El 28 de julio, el presidente y un grupo bipartidista de legisladores anunciaron un acuerdo sobre los detalles de una inversión única en su generación en nuestra infraestructura, la cual fue inmediatamente examinada en el Senado para su consideración. La legislación incluye alrededor de 550 mil millones de dólares en nuevas inversiones federales en carreteras y puentes, infraestructura en materia de agua, capacidad de adaptación y servicio de Internet de Estados Unidos. La Ley Bipartidista de Empleo e Inversión en Infraestructura ayudará a crecer la economía, mejorará nuestra competitividad, creará empleos de calidad, y hará que nuestra economía sea más sostenible, sólida y justa.

Esta legislación creará empleos sindicalizados bien remunerados. Dentro de la Agenda para una Mejor Reconstrucción del presidente, estas inversiones agregarán, en promedio, alrededor de 2 millones de empleos por año durante el transcurso de la década, al tiempo que acelerarán el rumbo de Estados Unidos hacia el pleno empleo y aumentar la participación en la fuerza laboral.

El presidente Biden cree que debemos invertir en nuestro país y en nuestra gente creando empleos sindicalizados bien remunerados, abordando la crisis climática y haciendo crecer la economía de manera sostenible y equitativa durante las próximas décadas. Esta legislación bipartidista logrará esos objetivos para las familias trabajadoras en todo el país. La Ley Bipartidista de Empleo e Inversión en Infraestructura contiene:

  • La mayor inversión federal en transporte público de la historia.
  • La mayor inversión federal en trenes de pasajeros desde la creación de Amtrak.
  • La mayor inversión en puentes exclusivos desde la construcción del sistema de carreteras interestatales.
  • La mayor inversión en infraestructura de agua potable y aguas residuales en la historia de Estados Unidos, para llevar agua potable a millones de familias.
  • Garantía de que todos los estadounidenses tengan un acceso a Internet confiable de alta velocidad.
  • Una inversión en transmisión de energía limpia e infraestructura de vehículos eléctricos de la historia para abordar la crisis climática; convertir en eléctricos a miles de autobuses escolares y de transporte público en todo el país; y crear una nueva Autoridad de Implementación de la Red para construir una red eléctrica resiliente y limpia adecuada para el siglo XXI.

El presidente prometió trabajar con la oposición para traer resultados a las familias trabajadoras, y cree que demostrar que la democracia puede cumplir es un desafío crítico para su presidencia. El acuerdo actual muestra que podemos unirnos para poner a los trabajadores, los agricultores y las empresas estadounidenses en una posición propicia para competir y ganar en el siglo XXI.

Carreteras, puentes y grandes proyectos

Una de cada cinco millas de nuestras autopistas y carreteras principales (173.000 millas en total) y 45.000 puentes están en malas condiciones. Los puentes en mal estado plantean mayores desafíos en las comunidades rurales, que a menudo dependen de un solo puente para el paso de vehículos de servicios de emergencia. La Ley Bipartidista de Empleo e Inversión en Infraestructura invertirá 110 mil millones de dólares en nuevos fondos en carreteras, puentes y proyectos importantes, y reautorizará el programa de transporte de superficie durante los próximos cinco años basándose en los proyectos de ley bipartidistas de reautorización del transporte de superficie aprobados por el comité a principios de este año. Esta inversión reparará y reconstruirá nuestras carreteras y puentes con un enfoque en la mitigación del cambio climático, la resiliencia, la equidad y la seguridad para todos los usuarios, incluidos ciclistas y peatones.

El proyecto de ley incluye un total de 40 mil millones de dólares en nuevos fondos para la reparación, el reemplazo y la rehabilitación de puentes, lo cual constituye la mayor inversión dedicada a puentes desde la construcción del sistema de carreteras interestatales. El proyecto de ley también incluye alrededor de 16 mil millones de dólares para proyectos importantes que son demasiado grandes o complejos para los programas de financiamiento tradicionales, pero que brindarán importantes beneficios económicos a las comunidades.

Seguridad

Estados Unidos tiene una de las tasas de mortalidad por accidentes de tráfico más altas del mundo industrializado. La legislación invertirá 11 mil millones de dólares en programas de seguridad en el transporte, incluido un nuevo programa llamado Calles Seguras para Todos, el cual dará $5 mil millones para ayudar a los estados y las localidades a reducir los choques y las muertes en las comunidades, especialmente de ciclistas y peatones. Incluye un nuevo programa para otorgar subvenciones a los servicios públicos de propiedad de la comunidad para reemplazar las tuberías de gas natural de hierro fundido y acero sin recubrimiento obsoletas y con fugas, algunas de las cuales tienen más de 100 años. Aumentará a más del doble los fondos destinados a programas para la mejora de la seguridad de las personas y los vehículos en nuestro sistema de transporte, incluida la seguridad en las carreteras, la seguridad de los camiones, y la seguridad de las tuberías y los materiales peligrosos.

