HOJA INFORMATIVA Una oportunidad para todos: Asegurar una jubilación digna para todas las personas que viven en Estados Unidos

Crear “myRA”, una cuenta de ahorros de iniciación sencilla, segura y asequible para ayudar a millones de personas que viven en Estados Unidos a ahorrar para la jubilación

Año de acción: El avance mediante la medida ejecutiva v

Para construir una seguridad económica duradera, el Presidente actuará sobre una serie de propuestas específicas y concretas para expandir las oportunidades para todas las personas que viven en Estados Unidos. En el Estado de la Unión, el Presidente anunció que usará su autoridad ejecutiva para dirigir al Departamento del Tesoro a crear “myRA”, una nueva cuenta de ahorros de iniciación sencilla, segura y asequible que se ofrecerá a través del trabajo y que a la larga ayudará a millones de personas que viven en Estados Unidos a empezar a ahorrar para la jubilación. 

  • Cuenta de ahorros de iniciación: Para ayudar a la gente a empezar a ahorrar para la jubilación. Este producto nuevo irá dirigido a muchas personas que viven en Estados Unidos que ahora no tienen acceso a planes de ahorros de jubilación a través de sus trabajos, que suele ser la forma más eficaz de ahorrar para la jubilación. Empezar a ahorrar es solo el primer paso hacia una jubilación asegurada y el Presidente quiere ayudar a más de sus conciudadanos a ahorrar para el futuro.
  • Segura y protegida: Protección principal para que el saldo de la cuenta de los titulares no baje nunca. El producto se ofrecerá a través de una cuenta Roth IRA común, y los titulares se beneficiarán de una protección principal, para que el saldo de la cuenta no pierda valor nunca. La seguridad de la cuenta, como con todos los bonos de ahorros, estará respaldada por el gobierno de EE. UU. Las aportaciones se podrán retirar sin pagar impuestos en cualquier momento.
  •  Fácil de usar para los titulares: Cuenta portátil con aportaciones que son voluntarias, automáticas y pequeñas. Las inversiones iniciales podrían ser tan solo de $25 y las aportaciones que bajen hasta los $5 se podrían hacer mediante sencillas deducciones de nóminas. Los titulares tienen la opción de guardar la misma cuenta cuando cambien de trabajo y pueden transferir el saldo a una cuenta de jubilación del sector privado en cualquier momento.
  • Retorno de la inversión favorable: El mismo retorno de la inversión seguro disponible para los empleados federales. Los titulares ahorrarán intereses al mismo tipo de interés variable que los planes TSP que tienen los empleados federales, del fondo de inversión en seguridades del gobierno.
  • Disponibilidad amplia: Disponible para millones de personas de clase media que viven en Estados Unidos a través de sus trabajos. Esta oportunidad de ahorrar estaría disponible para los millones de familias de ingresos bajos y medios que ganen hasta $191,000 al año. Estas cuentas se ofrecerán a través de un programa piloto inicial para empleados en empresas que elijan participar antes de finales de 2014. Las cuentas costarán poco o nada y son fáciles de usar para las empresas, puesto que las empresas ni las administrarán ni contribuirán a ellas. Los participantes podrán ahorrar hasta $15,000, o durante un máximo de 30 años, en sus cuentas antes de transferir su saldo a un Roth IRA del sector privado. 
 

Seguir trabajando con el Congreso en las propuestas existentes del Presidente para

asegurar que todas las personas que viven en Estados Unidos puedan tener una jubilación digna v

El Presidente mantiene su compromiso de trabajar con el Congreso para ayudar a asegurar una jubilación digna para todos sus conciudadanos. Mientras que el Seguro Social es y debe continuar siendo una prestación progresiva inamovible y garantizada con la que pueden contar todas las personas que viven en Estados Unidos, la jubilación más segura necesita tener un soporte de tres pilares que incluya ahorros y pensiones. Por esa razón, el Presidente va a usar su autoridad ejecutiva para crear “myRA” y ya ha sugerido trabajar con el Congreso en las siguientes propuestas para ayudar a las personas que viven en Estados Unidos a ahorrar para su jubilación:

