the WHITE HOUSEPresident Barack Obama

Search form

The White House
Office of the Press Secretary
For Immediate Release

Extractos de las Declaraciones del Presidente Durante Asamblea Pública en Elyria, Ohio

Extractos de las declaraciones

1:45 P.M. EST

EL PRESIDENTE:  Hola a todos! (Aplausos.)  Hola Ohio! (Aplausos.)  Muchas gracias a todos...

Durante dos años, tuve el privilegio de recorrer el país, hablando con personas como ustedes, y pude ir a cafeterías y barberías, y escuchar directamente sobre los desafíos que enfrentan en su vida, de las oportunidades que están aprovechando, y todos los desafíos que enfrentamos como nación. Y lo más difícil -- la gente me pregunta esto a menudo – lo más difícil de ser Presidente es que me queda más difícil hacer eso ahora. Es más difícil salir de la burbuja.

Bueno, que quede claro, la Casa Blanca es un lugar fabuloso para trabajar. Vivo arriba de la oficina. (Risas.) Lo que significa que es un viaje corto al trabajo. Puedo tener --- veo a mis hijas antes de que salgan a la escuela y cenar con ellas todas las noches, aún si tengo que volver a la oficina. Y eso hace que todo lo demás sea mucho mejor. Pero lo cierto es que este trabajo puede ser un poco limitante, y eso es frustrante. No puedo ir a la barbería así no más ni sentarme en una cafetería. No puedo siempre visitar a la gente directamente.

Eso es parte de la razón por la cual he cogido la costumbre de leer 10 cartas, de las 40,000 que recibo, cada noche, para poderme mantener en contacto y escuchar de ustedes. Pero nada es mejor que cuando me puedo escapar, me escapo. Por lo tanto, agradezco la oportunidad de venir aquí y pasar el día.

Antes de llegar aquí  visité la fábrica de EMC Precision Machining. Vi el maravilloso programa de capacitación laboral en energía limpia aquí en Lorain County Community College. Y claramente agradezco la oportunidad de pasar el día con ustedes...

Ahora, seamos honestos, éstos han sido tiempos difíciles y angustiantes. Son tiempos difíciles aquí en Elyria; son difíciles en Ohio; son difíciles en todo el país. Asumí el cargo hace un año en medio de una severa tempestad económica que estaba causando destrozos en su pueblo y en comunidades por todas partes. Nos vimos forzados a tomar medidas difíciles para lidiar con ese lío, para evitar una catástrofe económica aun peor. Tuvimos que darle estabilidad al sistema financiero que, dado el papel que desempeñaron los grandes bancos en causar ese desorden, fue una píldora difícil de tragar.

Sabía que no sería popular, y con todo derecho. Pero también sabía que teníamos que hacerlo porque si colapsaban, los bancos locales también habrían colapsado. Si el sistema financiero hubiese colapsado, habría traído abajo a toda la economía, y habría arrastrado con ella a millones de familias y empresas. Habríamos visto -- hubiéramos enfrentado una segunda Gran Depresión.

Así que durante mis primeros meses en la presidencia, también tuvimos que salvar de la bancarrota, del colapso total, a dos de los tres grandes fabricantes de autos. A algunas personas tampoco les gustó eso. Yo entiendo eso. Pensaban que si uno tiene un negocio y toma una mala decisión, debe pagar las consecuencias, como cualquier empresa. Pero el problema es que si hubiésemos permitido que GM y Chrysler simplemente quebraran, cientos de miles de estadounidenses se habrían visto perjudicados, no sólo de esas empresas, sino de otras empresas automotrices y sus proveedores y concesionarios, aquí en Michigan, arriba en – aquí en Ohio, en Michigan y en todo el país.

Entonces, les dijimos: si están dispuestos a tomar medidas difíciles y dolorosas para ser más competitivos, estamos dispuestos a invertir en su futuro. Y esta semana, oímos que el sector automotor planeaba producir casi 3 millones de autos y camiones aquí en Norteamérica en los próximos tres meses, un aumento de 69% con relación a los tres primeros meses del 2009. (Aplausos.)

