the WHITE HOUSEPresident Barack Obama

Search form

The White House
Office of the Press Secretary
For Immediate Release

MENSAJE SEMANAL: El Presidente Obama propone llegar a un acuerdo y explica sus prioridades con respecto a impuestos

WASHINGTON – Ya que el Congreso se dispone a concentrarse en impuestos cuando reanude sus labores este mes, el Presidente Obama hizo un llamado a ambos partidos para que colaboren y se centren en los asuntos en los que todos concuerdan. En primer lugar, el Presidente destacó que las familias de la clase media necesitan un recorte tributario permanente, por lo que el Congreso debe extender permanentemente los recortes tributarios para todas las familias que ganan menos de $250,000 al año, o 98 por ciento del pueblo estadounidense. Y en segundo lugar, señaló que dados los desafíos que presenta la situación fiscal del país, el país simplemente no puede darse el lujo de pedir prestados otros $700,000 millones para recortes tributarios permanentes a los millonarios y multimillonarios.

El audio completo del discurso se encuentra AQUI. El video se puede ver por Internet en www.whitehouse.gov.

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje Semanal
The White House
6 de noviembre, 2010

Esta semana, los estadounidenses de todo el país emitieron sus votos e hicieron valer su voz. Y su mensaje fue claro.

Están frustrados, y con razón, con el ritmo de nuestra recuperación económica. Yo también lo estoy.

Están hartos de la política partidista y quieren resultados. Yo también.

Entonces, felicito a todos los que obtuvieron victorias esta semana: republicanos, demócratas e independientes. Pero ahora, la temporada de campaña ha concluido. Y es hora de concentrarnos en las responsabilidades que compartimos y colaborar y producir resultados: acelerar nuestra recuperación económica, generar empleos y darle solidez a la clase media para que sienta que el Sueño Americano está a su alcance nuevamente.

Es por eso que he solicitado sentarme pronto con líderes de ambos partidos para que podamos tener una conversación prolongada sobre lo que podemos hacer juntos para hacer que este país avance.

Y en las próximas semanas, vamos a tener la oportunidad de trabajar juntos en la breve sesión del Congreso que se avecina.

Es por esto que esta sesión saliente del Congreso es tan importante. A inicios de la década pasada, el Presidente Bush y el Congreso promulgaron una serie de recortes tributarios que se diseñaron para vencer a fin de este año.

Lo que significa que si el Congreso no hace algo al respecto para fin de año, las familias de clase media verán que sus impuestos comenzarán a aumentar el día de Año Nuevo.

Pero lo último que debemos hacer es aumentar los impuestos de las familias de clase media. En la última década, hemos visto que sus gastos han aumentado, sus ingresos se han reducido y demasiados empleos han ido al extranjero. Son ellos quienes están sobrellevando las peores consecuencias de la recesión. Son ellos quienes están teniendo dificultad para que les alcance el dinero. Son ellos quienes necesitan ayuda en este momento.

O sea que es necesario hacer algo. Y creo que existe la posibilidad de llegar a un acuerdo y hacerlo juntos.

Comencemos con los puntos sobre los cuales concordamos. Todos nosotros queremos que los estadounidenses de clase media tengan certidumbre. Ninguno de nosotros quiere despertarse el 1º de enero debiendo más impuestos. Por eso pienso que debemos extender los recortes tributarios de Bush en el caso de todas las familias que ganan menos de $250,000 al año; esto es, 98 por ciento de los estadounidenses.

También concordamos sobre la necesidad de comenzar a reducir el gasto y déficit. Eso requerirá que todos tomen ciertas decisiones difíciles. De hecho, si el Congreso implementa mi propuesta de congelar el gasto discrecional no relacionado con la seguridad durante tres años, reducirá dichos gastos a su punto más bajo en 50 años en términos de porción de la actividad económica.

Pero en un momento en que vamos a pedir que todos hagan grandes sacrificios, no veo cómo podemos darnos el lujo de pedir prestados $700,000 millones de otros países para hacer permanentes todos los recortes tributarios de Bush hasta para el 2 por ciento más acaudalado de los estadounidenses. Estamos metiéndonos en un hoyo incluso más profundo y pasándoles el problema a nuestros hijos.

Reconozco que ambos partidos van a tener que trabajar juntos y hacer concesiones mutuas para lograr algo aquí. Pero quiero dejar en claro mis prioridades desde un principio. Primero: las familias de la clase media necesitan recortes tributarios permanentes. Y segundo: creo que no nos podemos dar el lujo de pedir prestado y gastar $700,000 millones adicionales en recortes tributarios permanentes para los millonarios y multimillonarios.

Hay nuevos funcionarios públicos en Washington, pero todavía enfrentamos los mismos desafíos. Y ustedes dejaron en claro que es momento de producir resultados. Ésta es una oportunidad fabulosa para mostrarles a todos que hemos escuchado el mensaje y que estamos dispuestos, en este periodo posterior a las elecciones, a unirnos y hacer lo que es mejor para el país que todos amamos.

Gracias.