Nuevas medidas aprovechan el éxito de iniciativa de aplicación de la ley sobre Venezuela para limitar la migración sin orden y en condiciones de inseguridad 

Aunque los tribunales han impedido por ahora que se deje de aplicar la orden de salud pública Título 42, la Administración Biden-Harris anuncia hoy nuevas medidas de aplicación de la ley para aumentar la seguridad en la frontera y reducir el número de personas que cruzan ilegalmente entre puertos de entrada. Estas medidas ampliarán y agilizarán las vías legales para una migración ordenada y acarrearán nuevas consecuencias para quienes no utilicen esas vías legales. También se basan en el éxito de la iniciativa sobre Venezuela, que se puso en marcha en octubre de 2022 y ha dado lugar a un descenso drástico del número de ciudadanos venezolanos que intentan ingresar ilegalmente en Estados Unidos. 

La Administración también anuncia que está destinando recursos adicionales a la frontera y a la región, intensificando sus operaciones de lucha contra el contrabando y ampliando la coordinación y el apoyo a las ciudades fronterizas y a las organizaciones no gubernamentales. Es importante destacar que las medidas anunciadas hoy se están aplicando en estrecha colaboración con México y con gobiernos de todo el Hemisferio Occidental. 

Aunque estas medidas ayudarán a resolver algunos de los problemas más graves de la frontera suroeste, no solucionarán todos los problemas de un sistema de inmigración que lleva demasiado tiempo sin funcionar. Eso sólo puede ocurrir si los republicanos del Congreso, que se han pasado los dos últimos años hablando sobre seguridad fronteriza, dejan de bloquear la reforma integral de la inmigración y las medidas de seguridad fronteriza que el presidente Biden propuso en su primer día en el cargo, así como de oponerse a los miles de millones de dólares en fondos adicionales que el Presidente ha solicitado para la seguridad y la gestión de las fronteras. 

A diferencia de algunos funcionarios republicanos que juegan ardides políticos y obstruyen soluciones reales para arreglar nuestro sistema de inmigración descompuesto, el presidente Biden tiene un plan y está tomando medidas. En virtud de las nuevas medidas de aplicación anunciadas hoy, la Administración Biden-Harris: 

Impondrá nuevas consecuencias para individuos que intenten ingresar ilegalmente 

Para facilitar el retorno a un proceso para todos los no ciudadanos bajo la autoridad del Título 8 cuando el Título 42 se deje de aplicar en su momento, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) hará lo siguiente:  

  • Aumentará el uso de la extracción expedita. Con efecto inmediato, las personas que intenten entrar en Estados Unidos sin permiso, carezcan de base legal para permanecer en el país y no puedan ser expulsadas en virtud del Título 42 estarán cada vez más sujetas a expulsión acelerada a su país de origen y a una prohibición de reingreso de cinco años. 
  • Anuncia nuevas medidas para alentar a las personas a emprender las vías migratorias legales y ordenadas. El DHS y el Departamento de Justicia anuncian hoy su intención de proponer una nueva normativa que aliente a las personas a seguir vías ordenadas y legales de migración y reduzca las aglomeraciones en la frontera suroeste y la presión sobre el sistema de inmigración. 

Expandirá las vías legales para una migración segura, ordenada y humana 

La Administración Biden-Harris y sus socios internacionales en la región también están anunciando vías legales nuevas y ampliadas hacia Estados Unidos y otros países que las personas pueden y deben utilizar para evitar las consecuencias de cruzar ilegalmente la frontera. Entre ellas se incluyen:  

  • Ampliación del proceso probatorio para los venezolanos a los nicaragüenses, haitianos y cubanos. Hoy, la Administración Biden anuncia que ampliará el exitoso proceso probatorio utilizado para venezolanos y lo extenderá a los nacionales de Nicaragua, Haití y Cuba. Hasta 30.000 personas al mes de estos cuatro países, que tengan un patrocinador que reúna los requisitos y superen las investigaciones de antecedentes, podrán venir a Estados Unidos por un período de dos años y recibir autorización para trabajar. Las personas que crucen irregularmente la frontera de Panamá, México o Estados Unidos después de la fecha de este anuncio no podrán acogerse al proceso probatorio y serán expulsadas a México, que aceptará el retorno de 30.000 personas al mes de estos cuatro países que no utilicen estas nuevas vías. 
  • Triplicar el reasentamiento de refugiados del Hemisferio Occidental. La Administración Biden-Harris tiene la intención de acoger hasta 20.000 refugiados procedentes de países de América Latina y el Caribe durante los años fiscales 2023 y 2024, lo que sitúa a Estados Unidos a un paso de triplicar con creces las admisiones de refugiados procedentes del Hemisferio Occidental solo en este año fiscal. De este modo se cumple el compromiso del Presidente en virtud de la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección de aumentar las admisiones de refugiados procedentes del Hemisferio Occidental. 
  • Lanzamiento del portal de citas en línea para reducir aglomeraciones y los tiempos de espera en los puertos de entrada a Estados Unidos. Cuando cese la aplicación del Título 42 finalmente, los no ciudadanos ubicados en el centro y norte de México que intenten ingresar legalmente a Estados Unidos a través de un puerto de entrada estadounidense tendrán acceso a la aplicación móvil “CBP One” para programar una cita para presentarse a inspección e iniciar una solicitud de protección en lugar de acudir directamente a un puerto de entrada a esperar. Esta nueva posibilidad reducirá significativamente los tiempos de espera y las aglomeraciones en los puertos de entrada de Estados Unidos y permitirá un procesamiento seguro, ordenado y humano. 
  • Nuevas vías legales hacia otros países de la región. Países de todo el Hemisferio Occidental están cumpliendo los compromisos contraídos en la Declaración de Los Ángeles de ampliar las vías legales de inmigración. Colombia, Ecuador, Costa Rica y Belice están aplicando nuevas políticas de regularización o protección temporal para proporcionar un estatus legal a cientos de miles de migrantes. Canadá, México y España han ampliado el reasentamiento de refugiados y las oportunidades de trabajo temporal. México y Guatemala también han ampliado considerablemente su sistema de asilo. Se alienta a las personas a aprovechar esta amplia gama de vías legales en la región y evitar las peligrosas consecuencias de la migración irregular. 
  • Aumento de la asistencia humanitaria en México y América Central. Estados Unidos anuncia hoy cerca de 23 millones de dólares en asistencia humanitaria adicional en México y Centroamérica. Esta nueva asistencia ayudará a los gobiernos de la región a responder a las crecientes necesidades humanitarias y de protección de los migrantes, refugiados y otras poblaciones vulnerables a su cargo. Reconociendo que ningún país puede responder a estas necesidades por sí solo, esta asistencia ayudará a apoyar el albergue, la salud, la asistencia jurídica, la salud mental y el apoyo psicosocial, agua, saneamiento, productos de higiene, respuesta a la violencia de género, medios de subsistencia, otras actividades relacionadas con la protección y el desarrollo de capacidades para los socios.  

