LA CASA BLANCA
Oficina del Secretario de Prensa
______________________________________________________________________________
EMBARGADO HASTA LAS 6:00 AM hora del este, SÁBADO, 24 de agosto de 2013
 
MENSAJE SEMANAL: Lograr que la educación superior sea más asequible para la clase media

WASHINGTON, DC — En su mensaje semanal, el Presidente Obama señaló que aunque la educación universitaria nunca ha sido más importante, no ha sido tampoco nunca más cara. Es por eso que el Presidente propuso nuevas reformas importantes para hacer que la universidad sea más asequible para las familias de clase media y para aquellos que luchan para hacerse parte de la clase media. El plan audaz del Presidente enlazaría la ayuda financiera federal con el valor y la oportunidad que las universidades ofrecen a los estudiantes, fomentaría la innovación y la competencia y ayudaría a los estadounidenses a manejar su deuda estudiantil existente al permitirles a todos unos pagos mensuales limitados al 10 por ciento de sus ingresos discrecionales. El Presidente reconoció que estas reformas no serán populares con todo el mundo – especialmente con aquellos que se benefician del status quo – pero tenemos que sacudir el sistema actual porque el camino en que estamos es simplemente insostenible.

El audio y el vídeo del mensaje estarán disponibles en línea en www.whitehouse.gov a las 6:00 a.m. ET, el 24 de agosto de 2013.

Comentarios del Presidente Barack Obama

Mensaje Semanal

La Casa Blanca

24 de agosto de 2013

Hola a todos. Durante este último mes, he venido visitando ciudades a lo largo de Estados Unidos para hablar sobre lo que nuestra nación debe hacer para asegurarle un mejor negocio a la clase media.

Esta semana me reuní con estudiantes de preparatoria y universitarios en Nueva York y Pennsylvania para dialogar acerca de la forma más segura de llegar a formar parte de la clase media, alguna modalidad de educación superior.

Pero en momentos en que la educación universitaria jamás ha sido tan importante, tampoco ha sido nunca tan costosa. Por ese motivo, a lo largo de los últimos cuatro años, hemos ayudado a que la universidad sea más asequible para millones de estudiantes y familias mediante becas y préstamos que alcancen más que antes.

Pero tanto los estudiantes como las familias y los contribuyentes no pueden seguir subsidiando los crecientes costos universitarios que suben y siguen subiendo. No cuando el estudiante promedio se gradúa hoy en día con una deuda de más de $26,000.

No podemos imponerle a la clase media un precio prohibitivo para que consiga la educación universitaria. Por eso propuse grandes nuevas reformas para hacer más asequible la educación universitaria y darle mayor facilidad a quienes tienen que pagar por su educación.

En primer lugar, vamos a comenzar a categorizar a las universidades en base a la oportunidad, están ayudando a estudiantes con todo tipo de antecedentes a tener éxito, y en base a los resultados, su valor para los estudiantes y sus padres. Más adelante, utilizaremos dichas categorías para asegurarnos que las universidades que frenan el costo de su matrícula sean las que reciban una mayor financiación a través de los impuestos.

En segundo lugar, vamos a impulsar la competencia entre universidades con innovaciones para que los estudiantes puedan graduarse en menos tiempo y a menor costo, pero conservando la calidad de sus estudios. Una cantidad de establecimientos docentes ya están ensayando nuevas modalidades para ello, tales como ofrecer más cursos en línea o ligar el otorgamiento de créditos por curso al rendimiento académico, y no solamente a la cantidad de horas que pasen en clase.

Y en tercer lugar, vamos a ayudar a los estudiantes con el manejo responsable de su deuda, haciendo que mayor número de ellos sean elegibles para un programa de repago denominado Pague Según lo que Gane (Pay-As-You-Earn, en inglés), que limita al 10 por ciento del sueldo los pagos para amortizar la deuda. Y nos proponemos dirigirnos directamente a los estudiantes para estar seguros de enterarlos acerca de dicho programa.

Estas reformas no serán del agrado de todos. Pero el camino actual es insostenible para nuestros estudiantes y para nuestra economía.

La educación no debiera ser un lujo, o producto del azar; constituye un imperativo económico que toda familia en Estados Unidos debería poder costear.

Muchas gracias, y les deseo un buen fin de semana.

###

White House Shareables