También aprobamos la Ley para la Recuperación a fin de sacar a nuestra economía del borde del abismo. Bueno, ha habido mucha confusión sobre esta Ley para la Recuperación. Sherrod y Marcy y Betty y yo estuvimos hablando acerca de esto en camino a aquí. Si se le pregunta a la persona típica que fue la Ley para la Recuperación, el paquete de estímulo, dirían, “el rescate de los bancos.” Así que permítanme ser claro. La Ley para la Recuperación recortó los impuestos de 95 por ciento de los trabajadores estadounidenses: 15 recortes tributarios distintos para las familias trabajadoras y 7 recortes tributarios distintos para las pequeñas empresas de manera que puedan comenzar a operar, crecer y contratar. Con la Ley para la Recuperación prolongamos y aumentamos los beneficios por desempleo, redujimos el costo de COBRA para las personas que habían perdido sus trabajos para que pudieran mantener su cuidado médico. (Aplausos.)

 Les brindamos asistencia a los estados directamente para ayudarlos durante este difícil momento. Ted puede testificar acerca de la ayuda que le brindó al presupuesto de Ohio, para que no tuviéramos que despedir maestros en las escuelas, y bomberos y policías en todo el estado. Hicimos la mayor inversión en infraestructura desde la creación del Sistema Interestatal de Carreteras, lo que puso a los estadounidenses a trabajar en la reconstrucción de nuestras carreteras, puentes y vías navegables, haciendo el trabajo que Estados Unidos necesita.

Hoy, debido a las medidas que tomamos, lo peor de esta tormenta económica ha pasado. Pero familias como las suyas y las comunidades como esta aún no se recuperan de la devastación que la tormenta dejó a su paso. En una de las compañías que visité hoy, EMC, una maravillosa compañía que ha pasado de una generación a otra, han sobrevivido gracias a su manufactura de alta precisión, de alto valor. Pueden hacer cosas que no se pueden enviar a la China debido a que están muy pendientes de las necesidades de sus clientes. Pero tenían 77 empleados, ahora tienen 44. Quieren empezar a contratar de nuevo, pero va a tomar algo de tiempo. La buena noticia es que están comenzando a ver un aumento pequeño de órdenes.

Pero es difícil. La gente ha visto desparecer empleos que se pensaba existirían siempre. Han visto el cierre de plantas y empresas. He oído que el gobierno municipal aquí se ha reducido al mínimo. Y que no pueden ir a trabajar o a comprar al mercado como solían hacerlo debido a recortes en el sistema de transporte del condado.

Y esto ocurrió después de una de las décadas más difíciles que la clase media ha enfrentado en varias generaciones. Pensemos en lo que ha sucedido durante los últimos diez años, aún antes de la crisis. Ésta ha sido una década en la que algunos estadounidenses ganaron cantidades enormes de dinero, mientras que otros se esforzaron más y más, sin que su situación mejorara o hasta empeorándola. El sueldo promedio, el ingreso promedio durante la última década en efecto dejó de crecer, y en algunos casos se redujo. Eso fue antes de la crisis.

Así que para muchos de ustedes, incluso mientras veían reducirse sus cheques de pago, incluso mientras veían que disminuía el valor de su activo más importante, su casa, el costo de todo lo demás subía. El costo de la comida. El costo de la universidad de sus hijos. El costo de la jubilación. Y además han enfrentado la presión del aumento precipitado y sin tregua del costo del cuidado de salud que necesitan.

Bueno, este es el mensaje que quiero que reciban – y vamos a tener bastante tiempo para preguntas, pero quiero dejar esto absolutamente claro. No me postulé a la presidencia para darle la espalda a estos desafíos. No me postulé a la presidencia para postergarlos. Me postulé a la presidencia para hacerles frente, de una vez por todas. (Aplausos.)

Me postulé a este cargo para reestructurar nuestra economía para que funcione no solamente para unos cuantos afortunados, sino para toda la gente trabajadora de este país. (Aplausos.) Para generar empleos buenos que puedan mantener a la familia. Para hacer que los salarios aumenten y los ingresos suban. Para mejorar la calidad de las escuelas de Estados Unidos y de instituciones comunitarias de enseñanza superior como ésta, para que la gente siga aprendiendo, y consistentemente puedan ser entrenados para los trabajos del siglo XXI. Para hacer que la educación superior esté al alcance de los hijos de las familias trabajadoras. Y sí, para hacerle frente al problema del costo descontrolado del seguro médico que desequilibra totalmente los presupuestos familiares, desequilibra totalmente los presupuestos empresariales y desequilibra totalmente nuestro presupuesto nacional. (Aplausos.)

