigración.

El clero de varios credos, incluidos el Papa Benedicto y pastores protestantes prominentes, se está haciendo oír en nombre de los inmigrantes y en cuanto a la necesidad de arreglar el sistema descompuesto de inmigración. El Presidente Obama siempreha hecho un llamado a concretar una solución integral de los desafíos inmigratorios a los que nos enfrentamos. En lo que constituye una iniciativa histórica que demuestra el compromiso de esta Administración para abordar el problema de un sistema de inmigración estropeado, el Departamento de Seguridad Nacional anunció el 15 de junio un aplazamiento de los procedimientos de deportación en el caso de ciertos jóvenes.

Esta decisión recibió el beneplácito universal de los líderes de la comunidad religiosa. Entre ellos, José Gómez, arzobispo católico de Los Ángeles, acogió “el anuncio del Presidente Obama… y renovó su llamamiento [del arzobispo] para implementar iniciativas bipartitas a fin de promulgar una reforma integral y compasiva del sistema de inmigración de nuestro país” y Richard Land de la Convención Bautista del Sur, quien afirmó que “deberíamos aplaudir al Presidente por haber hecho lo correcto y alentamos al Congreso a seguir con el siguiente paso y codificarlo en un cuerpo de leyes”.

Muchas religiones ya tienen una larga trayectoria de acoger a los recién llegados, una tradición incorporada en los valores constitutivos de los Estados Unidos. Nos definimos como un país de inmigrantes, un lugar donde las personas de todo tipo de origen puede reunirse para perseguir esperanzas comunes, valores compartidos y el sueño americano. Ya sean artistas, propietarios de negocios, líderes religiosos o cívicos, las historias de estos inmigrantes están intercaladas en la urdimbre de la historia estadounidense.

Hace poco el Papa Benedicto XVI declaró que “la comunidad católica en los Estados Unidos sigue recibiendo con gran generosidad a olas de nuevos inmigrantes, quienes reciben atención pastoral y asistencia caritativa. También apoya las formas de regularizar la situación de estos recién llegados, en particular en lo que atañe a la unificación de sus familias. Una señal destacada de lo dicho es el viejo compromiso de los obispos estadounidenses para concretar una reforma de inmigración”.

Recientemente, un grupo ampliamente representativo de líderes evangélicos respaldó una declaración de principios de inmigraciónque se alinea estrechamente con las pautas indicadas por el Presidente Obama en su plan específico para una reforma inmigratoria integral.Recibimos con agradecimiento el apoyo vocal de la Asociación Nacional de Evangélicos, la Convención Bautista del Sur, Focus on the Family, la Coalición Nacional de Latinos Evangélicos, la Conferencia Nacional del Liderazgo Cristiano Hispano, World Relief, Sojourners y de otros. Poco después del anuncio, líderes de estos grupos se reunieron con funcionarios principales de la administración en la Casa Blanca. La semana anterior, el Foro Interreligioso de Inmigración también se había reunido con funcionarios de la Casa Blanca.

Valoramos el respaldo del Papa, de los obispos católicos en los Estados Unidos y de sus colegas protestantes, judíos y de otros credos. Seguiremos colaborando con un amplio abanico de líderes religiosos en todo el país y con toda la creciente coalición de líderes para instar al Congreso a sancionar una reforma inmigratoria legislativa integral.

Cecilia Muñoz es Directora del Consejo de Política Nacional