THE WHITE HOUSE
Oficina del Secretario de Prensa
_________________________________________________________________________

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA
16 de febrero, 2013

MENSAJE SEMANAL: Siguiendo el plan del Presidente para una clase media fuerte

WASHINGTON, DC— En su mensaje de esta semana, el Presidente Obama exhortó a tomar acción rápida sobre las propuestas que este hizo durante el Estado de la Unión para fomentar nuestra economía y crear empleos, incluyendo que se haga de los Estados Unidos un imán para la manufactura, fortalecer nuestro sistema de educación a través de una educación pre-escolar de alta calidad para todos los niños, y aumentar el salario mínimo.  El Congreso tiene que tomar acción ahora para evitar el recorte automático, que sería perjudicial y una herida auto-infligida a nuestra economía, mediante la reducción de nuestro déficit de una manera equilibrada que haga inversiones en áreas que nos  ayuden a crecer y recortes a las cosas que no necesitamos.

El audio y el vídeo de este mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov  a partir delas 6:00 a.m. ET, del sábado, 16 de febrero, 2013.

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Versión preparada
La Casa Blanca
16 de febrero, 2013
 

Hola a todos.  Esta semana he estado viajando por todo el país, desde Carolina del Norte hasta Georgia, hasta aquí en Hyde Park Academy en mi ciudad natal de Chicago, hablando con la gente sobre la tarea tan importante que yo planteé en mi discurso del Estado de la Unión: arrancar nuevamente el verdadero motor del crecimiento económico de los Estados Unidos, que es una clase media creciente y próspera.

Todos los días debemos hacernos tres preguntas: ¿Cómo podemos atraer buenos empleos a los Estados Unidos?  ¿Cómo equipamos a nuestra gente de las habilidades necesarias que requieren dichos empleos?  Y, ¿cómo nos cercioramos de que el trabajo duro resulte en un medio de vida decente?

Yo creo que todo comienza con hacer de los Estados Unidos un imán para nuevos empleos y manufactura.  Después de eliminar empleos durante más de 10 años, nuestras empresas manufactureras han agregado alrededor de 500,000 empleos durante los últimos tres.  Lo que tenemos que hacer ahora es sencillo.  Tenemos que acelerar esa tendencia.  Tenemos que lanzar centros de manufactura en todo el país que transformen las regiones más adversamente afectadas en centros globales de empleos y manufactura de alta tecnología.  Tenemos que hacer nuestro código fiscal más competitivo, eliminando los beneficios fiscales para las compañías que envían empleos al extranjero y recompensando a las compañías que crean empleos aquí en casa.  Y tenemos que invertir en las investigaciones y la tecnología que nos permitirán aprovechar más de nuestra propia energía y reintegrar más gente a la fuerza laboral en la reparación de nuestras carreteras y puentes deteriorados.

Esos pasos ayudarán a nuestros negocios a expandirse y crear nuevos empleos.  Pero también necesitamos proveerle a todo estadounidense las habilidades y la capacitación que se necesitan para llenar esos empleos.  Comencemos en los primeros años con el ofrecimiento de una educación pre-escolar de alta calidad a todo niño en los Estados Unidos, porque sabemos que los niños en esos programas tienen mejor rendimiento durante sus vidas.  Rediseñemos nuestras escuelas secundarias de manera que nuestros estudiantes se gradúen con las habilidades que los empleadores están buscando ahora mismo.  Y, debido a que los contribuyentes no pueden continuar subsidiando el costo exorbitante de la educación superior, le he solicitado al Congreso que tome en cuenta la asequibilidad y el valor para determinar qué universidades reciben ciertos tipos de ayuda federal.

Así es que esas son medidas que podemos tomar ahora para ayudar a traer buenos empleos a los Estados Unidos y a equipar a nuestra gente de las habilidades que requieren esos empleos.  Y eso nos lleva a la tercera pregunta: ¿cómo nos cercioramos de que el trabajo duro resulte en un medio de vida decente?

Nadie en los Estados Unidos debe trabajar a tiempo completo y criar a sus hijos en la pobreza.  Así es que aumentemos el salario mínimo de manera que sea un salario con el que se pueda vivir.  Y es hora de aprovechar los talentos y la ingeniosidad de los inmigrantes sumamente trabajadores al aprobar finalmente una reforma migratoria general: asegurando nuestras fronteras, estableciendo un camino responsable para ganarse la ciudadanía, y atrayendo a los empresarios e ingenieros con habilidades especializadas que ayudarán a crear empleos.

Estas medidas contribuirán a fomentar nuestra economía y a reconstruir una clase media creciente y próspera.  Y podemos hacerlo al tiempo que reducimos nuestros déficits.  No tenemos que escoger entre una cosa o la otra; solo tenemos que tomar decisiones sensatas.

Durante estos últimos años, ambos partidos han colaborado entre sí para reducir el déficit en más de $2.5 billones, que nos coloca a más de la mitad de camino hacia la meta de $4 billones en la reducción del déficit que opinan los economistas que es lo que necesitamos para estabilizar nuestras finanzas.  Ahora tenemos que completar esa labor.

Pero yo no estoy de acuerdo con los Republicanos que piensan que debemos hacerlo mediante recortes incluso mayores a cosas como la educación y la capacitación laboral; a los beneficios de Medicare y del Seguro Social.  Esto obligaría a nuestras personas de la tercera edad y a las familias trabajadoras a acarrear la carga de la reducción del déficit mientras que a los más ricos no se les pide que hagan nada más.  Eso no funciona.  No podemos simplemente hacer recortes y más recortes para llegar a la prosperidad.

En lugar de ello, yo he propuesto un enfoque equilibrado, un enfoque que hace reformas responsables para reducir el costo del cuidado de la salud y ahorra cientos de miles de millones de dólares al eliminar los vacíos legales y las deducciones de impuestos para los acaudalados y los que están bien conectados.  Y debemos finalmente tratar de lograr una reforma fiscal general bipartidista que fomente la creación de empleos y que contribuya a reducir el déficit.

Así es que sabemos lo que tenemos que hacer.  Todas las medidas que he mencionado son medidas de sentido común.  Y, conjuntamente, nos ayudarán a fomentar nuestra economía y a fortalecer nuestra clase media.

En las próximas semanas y meses, nuestra labor no será fácil, y no estaremos de acuerdo en todo.  Pero los Estados Unidos solo van adelante cuando lo hacemos juntos; cuando aceptamos ciertas obligaciones para con los demás y con las generaciones futuras.  Esa es la historia americana.  Y es así como escribiremos el próximo gran capítulo, juntos.

Gracias y que disfruten el fin de semana.

###

White House Shareables