  • Dar a cada empleado acceso a ahorros sencillos y coordinados con sus nóminas a través del Auto-IRA. Aproximadamente la mitad de todos los trabajadores en Estados Unidos no tienen acceso a planes de jubilación ofrecidos por sus empresas como los 401(k), lo que significa que la responsabilidad cae sobre cada individuo para crear e invertir en una Cuenta de Jubilación Individual (IRA). Hasta 9 de cada 10 trabajadores inscritos automáticamente en un plan 401(k) a través de sus empresas hacen contribuciones, incluso años más tarde, mientras que menos de 1 de cada 10 trabajadores elegibles para contribuir a una cuenta IRA por su cuenta lo hacen. El presupuesto del Presidente propondrá establecer la inscripción automática en cuentas IRA (o “auto-IRA”) para los empleados que no tienen acceso a un plan de ahorros en el lugar de trabajo, de acuerdo con un plan que ha propuesto en todos los presupuestos desde que asumió el cargo. Las empresas que no tengan planes de ahorros ofrecidos por la empresa tendrán que conectar a sus empleados con una cuenta IRA de deducción de nómina. Esta propuesta ofrecería acceso a la cuarta parte de todos los trabajadores, según un estudio reciente.
  • Asegurar que el Auto-IRA funciona para los trabajadores y las pequeñas empresas. Los trabajadores no tendrían que contribuir y pueden optar por no participar. Las empresas tampoco contribuirían. El plan también ayudaría a costear los gastos administrativos mínimos de establecer cuentas Auto-IRA para pequeñas empresas, incluso a través de incentivos fiscales.
  • Eliminar las exenciones tributarias ineficaces de la jubilación para los más ricos mientras se mejoran para la clase media. La cuenta Auto-IRA repartirá los beneficios fiscales para cuentas de jubilación a millones de nuestros conciudadanos más de clase media. Los subsidios fiscales para la jubilación en la actualidad benefician en desproporción a las familias de ingresos más altos, incluso cuando muchos de ellos habrían ahorrado de todas formas con o sin incentivos. Se calcula que dos tercios de los beneficios fiscales para ahorrar para la jubilación se asignan a las personas en el 20 % superior de ingresos, mientras que un tercio va a las personas en el 5 % superior de ingresos. Nuestros incentivos fiscales para la jubilación se pueden diseñar más eficazmente. Según un estudio de 2012, los gastos fiscales adicionales son en comparación una forma ineficaz de generar más ahorros. El Presidente ha propuesto limitar los beneficios de las exenciones fiscales, incluido las preferencias fiscales para la jubilación, para familias con ingresos altos a un máximo del 28 %. El Presidente también ha propuesto limitar las contribuciones a las cuentas de ahorros preferentes una vez que el saldo alcance unos $3.2 millones, suficiente para financiar una pensión razonable tras la jubilación.

La importancia de asegurar una jubilación digna para todas las personas que viven en Estados Unidos

  • Muchas de las personas que viven en Estados Unidos no tienen acceso a planes de ahorros para la jubilación en su lugar de trabajo, que suele ser la forma más eficaz y generosa de ahorrar para la jubilación. Aproximadamente la mitad de todos los trabajadores y el 75 % de los trabajadores a media jornada no tienen acceso a planes de ahorros establecidos por sus empresas.
  • La crisis financiera supuso un choque duro a los planes de jubilación de muchas familias; se perdieron más de $12 billones en patrimonios familiares. Aunque los mercados financieros han vuelto a los niveles de antes de la crisis, la media de patrimonio familiar solo se ha recuperado en un 45 % de las pérdidas durante la recesión. 
  • El riesgo de la falta de seguridad para la jubilación es especialmente grave para las mujeres, las minorías y las personas que viven en Estados Unidos con ingresos bajos. Las mujeres siguen estando menos preparadas para la jubilación que los hombres y representan el 63 % de las personas mayores que viven por debajo del umbral de la pobreza. Las familias de raza blanca tienen seis veces más patrimonio, incluidos planes de ahorros, que los afroamericanos o los hispanos. Y los trabajadores de bajos ingresos y de media jornada solo tienen una tercera parte de probabilidad, comparado con trabajadores de altos ingresos y de jornada completa, de participar en un plan de jubilación coordinado por sus empresas.

 

###

 

White House Shareables