the WHITE HOUSEPresident Barack Obama

Search form

The White House
Office of the Press Secretary
For Immediate Release

MENSAJE SEMANAL: El Presidente Obama propone reforma de asignaciones para proyectos particulares

WASHINGTON – En su mensaje de esta semana, el Presidente Obama instó al Congreso a que le haga frente al asunto de las asignaciones para proyectos particulares que se insertan sin el debido análisis en las propuestas legislativas de gasto. El Presidente ha hecho llamados una y otra vez para que se establezcan nuevos límites sobre dichas asignaciones, y su gobierno ya ha tomado medidas para elevar los estándares de transparencia, incluyendo la página de Internet www.earmarks.gov. Esta semana, el gobierno actualizó www.earmarks.gov, con mayor información sobre cómo se gastaron las asignaciones del año pasado, y que facilita identificar qué miembros del Congreso lucharon por determinada asignación. En este difícil momento, trabajar de manera bipartidista para hacerle frente a este asunto demostrará el compromiso del gobierno con la responsabilidad fiscal, sacará a la luz una mala costumbre de Washington que despilfarra miles de millones de dólares aportados por los contribuyentes y será un paso para recuperar la confianza del público.

Se puede encontrar el audio completo del discurso AQUÍ. Se puede ver el video por Internet en www.whitehouse.gov.

Declaraciones del Presidente Barack Obama
Mensaje semanal
13 de noviembre, 2010

Este fin de semana, estoy concluyendo una gira por Asia con el propósito de abrir nuevos mercados para productos estadounidenses en esta región de rápido crecimiento. La batalla económica por estos mercados es feroz, y enfrentamos grandes competidores. Pero como he dicho muchas veces, Estados Unidos no aspira a segundo lugar. El futuro por el que estamos luchando no es el del mayor importador del mundo, que consume productos hechos en otros sitios, sino del mayor generador de ideas y productos vendidos en todo el mundo.

Abrir nuevos mercados no sólo ayudará a las empresas de Estados Unidos a generar nuevos empleos para trabajadores estadounidenses, sino que también nos ayudará a reducir el déficit, porque la mayor herramienta para solucionar nuestros problemas fiscales es el sólido crecimiento económico. Este tipo de crecimiento requerirá que nos aseguremos de que nuestros estudiantes reciban la mejor educación posible; que estemos a la vanguardia de la investigación y el desarrollo, y que reconstruyamos nuestras carreteras y vías férreas, pistas de aterrizaje y puertos para que nuestra infraestructura esté al nivel de los desafíos del siglo XXI. 

Dado el déficit acumulado en la última década, no podemos darnos el lujo de realizar estas inversiones a no ser que también estemos dispuestos a recortar los que no necesitamos. Por eso le he presentado al Congreso un plan para congelar el gasto durante tres años y estoy listo a ofrecer maneras adicionales de ahorrar. Pero mientras trabajamos para reformar nuestro presupuesto, el Congreso también debe poner de su parte. Concuerdo con miembros del Congreso, tanto republicanos como demócratas, que han dicho recientemente que en este difícil momento no podemos tener asignaciones para proyectos particulares. Se trata de rubros que miembros del Congreso insertan en medidas de gasto sin el debido análisis.

Ahora bien, algunas de estas asignaciones respaldan proyectos que valen la pena en nuestras comunidades locales. Pero muchos de ellos no. No podemos financiar puentes que no van a ninguna parte como el que se planeaba hace unos años en Alaska. Las asignaciones para proyectos especiales como éste representan una porción relativamente pequeña de nuestro gasto federal en general. Pero para demostrar nuestro compromiso con la responsabilidad fiscal, hacerles frente tendría un impacto importante.

Como senador, ayudé a eliminar las asignaciones anónimas y creé nuevas medidas de transparencia para que los estadounidenses puedan mantenerse más al tanto de cómo se gasta su dinero. Como Presidente, una y otra vez he propuesto nuevos límites a las asignaciones para proyectos especiales. Hemos reducido en más de $3,000 millones el costo de dichas asignaciones. Y hemos puesto en vigor estándares más altos de transparencia al brindar la mayor información posible en earmarks.gov. De hecho, esta semana, actualizamos el sitio con más información sobre cómo se gastó el dinero de las asignaciones para proyectos especiales del año pasado y facilitamos identificar qué miembros del Congreso lucharon por determinada asignación.

Ahora tenemos la oportunidad de avanzar incluso más. Tenemos la oportunidad de no sólo sacar a la luz una mala costumbre de Washington que despilfarra miles de millones de dólares aportados por los contribuyentes, sino de tomar medidas para volver a ser merecedores de la confianza del público. Tenemos la oportunidad de promover los intereses del pueblo estadounidense, no de republicanos o demócratas; de llevar a nuestro país por el camino de la disciplina fiscal y responsabilidad, que producirá un futuro más brillante para todos. Y espero que podamos salvar diferencias de partido para forjar dicho futuro.

Gracias a todos y que tengan un buen fin de semana.