Bueno, como ha estado en las noticias un poco esta semana -- (risas) -- permítanme decir algo sobre el cuidado de salud. No me estaba haciendo ilusiones cuando abordé esto, de que sería difícil. Siete Presidentes habían tratado de hacerlo, siete congresos habían tratado de hacerlo,  y todos habían fracasado.

Y también tenía a muchos asesores políticos diciéndome que esto no era necesariamente lo más inteligente que se pudiera hacer. “Usted tiene bastante que hacer: la crisis económica más grande desde la Gran Depresión; dos guerras. Puede ser que no consiga mucha cooperación. Va a enfrentar mucha resistencia de las compañías aseguradoras y de las farmacéuticas.  Es complicado. No lo haga.”

Así que permítanme decirles por qué lo hice. Yo sabía que las primas de seguro habían aumentado más del doble en la década pasada, que lo que tienen que pagar de sus propios bolsillos había aumentado vertiginosamente. Sabía que millones de personas más habían perdido el seguro y que la situación sólo empeoraría por la crisis económica. Cuando se pierden 7 millones de trabajos como sucedió durante los últimos dos años, ¿qué creen que le sucede al seguro de salud de esas personas? ¿Qué pasa cuando se les acaba el COBRA?

Emprendí esto porque deseaba aliviarles la carga a todas las familias y pequeñas empresas que no pueden pagar tarifas exorbitantes. Deseaba proteger a las madres y a los padres y a los niños para que no sean víctimas de las peores prácticas del sector de seguros, algo que escuche una y otra vez al viajar alrededor de este país. (Aplausos.)

     Ahora, permítanme desmentir la idea de que de alguna manera estábamos enfocados en eso y por lo tanto no tuvimos enfoque sobre la economía. Primero que nada, en todo lo que pienso es cómo vamos a crear trabajos en esta área. En todo lo que pienso es cómo vamos a lograr que los bancos vuelvan a prestar de nuevo. He estado haciendo eso todo el año. Y también lo han estado haciendo personas como Sherrod y Marcy y Betty. Pero lo que también se, es que el cuidado de salud es parte de lo que afecta a nuestra economía. Es parte de la falta de seguridad que sienten las familias de la clase media.

Así que aquí está la buena noticia. hemos llegado bastante lejos, pero debo admitir que nos hemos topado con un obstáculo grande esta semana. (Risas.)

Bueno, también se que parte de la razón es, por la que ha sido tan largo y demorado este proceso, esto es lo que sucede en el Congreso. Quiero decir que es simplemente un proceso feo. Tiene uno que colocarse directamente en contra de los intereses particulares, sus ejércitos de cabilderos y política partidista cuyo solo objetivo es explotar temores en vez de alcanzar logros. Y están los anuncios que asustan a todo el mundo. (Risas.) Y mientras más se demora el proceso, más feo se ve.

Así que entiendo que la gente diga, bueno, esto es – no estoy seguro de esto – aún sabiendo que lo que tienen no funciona. Y entiendo por qué luego de la elección en Massachusetts, la gente en Washington está frenética tratando de determinar las implicancias para la reforma del seguro médico, republicanos y demócratas. ¿Qué significa para Obama? ¿Está debilitado? ¿Está -- cómo va a sobrevivir esto? (Risas.) Eso es lo que hacen.

Pero quiero que – quiero que ustedes entiendan, no se trata de mí. (Aplausos.) No se trata de mí, se trata de ustedes. No se trata de mí, se trata de ustedes. No me ocupé de este asunto para aumentar mi popularidad en las encuestas. Saben, la manera de aumentar popularidad en las encuestas es no hacer nada. (Risas.) Así se hace. No se ofende a nadie. Tendría tasas de aprobación bien altas. Todo Washington estaría diciendo, “que genio!” (Risas.)

