the WHITE HOUSEPresident Barack Obama

Search form

Los católicos se movilizan a favor de la reforma migratoria

Arreglar nuestro sistema de inmigración fortalecerá la economía de EE. UU., creará puestos de trabajo para los trabajadores que viven en Estados Unidos y reducirá el déficit, según un informe de la Casa Blanca publicado el mes de agosto que describe los beneficios económicos de la reforma migratoria que incluye un camino ganado hacia la ciudadanía.  A medida que el impulso a favor de la reforma migratoria entra al otoño, una coalición diversa de líderes religiosos también está haciendo un llamado de atención hacia los aspectos morales de este debate.  Sus esfuerzos nos recuerdan que el sistema de migración está diseñado a hacer mucho más que fortalecer nuestra economía y seguridad nacional: también sirve para proteger a aquellos que aspiran vivir, trabajar y prosperar en esta gran nación. 

Líderes y organizaciones católicas se encuentran entre aquellos que están desempeñando un papel importante en el argumento a favor de este caso.  

En un artículo reciente que se publicó en el New York Daily News, el Cardenal Dolan, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, escribió: “No podemos dejar pasar esta oportunidad.  La reforma migratoria ayudará a las familias, ayudará a nuestra economía y ayudará a mejorar nuestra seguridad.  Más importante aún, es lo correcto.” El  Cardenal Dolan anunció que las diócesis de todo el país realizarán eventos para recalcar la necesidad de una reforma migratoria de sentido común.  Desde California a Florida, en las misas y en las marchas, los católicos han destacado la urgencia del tema así como también el amplio respaldo para un camino ganado a la ciudadanía.  Obispos, funcionarios diocesanos y representantes de las parroquias se vienen reuniendo con sus miembros del Congreso para mostrar una postura sólida y unificada a favor de la reforma migratoria.   Kevin Appleby, el director de política de inmigración de la organización, explicó por qué los católicos están multiplicando sus esfuerzos en septiembre: “Es un momento crítico.  Tenemos que pasar el proyecto de ley del Senado por la Cámara de Representantes. Necesita un impulso.  Ahora mismo andamos haciendo todo lo posible para mantener la presión.” 

Artículos que describen los esfuerzos de base en Arizona, Utah, Massachusetts, Nevada, Indiana y Georgia demuestran que por todo el país, muchas otras personas que viven en Estados Unidos están elevando sus voces en apoyo de la reforma de sentido común.  La Red de Solidaridad Ignaciana, Fe en la Vida Pública y la Asociación de Colegios y Universidades Católicos están colaborando para hacer participar a los jóvenes católicos en este tema en más de 11 universidades jesuitas y colegios católicos por todo Estados Unidos. Y  NBC Latino resalta una campaña de 40 días de ayuno, oración y acciones de líderes y miembros de diferentes tradiciones religiosas.  

El plan del Senado para arreglar nuestro sistema de inmigración que no funciona tiene sentido.  Fortalecería nuestros esfuerzos de seguridad en las fronteras y responsabilizaría a los empleadores para hacer que nuestro país sea más seguro.   Sacaría a la luz del reconocimiento a 11 millones de inmigrantes indocumentados que actualmente viven en las sombras.  Además, reuniría a las familias de manera humana y oportuna y ofrecería un camino a la ciudadanía ganada para los inmigrantes, entre ellos, los defensores de la ley DREAM y los trabajadores agrícolas que cosechan y ponen la comida en nuestras mesas.  Estos cambios propuestos a nuestras leyes de inmigración adoptan la enseñanza de que a todos los seres humanos se les debe tratar con dignidad y respeto, sin importar dónde haya nacido.

La administración del Presidente Obama continuará trabajando con socios de todas las religiones y sin religión a medida que avanzamos.  Juntos, podemos reafirmar nuestros valores más preciados mediante la reforma de nuestro sistema de inmigración. 

Melissa Rogers es Asistente Especial del Presidente y Directora Ejecutiva de la Oficina de la Casa Blanca para Asociaciones Religiosas y Vecinales

###