LA CASA BLANCA

Oficina del Secretario de Prensa

______________________________________________________________________________

EMBARGADO HASTA LAS 6:00 AM ET, del SÁBADO, 29 de junio, 2013

MENSAJE SEMANAL: Confrontando a la creciente amenaza del cambio climático

WASHINGTON, DC— En el mensaje de esta semana, el Presidente Obama habló al pueblo estadounidense sobre un nuevo plan nacional para hacerle frente a la creciente amenaza del cambio climático, que reducirá la contaminación del carbono, protegerá a nuestro país de los impactos del cambio climático y liderará al mundo en un esquema coordinado para hacerle frente al cambio climático. El plan del Presidente reconoce que no existe ninguna contradicción entre un ambiente sólido y una economía fuerte e insta a todos los estadounidenses a hablar sobre el cambio climático en sus comunidades y recordar a sus funcionarios electos que debemos tomar medidas para proteger a las generaciones futuras de los estragos del cambio climático ahora.

El audio y el vídeo de este mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov a las 6:00 a.m. ET, del sábado, 29 de junio, 2013. 

Comentarios del Presidente Barack Obama

Mensaje semanal

La Casa Blanca

25 de junio, 2013

Hola a todos.  Hace unos días, di a conocer un nuevo plan nacional para hacerle frente a la creciente amenaza del cambio climático. 

Décadas de ciencia analizadas detenidamente nos indican que nuestro planeta está cambiando en formas que tendrán impactos profundos en el mundo que le dejamos a nuestros hijos. Hasta el momento, sabemos que los 12 años más cálidos en la historia registrada han ocurrido justamente en los últimos 15, y ese último año fue el más cálido de la historia americana. Y aunque sabemos que ningún evento climático tiene lugar exclusivamente debido al cambio climático, también sabemos que, en un mundo que se está haciendo cada vez más cálido de lo que solía ser, todos los eventos climáticos se ven afectados por ello, es decir, sequías, inundaciones, incendios forestales y huracanas más extremos.

Aquellos que ya están experimentando los efectos de un clima cambiante no tienen tiempo de negarlo puesto que están ocupados en tratar de manejarlos. Los bomberos que les hacen frente a estaciones más largas de incendios forestales. Los agricultores que experimentan cosechas marchitadas un año y desaparecidas por las inundaciones en el siguiente. Las familias del oeste preocupadas sobre las aguas que se están secando. 

El costo de estos acontecimientos puede medirse en vidas y medios de vida perdidos, viviendas y negocios perdidos, y cientos de miles de millones de dólares en servicios de emergencia y ayuda en casos de catástrofes. Y los estadounidenses en todo el país ya están pagando el precio de la falta de acción en los costos mayores de la comida, las primas de seguro, y los costos de reconstruir lo perdido.

La pregunta no es si tenemos que tomar acción. La pregunta es si tendremos la valentía de tomar acción antes de que sea demasiado tarde.

El Plan de Acción Climática nacional que di a conocer reducirá la contaminación del carbono, protegerá a nuestro país de los impactos del cambio climático y liderará al mundo en un esquema coordinado para hacerle frente al cambio climático.

Para reducir la contaminación del carbono, le he ordenado a la Agencia de Protección Ambiental que colabore con los estados y las empresas para establecer nuevas normas que le pongan fin al vertido ilimitado de contaminación de carbono de nuestras plantas de generación de energía. Usaremos energía más limpia y desperdiciaremos menos energía a través de nuestra economía. 

Para preparar a los Estados Unidos para los impactos del cambio climático que no podemos detener, colaboraremos con las comunidades para crear una infraestructura más sensata y más resistente para proteger nuestras viviendas y negocios, y resistir tormentas más poderosas. 

Y los Estados Unidos liderarán los esfuerzos globales para combatir la amenaza del cambio climático exhortando a las naciones en fase de desarrollo a que cambien a fuentes de energía más limpias, y además involucrando a nuestros aliados internacionales en esta lucha, puesto que, aunque competimos por los negocios, también compartimos el planeta. Y todos tenemos que llevar conjuntamente el peso de la responsabilidad por el futuro de este.

Esta es la lucha que los Estados Unidos pueden liderar y liderarán en el siglo XXI. Pero requerirá que todos nosotros, como ciudadanos, hagamos nuestra parte. Necesitaremos que los científicos diseñen nuevos combustibles, y que los agricultores los cultiven. Necesitaremos ingenieros para inventar nuevas tecnologías, y negocios para fabricarlas y venderlas. Necesitaremos trabajadores para ocupar las cadenas de montaje que produzcan el zumbido de los componentes de alta tecnología sin emisión de carbono, y constructores para fijar sólidamente los cimientos de una nueva era de energía limpia. Necesitaremos atender especialmente a la gente y las comunidades que se desestabilicen debido a esta transición. Y aquellos de nosotros que estemos en posiciones de responsabilidad tendremos que preocuparnos menos del criterio de los intereses especiales y los donantes bien conectados, y preocuparnos más del criterio de nuestros hijos. 

