Fortalecemos los centros de salud para fortalecer nuestras comunidades

Hace tan solo un par de semanas, tuve el privilegio de participar en un foro repleto de entusiasmo en un centro de salud comunitario en Detroit, mi ciudad natal, y fui testigo directo de lo esenciales que son los centros de salud comunitarios como fuente de atención médica de calidad. Hoy por hoy, tenemos aproximadamente 1,200 centros de salud que administran más de 9,000 instalaciones sanitarias, las cuales brindan atención a más de 21 millones de pacientes en todo el país. Estoy francamente maravillada del gran trabajo que realizan estos centros de salud comunitarios, especialmente por la atención que brindan a la comunidad latina y a otros grupos desfavorecidos. Estos centros son un verdadero salvavidas para las personas que carecen de seguro médico, ya que brindan atención de calidad con la dignidad y el respeto que la gente se merece y con un enfoque que tiene en cuenta los desafíos que dichas personas se ven obligadas a enfrentar en sus vidas.

Tomemos como ejemplo Los Barrios Unidos Community Clinic (LBUCC) en Dallas, Texas. Este caso demuestra el impacto real que puede tener un centro de salud comunitario en la vida de las personas. LBUCC trabaja en la comunidad desde hace más de 40 años y atiende a 26,000 pacientes al año, de los cuales un 93% son hispanos, y el 70% de la población hispana carece de seguro. LBUCC no le niega la atención médica a nadie, incluso si la persona no puede pagar. Durante más de 45 años, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) ha respaldado la labor de estos centros con el fin de proporcionar acceso a profesionales de atención primaria y preventiva competentes desde el punto de vista cultural en las comunidades que más lo necesitan.

El acceso a servicios de atención primaria tiene un impacto positivo en las familias latinas, muchas de las cuales utilizan los centros de salud comunitarios como centros médicos de atención primaria. De hecho, uno de cada tres pacientes de los centros de salud es de ascendencia latina. Esto significa que los centros de salud comunitarios son recursos esenciales para el éxito de los esfuerzos dirigidos a reducir las disparidades étnicas y raciales en la atención médica.

Gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, no solo estamos expandiendo el acceso al seguro de salud, sino que también estamos expandiendo el acceso a una atención de alta calidad mediante el fortalecimiento de los centros de salud en comunidades a lo largo y ancho de Estados Unidos. La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio destina $11,000 millones a fortalecer y hacer crecer nuestros centros de salud comunitarios, entre lo que se incluye el financiamiento de servicios de atención primaria, el establecimiento de nuevas instalaciones y la renovación de los centros de salud existentes. El martes, el Sr. Vicepresidente anunció que el Departamento de Salud y Recursos Humanos está a punto de lanzar una oportunidad de financiamiento de $50 millones para ayudar a los centros de salud comunitarios a establecer o ampliar los servicios de salud mental y trastornos de consumo de sustancias. Esta inversión permitirá hacer frente a otra necesidad importante de la comunidad. Y el mes pasado, HHS anunció $150 millones en subvenciones nuevas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio para financiar más de 230 centros de salud nuevos en todo el país.

Los centros de salud también son una fuente integral de empleo y crecimiento económico en muchas comunidades. Los puestos de trabajo de los centros de salud superan los 148,000 empleos en total a nivel nacional y dichos centros añadieron más de 35,000 trabajos en los últimos cuatro años, incluidos los médicos, las enfermeras y el personal de salud del comportamiento.

Mientras nos concentramos en asegurar que la mayor cantidad posible de personas que viven en Estados Unidos obtengan información sobre las nuevas opciones de cuidado de salud para que puedan inscribirse mediante los Mercados de Salud federales y estatales, también es importante asegurar que aumentamos el acceso a servicios de cuidado de salud de calidad. El respaldo a nuestros centros de salud comunitarios es tan solo una de las maneras en las que la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio está fortaleciendo nuestro sistema de salud.

Si desea saber más sobre las diferentes mejoras que está estableciendo la ley en la atención sanitaria de millones de personas que viven a lo largo y ancho del país, visite whitehouse.gov/healthreform.

Cecilia Muñoz es la Directora del Consejo de Políticas Nacionales

Your Federal Tax Receipt