No me ocupé de esto para ganar puntos políticos. Sé que hay quienes piensan que si Obama pierde, nosotros ganamos. Pero saben qué? Yo pienso que yo gano cuando ustedes ganen. (Aplausos.) Así es como yo lo veo.

Si estuviera buscando el camino de menor resistencia, habría escogido algo mucho más fácil. Pero estoy tratando de resolver los problemas que la gente aquí en Ohio y en todo el país enfrenta todos los días. Y no voy a dejar de hacerlo simplemente porque es difícil. Seguiremos esforzándonos para lograrlo -- con demócratas, espero que con republicanos -- cualquiera que esté dispuesto a trabajar. Porque no voy a ver a más gente abrumada con los costos o negada la cobertura que necesitan por burócratas de las aseguradoras. No voy a mirar mientras las compañías aseguradoras hacen su magia y ven crecer sus acciones debido a que una vez más no existe control sobre lo que hacen.

Mientras tenga aliento, mientras tenga el privilegio de ser su Presidente, nunca dejaré de luchar por ustedes. Aguantaré golpes. Pero nunca dejaré de luchar para hacer que vuelva a haber empleo aquí. (Aplausos.) No dejaré de luchar por una economía que recompense el trabajo arduo. No dejaré de luchar para que se rindan cuentas en nuestro sistema financiero. (Aplausos.) No dejaré de luchar hasta que tengamos trabajos para todos.

Por eso estoy haciendo un llamado al Congreso para que apruebe un proyecto de ley de empleos para poner a más estadounidenses a trabajar -- (aplausos) -- sumando a lo que hemos hecho con la Ley para la Recuperación: poner a más estadounidenses a trabajar de nuevo reconstruyendo carreteras y vías ferroviarias, otorgarles recortes tributarios a pequeñas empresas por contratar a personas y ofrecerles a las familias un incentivo para hacer que sus viviendas consuman energía más eficientemente, ahorrándoles dinero y a la vez generando empleos.

Es por eso que hemos promulgado incentivos que están comenzando a crear una economía de energía limpia. Eso es parte de lo que está sucediendo aquí en este Community College. Si no hubiéramos hecho nada con la Ley para la Recuperación, pregúntele a la gente que está produciendo turbinas eólicas y paneles solares. Responderían que su industria estaba a punto de colapsar, debido a que el crédito había dejado de fluir. Y ahora se está viendo por todo Ohio mucha de -- este estado ha recibido más fondos que prácticamente cualquiera para construir esa economía basada en la energía limpia -- la vanguardia en aspas de molinos de viento y baterías que se usarán en autos que usan la energía eficientemente.

Casi $25 millones de nuestra inversión se destinaron a una planta aquí mismo en Elyria que está ayudando a producir las baterías de autos del futuro. (Aplausos.) Eso es lo que vamos a seguir haciendo en el 2010, el 2011, y el 2012, hasta que tengamos a este país trabajando de nuevo. (Aplausos.)

Mientras sea Presidente, nunca dejaré de luchar por medidas políticas que ayudarán a hacer que el valor de las viviendas vuelva a lo normal, a fin de recuperar la inversión que ustedes han hecho. Hemos visto esos valores volver a subir en algunos lugares, en ciertos sectores, pero aún es difícil.  Tenemos que hacer más este año para asegurar que los bancos respondan a la gente trabajadora, que han estado pagando sus hipotecas, pero que se encuentran en una situación difícil.

Nunca dejaré de luchar para darles a nuestros hijos la mejor educación posible -- (aplausos) -- de aprovechar las decenas de miles de millones de dólares que les pagamos a los bancos a fin de que actúen como intermediarios para préstamos estudiantiles e invertir ese dinero en los estudiantes que lo necesitan. No necesitamos intermediarios -- eliminémoslos. (Aplausos.)

Nunca dejaré de luchar por trato justo para todo estadounidense. Por eso, la primerísima ley que promulgué fue la Ley Lilly Ledbetter para hacer valer el principio de paga equitativa por el mismo trabajo para hombres y mujeres -- (aplausos) -- especialmente ahora que las familias necesitan dos cheques de pago para subsistir. (Aplausos.)