Transporte público

La infraestructura de transporte público de Estados Unidos es inadecuada, con un retraso de reparación de miles de millones de dólares, lo que representa más de 24.000 autobuses, 5000 vagones, 200 estaciones y miles de millas de vías, señales y sistemas de energía que necesitan ser reemplazados. La legislación incluye 39 mil millones de dólares para nuevas inversiones para modernizar el sistema de transporte público y mejorar la accesibilidad para las personas mayores y con discapacidades. Eso se suma a la continuación de los programas de transporte público existentes durante cinco años como parte de la reautorización del transporte de superficie.

En total, las nuevas inversiones y la reautorización proporcionan 89.9 mil millones de dólares en fondos garantizados para el transporte público durante los próximos cinco años. Esta es la inversión federal más grande en transporte público de la historia y dedica una porción más grande de los fondos de la reautorización del transporte de superficie al transporte público en la historia de los programas. Reparará y mejorará la infraestructura obsoleta, modernizará las flotas de autobuses y trenes, hará que las estaciones accesibles para todos los usuarios a través de un nuevo programa con 1.75 mil millones de dólares en fondos exclusivos y llevará los servicios de transporte público a nuevas comunidades con 8 mil millones de dólares adicionales para subvenciones de inversión de capital. Reemplazará miles de vehículos del sistema de transporte, incluidos autobuses, con vehículos limpios y que no generan emisiones a través de 5.75 mil millones de dólares adicionales, de los cuales el 5% se destinará a capacitar a la fuerza laboral del transporte público para mantener y operar estos vehículos. Además, beneficiará a las comunidades de color, donde los hogares tienen el doble de probabilidades de utilizar el transporte público y carecen de suficientes opciones en dicho sistema.

Trenes de pasajeros y mercancías

A diferencia de las carreteras y el transporte público, el ferrocarril carece de un flujo de financiamiento plurianual para abordar el mantenimiento postergado, mejorar los corredores existentes y construir nuevas líneas en ubicaciones de alto potencial. La legislación sitúa a Amtrak y al ferrocarril en una posición que les permite desempeñar un papel central en nuestro transporte y futuro económico. Esta es la mayor inversión en trenes de pasajeros desde la creación de Amtrak hace 50 años.

La legislación invertirá 66 mil millones de dólares en el ferrocarril para eliminar el retraso en el mantenimiento de Amtrak, modernizar el corredor noreste y llevar un servicio ferroviario de primer nivel a áreas fuera del noreste y del Atlántico medio. Dentro de este total, 22 mil millones de dólares se proporcionarían como subvenciones a Amtrak; 24 mil millones de dólares, como subvenciones de asociación federal-estatal para la modernización del corredor noreste; 12 mil millones de dólares, como subvenciones de asociación para el servicio ferroviario interurbano, incluido el tren de alta velocidad; 5 mil millones de dólares, como subvenciones para la mejora y la seguridad ferroviarias; y 3 mil millones de dólares, para mejoras de seguridad en los pasos a nivel.

Infraestructura de vehículos eléctricos (EV)

La cuota de mercado estadounidense de las ventas de vehículos eléctricos enchufables (EV) es solo un tercio del tamaño del mercado chino de vehículos eléctricos. El presidente cree que eso debe cambiar. El proyecto de ley invertirá 7.5 mil millones de dólares para construir la primera red nacional de cargadores de vehículos eléctricos en Estados Unidos y es un elemento crítico en el plan de la Administración Biden-Harris para acelerar la adopción de vehículos eléctricos con la finalidad de abordar la crisis climática y respaldar los empleos nacionales. El proyecto de ley proporcionará fondos para la instalación de cargadores de vehículos eléctricos a lo largo de los corredores de las carreteras para facilitar los viajes de larga distancia y dentro de las comunidades para proporcionar estaciones de carga convenientes donde las personas viven, trabajan y hacen sus compras. La financiación federal tendrá un enfoque particular en las comunidades rurales, desfavorecidas y de difícil acceso.

Autobuses eléctricos

Los autobuses escolares estadounidenses desempeñan un papel fundamental en la ampliación del acceso a la educación, pero también son una fuente importante de contaminación. La legislación proporcionará miles de autobuses escolares eléctricos en todo el país, incluso en comunidades rurales, lo que ayudará a los distritos escolares de toda la nación a comprar autobuses limpios, fabricados en Estados Unidos y con cero emisiones, y reemplazar la flota de autobuses escolares para los niños estadounidenses.