Si están de acuerdo conmigo, necesito que tomen acción. Informen a sus compañeros de clase y colegas, a sus amigos y familia. Den a conocer su opinión en sus comunidades. Recuérdenle a todo el que los represente a ustedes, en todos los niveles del gobierno, que no existe ninguna contradicción entre un ambiente sólido y una economía fuerte, y que proteger a las generaciones futuras de los estragos del cambio climático es un requisito previo para el voto de ustedes.

Se nos juzgará, como pueblo, como sociedad, y como país, en base a dónde vayamos de aquí en adelante. El plan que he presentado para reducir la contaminación de carbono y proteger a nuestro país de los efectos del cambio climático es el camino que tenemos que tomar. Y, si tenemos presente lo que está en juego, que es el mundo que les dejemos a nuestros hijos, estoy convencido de que este reto es algo que podemos enfrentar.

Muchas gracias y que disfruten de un buen fin de semana.

###

THE WHITE HOUSE

Office of the Press Secretary

______________________________________________________________________________

EMBARGOED UNTIL 6:00 AM ET, SATURDAY, June 29, 2013 

WEEKLY ADDRESS: Confronting the Growing Threat of Climate Change

WASHINGTON, DC—In this week’s address, President Obama told the American people about a plan he unveiled a few days ago that confronts the growing threat of climate change, which will cut carbon pollution, protect our country from the impacts of climate change, and lead the world in a coordinated assault on a changing climate.  The President’s plan recognizes that there is no contradiction between a sound environment and a strong economy, and he calls on all Americans to speak up about climate change in their communities and remind their elected officials that we must take action to protect our future generations from the ravages of climate change now.

The audio of the address and video of the address will be available online at www.whitehouse.gov at 6:00 a.m. ET, June 29, 2013.

Remarks of President Barack Obama

Weekly Address

The White House

June 29, 2013

Hi everybody.  A few days ago, I unveiled a new national plan to confront the growing threat of a changing climate. 

Decades of carefully reviewed science tells us our planet is changing in ways that will have profound impacts on the world we leave to our children.  Already, we know that the 12 warmest years in recorded history have all come in the last 15, and that last year was the warmest in American history.  And while we know no single weather event is caused solely by climate change, we also know that in a world that’s getting warmer than it used to be, all weather events are affected by it – more extreme droughts, floods, wildfires, and hurricanes.

Those who already feel the effects of a changing climate don’t have time to deny it – they’re busy dealing with it.  The firefighters who brave longer wildfire seasons.  The farmers who see crops wilted one year, and washed away the next.  Western families worried about water that’s drying up. 

The cost of these events can be measured in lost lives and livelihoods, lost homes and businesses, and hundreds of billions of dollars in emergency services and disaster relief.  And Americans across the country are already paying the price of inaction in higher food costs, insurance premiums, and the tab for rebuilding.

The question is not whether we need to act.  The question is whether we will have the courage to act before it’s too late.

The national Climate Action Plan I unveiled will cut carbon pollution, protect our country from the impacts of climate change, and lead the world in a coordinated assault on a changing climate.

To reduce carbon pollution, I’ve directed the Environmental Protection Agency to work with states and businesses to set new standards that put an end to the limitless dumping of carbon pollution from our power plants.  We’ll use more clean energy and waste less energy throughout our economy. 

To prepare Americans for the impacts of climate change we can’t stop, we’ll work with communities to build smarter, more resilient infrastructure to protect our homes and businesses, and withstand more powerful storms. 

And America will lead global efforts to combat the threat of a changing climate by encouraging developing nations to transition to cleaner sources of energy, and by engaging our international partners in this fight – for while we compete for business, we also share a planet.  And we must all shoulder the responsibility for its future together.

This is the fight America can and will lead in the 21st century.  But it will require all of us, as citizens, to do our part.  We’ll need scientists to design new fuels, and farmers to grow them.   We’ll need engineers to devise new technologies, and businesses to make and sell them.  We’ll need workers to man assembly lines that hum with high-tech, zero-carbon components, and builders to hammer into place the foundations for a new clean energy age.  We’ll need to give special care to people and communities unsettled by this transition.  And those of us in positions of responsibility will need to be less concerned with the judgment of special interests and well-connected donors, and more concerned with the judgment of our children. 

If you agree with me, I’ll need you to act.  Educate your classmates and colleagues, your family and friends.  Speak up in your communities.  Remind everyone who represents you, at every level of government, that there is no contradiction between a sound environment and a strong economy – and that sheltering future generations against the ravages of climate change is a prerequisite for your vote.

We will be judged – as a people, as a society, and as a country – on where we go from here.  The plan I have put forward to reduce carbon pollution and protect our country from the effects of climate change is the path we need to take.  And if we remember what’s at stake – the world we leave to our children – I’m convinced that this is a challenge that we will meet.

Thank you, and have a great weekend.

###

White House Shareables