OFICINA DE LA POLÍTICA PARA EL CONTROL NACIONAL DE DROGAS
Oficina de Relaciones Públicas


24 de Abril, 2013

HOJA INFORMATIVA: Una política de drogas para el siglo 21

"... Este gobierno sigue comprometido a una política de control de drogas balanceado entre la salud pública y la seguridad pública. Esta estrategia se basa en la ciencia, no en la ideología- e investigaciones científicas sugieren que hemos logrado un progreso real".

- El Presidente Barack Obama

El Presidente Obama cree que debemos concentrarnos en construir a un Estados Unidos duradero - una nación con una fuerza laboral educada, capacitada con el  conocimiento, energía y experiencia necesaria para tener éxito en un mercado global altamente competitivo. Sin embargo, para muchos estadounidenses, ese futuro está limitado por el consumo de drogas, lo que inhibe la capacidad de los ciudadanos a mantenerse saludables, seguros y a alcanzar su pleno potencial.

Hoy, la Administración de Obama está lanzando un plan basado en la ciencia que trabaja para reducir el consumo de drogas y sus consecuencias, mientras buscamos reformar la política de drogas. La Estrategia Nacional para el Control de Drogas del año 2013 representa una estrategia moderna del siglo 21 a la política de drogas que delinea políticas y programas innovadores y reconoce que los trastornos por uso de sustancias no son sólo una cuestión de justicia criminal, sino también un importante problema de salud pública.

La estrategia está basada en la ciencia, la investigación y la evidencia

Descubrimientos innovadores en la neurociencia han revelado que la adicción es una enfermedad crónica del cerebro que se puede prevenir y tratar con éxito. El conocimiento científico es la base de las políticas para el control de drogas y orienta las decisiones que el Gobierno del Presidente Obama toma sobre la salud pública y la seguridad.

La estrategia se basa en la prevención en lugar del encarcelamiento

La prevención del consumo de drogas antes de que empiece - especialmente entre los jóvenes - es la manera más costo-efectiva para reducir el consumo de drogas y sus consecuencias en Estados Unidos. Investigaciones recientes han concluido que cada dólar invertido en programas de prevención de consumo de sustancias que están dirigidos por la evidencia tiene el potencial de ahorrar hasta $18 en costos relacionados al abuso de sustancias. [i]

Apoyando esfuerzos para prevenir el consumo de drogas, el plan del Presidente:

• Promueve programas nacionales y comunitarios - incluyendo al Programa de Apoyo a las Comunidades Libres de Drogas (conocido como Drug-Free Communities Support Program) – programas que están basados en la evidencia y están diseñados para prevenir el consumo de sustancias en las escuelas, las universidades, y en lugares de trabajo;
• Proporciona información sobre eficaces estrategias de prevención a las agencias que mantienen orden público, a las comunidades y a los padres de familia en todo el país, y
• Extiende servicios para la prevención en el lugar de trabajo a través de programas que garantizan la seguridad y el bienestar de los empleados y sus familias.

La estrategia alienta a los profesionales de atención médica para que intervengan temprano, antes de que una condición se vuelve crónica

La detección temprana y el tratamiento de un problema de abuso de sustancias por parte de un profesional del cuidado de la salud es más eficaz y menos costosa que tratar el abuso cuando ya se ha desarrollado un trastorno crónico por uso de sustancias. Para apoyar los esfuerzos de intervención temprana, la estrategia del Presidente:

• Trabaja para ampliar programas como el programa para  la detección, intervención breve y referencia para el tratamiento ( conocido como SBIRT por sus siglas en ingles), que puede ayudar a reducir las consecuencias de seguridad de consumo de sustancias perjudiciales para la salud y;
• Promueve la educación y legislación destinada a proporcionar educación y capacitar a los profesionales de atención de salud con los entrenamientos necesarios para la administración segura de recetas de prescripción para medicinas que contienen propiedades adictivas. 

• Trata de reducir las muertes por sobredosis de opiáceos a medida de la ampliación de las medidas de prevención integrales contra  la sobredosis, incluyendo el uso de la naloxona por los auxiliadores.