La legislación también invierte 5 mil millones de dólares en autobuses limpios que no generan emisiones, y 2.5 mil millones de dólares en transbordadores. Estas inversiones impulsarán la demanda de baterías y vehículos fabricados en Estados Unidos, lo que creará puestos de trabajo y respaldará la fabricación nacional, al tiempo que se eliminarán los autobuses diésel de algunas de nuestras comunidades más vulnerables. Además, los fondos ayudarán a más de 25 millones de niños y miles de conductores de autobuses que respiran aire contaminado en sus viajes a la escuela. La contaminación del aire con diésel está relacionada con el asma y otros problemas de salud que perjudican a nuestras comunidades y hacen que los estudiantes falten a la escuela, particularmente en las comunidades de color y tribales.

Reconexión de comunidades

En el pasado, frecuentemente, las inversiones en transporte del pasado dividían a las comunidades, como el Claiborne Expressway en Nueva Orleans o la carretera I81 en Siracusa, o dejaron por fuera a las personas que más necesitaban opciones de transporte asequibles. En particular, se construyeron porciones significativas del sistema de carreteras interestatales a través de vecindarios de población de color.

La legislación crea un programa inédito para reconectar comunidades divididas por la construcción de infraestructura de transporte. El programa financiará la planificación, el diseño, la demolición y la reconstrucción de calles, parques u otra infraestructura a través de mil millones de dólares en fondos exclusivos, que se suman a los niveles históricos de financiamiento de proyectos importantes, para los cuales estas inversiones también podrían calificar.

Aeropuertos, puertos y vías navegables

Estados Unidos desarrolló una aviación moderna, pero nuestros aeropuertos son anticuados en relación con nuestros competidores. Según algunas clasificaciones, ningún aeropuerto de EE.UU. se encuentra entre los 25 mejores aeropuertos del mundo. Nuestros puertos y vías fluviales también necesitan reparación y un nuevo diseño.

El proyecto de ley invierte 17 mil millones de dólares en infraestructura portuaria y 25 mil millones de dólares en aeropuertos para abordar los retrasos en las reparaciones y el mantenimiento, reducir la congestión y las emisiones cerca de los puertos y aeropuertos, e impulsar las tecnologías de electrificación y de baja emisión de carbono. La infraestructura portuaria, aeroportuaria y de carga moderna, resiliente y sostenible respaldará la competitividad de EE. UU. agilizar el comercio y reducir el impacto ambiental en las comunidades vecinas.

Resiliencia e infraestructura hídrica occidental

Millones de estadounidenses sienten los efectos del cambio climático cada año cuando sus carreteras se destruyen la acción del agua, la energía de los aeropuertos se va o las escuelas se inundan. Solo el año pasado, Estados Unidos enfrentó 22 eventos climáticos extremos y desastres relacionados con el clima con pérdidas que superaron los mil millones de dólares cada uno, un costo acumulado de casi 100 mil millones de dólares. Las personas de color tienen más probabilidades de vivir en áreas más vulnerables a las inundaciones y otros eventos climáticos relacionados con el cambio climático.

La legislación hace que las comunidades sean más seguras y nuestra infraestructura más resistente a los impactos del cambio climático y los ciberataques, con una inversión de más de 50 mil millones de dólares. Esto incluye fondos destinados a la protección contra sequías, inundaciones e incendios forestales, además de una importante inversión en climatización. Este proyecto de ley es la mayor inversión en la capacidad de adaptación de los sistemas físicos y naturales en la historia de Estados Unidos.

Agua potable

Actualmente, hasta 10 millones de hogares estadounidenses y 400.000 escuelas y centros de cuidado infantil carecen de agua potable. La inversión de 55 mil millones de dólares en esta legislación representa la inversión más grande en agua potable limpia en la historia de Estados Unidos, e incluye financiamiento destinado a reemplazar las líneas de servicio de plomo y el peligroso químico PFAS Se reemplazarán todas las tuberías y líneas de servicio de plomo de la nación. Desde los pueblos rurales hasta las ciudades, la legislación invierte en infraestructura de agua en todo Estados Unidos, incluidas las naciones tribales y las comunidades desfavorecidas que más lo necesitan.