Incremento de los recursos para asegurar la frontera, interrumpir las redes criminales de contrabando y apoyar a las comunidades fronterizas 

La Administración Biden-Harris está incrementando los recursos y ampliando los esfuerzos para gestionar de forma segura la frontera, desarticular las redes delictivas de contrabando que se aprovechan de los inmigrantes vulnerables y apoyar a las comunidades que acogen a inmigrantes mientras esperan los procedimientos de aplicación de la ley de inmigración. Entre las medidas nuevas y ampliadas se incluyen:  

  • Movilización de recursos de inscripción para el procesamiento seguro, ordenado y humano de migrantes. La Administración Biden está movilizando las autoridades y recursos disponibles en todo el Gobierno Federal para ayudar a garantizar que la frontera sea segura y esté bien gestionada cuando finalmente cese la aplicación de la orden de salud pública Título 42. El DHS y el DOJ están aumentando el número de funcionarios de asilo y jueces de inmigración para revisar los casos de asilo en la frontera con mayor celeridad, con el objetivo de reducir el tiempo de tramitación inicial de meses a días. Los dos organismos también están ampliando sus capacidades y tecnologías para agilizar la tramitación, entre otras cosas mediante la instalación de cientos de líneas telefónicas y cabinas de privacidad para llevar a cabo estas entrevistas y procedimientos. El DHS también está contratando y desplegando más agentes y funcionarios que se suman a los más de 23.000 que ya trabajan para proteger la frontera. Además, el DHS está ampliando significativamente sus capacidades de transporte aéreo y terrestre para expulsar rápidamente a los inmigrantes cuando esté justificado o transportar a los inmigrantes a sectores fronterizos menos congestionados para continuar con los procedimientos de aplicación de las leyes de inmigración. 
  • Retirar a miles de traficantes de las calles y contrarrestar la desinformación de los traficantes. A principios de año, el presidente Biden anunció en Los Ángeles una operación sin precedentes contra la multimillonaria industria del contrabando de personas. Desde abril, esta operación ha dado lugar a más de 7.300 detenciones, obligando a muchas organizaciones criminales de contrabando a abandonar su actividad. La Administración también está luchando contra la desinformación de los traficantes. El Departamento de Estado está ampliando sus actividades de divulgación en los medios de comunicación, tanto pagadas como obtenidas, para garantizar que los migrantes reciban información oportuna y precisa. Los mensajes y las actividades de divulgación se dirigirán a las comunidades con un alto índice de migración y a las rutas de los migrantes a través de los canales de comunicación pertinentes (por ejemplo radio, medios digitales, socios de confianza, etc…), con un alcance estimado de más de 85 millones de posibles emigrantes. 
  • Ampliar la coordinación y el apoyo a las ciudades fronterizas, las comunidades receptoras y las organizaciones no gubernamentales. La Administración Biden-Harris está aumentando la financiación disponible para las ciudades fronterizas y las ciudades que reciben una afluencia de inmigrantes, además de reforzar la coordinación y colaboración en curso en todos los niveles de gobierno. El DHS también está ampliando los esfuerzos de divulgación con las jurisdicciones locales para proporcionar coordinación de recursos y apoyo de asistencia técnica, y la Administración ha estado facilitando la coordinación entre los funcionarios estatales y locales y otras agencias federales. Además, la Administración seguirá movilizando a las organizaciones religiosas y sin ánimo de lucro que apoyan a los inmigrantes, incluidas las que proporcionan alojamiento temporal, alimentos y asistencia humanitaria con frecuencia antes de reunirse con sus familiares mientras esperan el resultado de sus procedimientos de inmigración. 

La Administración Biden-Harris hará todo lo que esté en su mano y con los recursos disponibles para hacer frente a este desafío, pero mientras el Congreso no aporte la financiación y las medidas de reforma integral de la inmigración que ha solicitado el presidente Biden, el sistema de inmigración de Estados Unidos seguirá descompuesto. 

### 

Manténgase informado

Suscribirse

Nos comunicaremos con la información más reciente sobre cómo el presidente Biden y su administración trabajan por el pueblo estadounidense y le haremos saber de qué maneras puede usted involucrarse y ayudar a nuestro país a reconstruirse.

Seleccione para enviar y recibir mensajes de texto del presidente Biden.

Regresar al inicio Regresar al inicio
Inicio