La estrategia permite que el acceso a un tratamiento sea una realidad para millones de estadounidenses

De los 21,6 millones de estadounidenses de 12 años o mayores que necesitaron tratamiento por un problema de consumo de una droga ilícita o de alcohol en el 2011sólo 2,3 millones (10,8 por ciento) lo recibieron.[ii] El tratamiento debe estar más disponible. Para ampliar el acceso al tratamiento, la estrategia:

• Detalla medidas para aplicar la Ley de Cuidado de Salud Asequible, que - por primera vez en la historia – pone fin a la discriminación contra las personas con trastornos por consumo de sustancias exigiendo a las empresas de seguros a que cubran el tratamiento por los trastornos el  por consumo de sustancias como lo harían para para  cualquier otra enfermedad crónica;
• Trabaja para ampliar los servicios de tratamiento y reingreso a la sociedad para las personas encarceladas, y
• Pone como objetivos la expansión de atención para el tratamiento de abuso de sustancias para las comunidades con una necesidad no satisfecha, incluyendo a los veteranos, estudiantes universitarios, y a los nativos americanos.

La estrategia le da voz a los estadounidenses que se encuentran en el camino hacia la recuperación

Hoy en día, millones de estadounidenses se encuentran exitosamente en el camino hacia la recuperación de los problemas por consumo de sustancias y son miembros sanos, responsables y aferrados a sus comunidades. La estrategia de la Administración Obama apoya cada paso de recuperación por toda su vida a través de:

• Esfuerzos para borrar el estigma asociado con la adicción al unirse a la comunidad de personas en  recuperación para abrir el dialogo sobre sus éxitos y animar a otros a buscar tratamiento, y
• La revisión y reforma de las leyes y reglamentos que injustamente se dirigen a las personas con trastornos por consumo de sustancias e impiden la recuperación de la adicción, incluyendo las leyes y regulaciones que restringen el acceso a la vivienda, el empleo y el trámite de una licencia de conducir o un préstamo estudiantil.

La estrategia aborda el control de drogas de una manera "inteligente hacia la delincuencia"

Esfuerzos para la aplicación de la ley nacional e internacional siempre juegan un papel vital en la protección de las comunidades ante la delincuencia relacionada con las drogas, pero la estrategia del Presidente reconoce que los Estados Unidos no puede resolver el problema de drogas con solo arrestos o encarcelamiento. Como resultado de ello, la estrategia:

• Trabaja para poner en práctica reformas de la justicia penal que son innovadoras, incluyendo los tribunales especializados de drogas, para romper el ciclo del consumo de drogas, el crimen, la detención y el encarcelamiento al encaminar a los delincuentes de drogas no violentos a tratamiento en lugar de la cárcel;
•Apoya programas innovadores que  identifican a los delincuentes que sufren de trastornos por consumo de sustancias con fines de reencaminarlos y referirlos a servicios comunitarios a si concentrando los limitados recursos policiales en los infractores más graves, y
• Examina las innovaciones, como el programa para proveer la oportunidad de libertad condicional al cumplir con la ley de  Hawaii ( conocido como HOPE por sus siglas en ingles) y el programa de Intervención en el Mercado de Drogas, el cual ha demostrado tener potencial para  reducir las tasas de encarcelamiento, mientras que aseguramos la seguridad pública.

La estrategia aborda un problema mundial en el espíritu de responsabilidad compartida

Los problemas de drogas son un verdadero desafío mundial ya que requiere soluciones compartidas. Distinciones anteriores entre los países "productores" y "consumidores" se están borrando. Hoy en día, todos los países deben considerar la política de drogas como un problema de salud y seguridad pública que requiere una respuesta moderna, basada en la evidencia. La estrategia del Presidente:

• Amplía la prevención y tratamiento de las drogas al nivel mundial tanto bilateralmente como a través con la cooperación con organizaciones multilaterales;
• Promueve oportunidades para obtener una vida alternativa para los agricultores de las regiones del mundo susceptibles a la producción y el tráfico de drogas, y
• Promueve la colaboración entre socios internacionales para ampliar y modernizar las instituciones policiales y penales.

Para obtener más información sobre los esfuerzos del gobierno del Presidente Obama para reducir el consumo de drogas y sus consecuencias, mientras que implementamos una efectiva reforma política de drogas, visite www.wh.gov/drugpolicyreform

###


[i] Miller, T., & Hendrie, D.(2009).Substance abuse prevention dollars and cents: a cost-benefit analysis.DHHS Pub.No.(SMA) 07-4298.Rockville, MD: Center for Substance Abuse Prevention, Substance Abuse and Mental Health Services Administration.

[ii] U.S. Department of Health and Human Services, Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. (2012). Results of the 2011 National Survey on Drug Use and Health: Summary of National Findings. HHS Publication No. (SMA) 12-4713. Rockville, MD. P. 84.

 

White House Shareables