Internet de alta velocidad

La Internet de banda ancha es necesaria para que los estadounidenses trabajen, participen de forma igualitaria en el aprendizaje escolar y la atención de la salud, y permanezcan conectados. Sin embargo más de 30 millones de estadounidenses viven en áreas donde no hay infraestructura de banda ancha que proporcione velocidades mínimamente aceptables, un problema particular en las comunidades rurales de todo el país.

La inversión de 65 mil millones de dólares que plantea esta legislación, que se suma a los miles de millones de dólares proporcionados para el despliegue de la banda ancha del Plan de Rescate Económico, ayudará a garantizar que todos los estadounidenses tengan un acceso a Internet confiable de alta velocidad. Se hará una inversión histórica en la instalación de infraestructura de banda ancha, al igual que el gobierno federal hizo un esfuerzo histórico para proporcionar electricidad a todos los estadounidenses hace casi 100 años.

El proyecto de ley también ayudará a reducir los precios del servicio de Internet al exigir a los beneficiarios de los fondos que ofrezcan un plan asequible de bajo costo, al solicitar a los proveedores que muestren una “Etiqueta de información nutricional de banda ancha” que ayudará a las familias a comparar los servicios para obtener una mejor oferta, y al impulsar la competencia en áreas donde los proveedores existentes no brindan un servicio adecuado. Además, ayudará a cerrar la brecha digital con la aprobación de la Ley de Equidad Digital (que crea nuevos programas de subvenciones para la inclusión digital), la solicitud dirigida a la Comisión Federal de Comunicaciones para que adopte reglas que prohíban la línea roja digital, y la creación de un programa nuevo y permanente para ayudar a los hogares de ingresos más bajos a acceder a Internet. Más de uno de cada cuatro hogares será elegible para este nuevo beneficio de conectividad asequible.

Remediación ambiental

En miles de comunidades rurales y urbanas de todo el país, cientos de miles de antiguos centros industriales y de energía son ahora fuentes ociosas de deterioro y contaminación. El 26% de los afroamericanos y el 29% de los hispanos viven a menos de 3 millas de un sitio denominado “Superfund”, un porcentaje más alto que el de los estadounidenses en general. La proximidad de un sitio “Superfund” puede tener como consecuencia niveles elevados de plomo en la sangre de los niños.

La legislación invierte 21 mil millones de dólares en remediación ambiental y logra la inversión más grande en la historia de Estados Unidos destinada a abordar la contaminación que daña la salud pública de las comunidades y los vecindarios, crea empleos sindicalizados bien pagados en las comunidades energéticas más afectadas, y promueve la justicia económica y ambiental. El proyecto de ley incluye fondos para limpiar sitios “Superfund” y terrenos baldíos, recuperar tierras mineras abandonadas y tapar pozos de gas abandonados.

Infraestructura de energía

Como demostraron los recientes cortes de energía en Texas, nuestra anticuada red eléctrica necesita una modernización urgente. Un estudio del Departamento de Energía reveló que los cortes de energía le cuestan hasta 70 mil millones de dólares anuales a la economía de EE.UU.

La inversión de aproximadamente 65 mil millones de dólares de esta legislación incluye la mayor inversión en transmisión de energía limpia en la historia de Estados Unidos. Mejora nuestra infraestructura de energía mediante, entre otras medidas, la construcción de miles de millas de líneas de transmisión nuevas y resistentes para facilitar la expansión de la energía renovable. Crea una nueva Autoridad de Implementación de Redes, invierte en investigación y desarrollo para tecnologías avanzadas de transmisión y distribución de la electricidad, y promueve tecnologías de redes inteligentes que brindan flexibilidad y resiliencia. Además, invierte en proyectos de demostración y centros de investigación para tecnologías de próxima generación, como la energía nuclear avanzada, la captura de carbono y el hidrógeno limpio.

Compensaciones

En los próximos años, la legislación generará importantes beneficios económicos. Se financia a través de una combinación del redireccionamiento de fondos de alivio de emergencia no gastados, tarifas específicas para usuarios corporativos, el fortalecimiento de la aplicación de impuestos cuando se trata de criptomonedas, y otras medidas bipartidistas, además de con los ingresos generados por un mayor crecimiento económico como resultado de las inversiones. Además, la Casa Blanca planea seguir adelante con la planificación de la subasta de nuevo espectro, en coordinación con el Departamento de Defensa (DOD), bajo la Ley de Empleo e Inversión en Infraestructura.

###

Manténgase informado

Nos comunicaremos con la información más reciente sobre cómo el presidente Biden y su administración trabajan por el pueblo estadounidense y le haremos saber de qué maneras puede usted involucrarse y ayudar a nuestro país a reconstruirse.

Regresar al inicio
Inicio