Mientras sea Presidente, nunca dejaré de protegerlos del tipo de prácticas engañosas que hemos visto  con algunas personas en el sector financiero. Por eso promulgué la Carta de Derechos de Usuarios de Tarjetas de Crédito, a fin de protegerlos de recargos sorpresa, aumentos retroactivos de tasas y otras reglas injustas. Y es por eso que estoy luchando por una estricta Agencia de Protección Financiera para el Consumidor, a fin de protegerlos de esas tarifas escondidas por sobregiros que pueden hacer que un solo retiro del cajero automático le cueste treinta dólares. (Aplausos.) Eso les sucedió, ¿cierto? (Aplausos.)

Nunca dejaré de luchar por un gobierno abierto. Bueno, eso es difícil de hacer debido a que no controlamos todas las ramas del gobierno. Pero les puedo decir que hemos puesto en vigor las más estrictas leyes de ética y las más estrictas normas de transparencia como ningún otro gobierno en la historia -- en la historia.

A propósito, esta es la primera Administración desde la fundación de nuestro país en la que todos ustedes pueden averiguar quien visita la Casa Blanca. Primera vez en la historia. Y es solo un ejemplo de cómo estamos tratando de hacer que el proceso sea abierto.

Y mientras sea Presidente, nunca dejaré de luchar para disminuir el despilfarro y los abusos en Washington; para eliminar lo que no necesitamos, para pagar por lo que necesitamos; para frenar el déficit que aumenta rápidamente y que venimos acumulando no solo el año pasado sino durante los últimos diez años. (Aplausos.)

Y continuaré la lucha por una reforma real y significativa del seguro médico. (Aplausos.) Extendimos el programa del seguro médico infantil para incluir a cuatro millones adicionales de niños, ya hicimos eso. Pero también continuaremos luchando por la reforma que hará que el sector de seguros rinda cuentas y les dará más estabilidad y seguridad a las personas en nuestro sistema de cuidado de salud. Y sí, quiero asegurarme que la gente que no tiene cobertura de salud ahora, pueda adquirirla. (Aplausos.) Es una vergüenza que no hagamos eso.

Éstas son algunas de las batallas que hemos luchado. Y les puedo prometer que habrá más batallas en el futuro. No voy a ganar en todo. Estamos teniendo una batalla ahora mismo, porque quiero cobrarle a Wall Street una cuota módica para que se les pague a los contribuyentes en su totalidad por salvarles el pellejo cuando lo necesitaron. (Aplausos.) Queremos que se nos devuelva nuestro dinero. Y vamos a recuperar su dinero, cada centavo, cada centavo.

Pero va a ser una batalla. Ya verán. Les garantizo que cuando comencemos la reforma del sistema de normas financieras, tratando de cambiar las reglas para prevenir lo que ha causado tanto dolor en todo el país, hay quienes van a decir, “¿por qué se está metiendo en el gobierno -- por qué se está metiendo en la industria financiera? Es un ejemplo más de Obama queriendo un gobierno más grande.”

 No, simplemente quiero tener algunas normas para que cuando estos tipos hagan decisiones bobas, ustedes no tengan que cubrir la cuenta. (Aplausos.) Eso es bastante directo. No me molesta tener esa pelea. (Aplausos.)

¿Saben? Dije al comienzo lo importante que es para mí poder recorrer el país; lo importante que es para mí estar aquí. Eso es más cierto ahora que nunca antes. Porque no hay duda de que es fácil tener un punto de vista bastante distorsionado desde Washington. Pero luego empieza uno a hablar con esos muchachos trabajando en esas máquinas, creando productos en todo el país, entra uno a la cafetería y conoce gente que está criando a sus hijos y trabajando arduamente para cumplir con sus deberes, y me recuerda la fortaleza –la resistencia y perseverancia– del pueblo estadounidense. Me recuerda la esencia del carácter de los estadounidenses para los cuales tengo el privilegio de trabajar.

Es ese carácter lo que ha hecho que nuestra nación sobrelleve tempestades mucho más fuertes de las que enfrentamos hoy. Y ese carácter es lo que hará que sobrellevemos esta tormenta hasta que lleguen días mejores. Tengo confianza en eso, por ustedes. Y estoy muy agradecido por todos ustedes que tomaron el tiempo de estar aquí hoy. Gracias. Gracias a todos. Gracias. Gracias. (Aplausos.)

###