the WHITE HOUSEPresident Barack Obama

Search form

The White House
Office of the Press Secretary
For Immediate Release

Información sobre la llamada del Presidente Obama con el Almirante Allen y el Secretario Chu

Esta tarde, el Presidente Obama recibió por teléfono la más reciente información de los secretarios Chu, Napolitano y Salazar, como también la administradora Jackson, el comandante de incidentes nacionales Allen y Carol Browner sobre los esfuerzos de respuesta al derrame de petróleo. Ayer, el almirante Allen y el equipo científico federal, bajo el liderazgo del secretario de Energía Chu, dio instrucciones a BP de que pospusiera temporalmente las pruebas de integridad de los pozos hasta que se abordaran las inquietudes de la comunidad científica y se ofrecieran las debidas garantías de que no habrá daño irreparable a la fosa del pozo como resultado de los procedimientos de prueba. En base a la nueva información y análisis, el secretario Chu y otros científicos concluyeron que la prueba debe proceder ahora con varias modificaciones y requisitos de seguridad. El almirante Allen emitirá nuevas directrices sobre la prueba para BP. Las directrices requerirán pruebas sísmicas adicionales y vigilancia desde vehículos de operación remota, como también control de ruido y de temperaturas durante toda la prueba de la integridad del pozo. La prueba tomará hasta 48 horas e incluirá evaluaciones periódicas en incrementos de 6 horas.

Los procedimientos para la prueba se iniciarán esta noche y comenzarán al desconectar tanto el Q4000 como el Helix Producer. A fin de lidiar con el petróleo adicional que se verterá en el golfo durante la prueba, se ha posicionado más de 40 colectores oceánicos y otros recursos alrededor de la boca del pozo. Cuando concluyan las pruebas, el gobierno federal contará con valiosos datos sobre la condición del pozo, que es importante para cuando se tomen medidas a fin de finalmente clausurar el pozo con los esfuerzos de los pozos auxiliares, como también un entendimiento de nuestra capacidad de cerrar el pozo durante periodos breves, de ser necesario en caso de preparativos para un huracán. Tan pronto concluyan las pruebas, se reanudarán los esfuerzos de contención con un nuevo ducto para sellarlo y otro equipo con el potencial de captar hasta 80,000 barriles diarios.